Ir al contenido principal

Manifiesto cyberpunk

MANIFIESTO CYBERPUNK

Por Eric Hughes,
traducido por Raúl Racedo

Para una sociedad abierta, en la era electrónica la privacidad es necesaria. La privacidad no es un secreto. Un asunto privado es algo que uno no quiere que todo el mundo sepa, pero un asunto secreto es algo que alguien no quiere que cualquiera sepa. La privacidad es poder revelarse uno mismo al mundo en forma selectiva.

Si dos partidos tienen una suerte de trato, entonces cada uno tiene memoria de su interacción. Cada parte puede hablar acerca de su propia memoria involucrada en esto

¿Cómo puede cualquiera prevenirla? Una de ella puede pasar a través de las leyes en su contra, pero la libertad de opinión, aun más que la privacidad, es fundamental para una sociedad abierta: no buscamos la restricción en ninguna opinión. Si muchas partes hablan juntas en el mismo foro, cada cual puede hablarle a todas las otras y agregar juntos conocimiento individual y el de las otras partes. El poder de la comunicación electrónica permite que estos grupos hablen, y esto no desaparecerá simplemente porque nosotros podamos querer que así sea.

Aun cuando deseemos privacidad, debemos asegurar que la transacción entre partes tenga conocimiento de que esto es directamente necesario para tal transacción. Aun cuando cada información pueda ser hablada, debemos asegurarnos que revelamos lo menos posible. En muchos casos, la identidad no es lo notorio. Cuando compro una revista en un kiosco y le entrego dinero al empleado, él no tiene necesidad de saber quien soy.

Cuando le pregunto a mi proveedor de correo electrónico acerca de enviar y recibir mensajes, mi proveedor no necesita saber a quien le estoy habando o qué estoy diciendo o qué esta diciéndome alguien a mí: mí proveedor lo único que necesita saber es cómo poner los mensajes donde debe ponerlos y cual es mi deuda. Cuando mi identidad es revelada por el subyacente mecanismo de la transacción, no tengo privacidad. Aquí no puedo seleccionar el revelarme ya que siempre debo revelarme.

Por esta razón, la privacidad en una sociedad abierta requiere un sistema de transacción anónimo. Antes de ahora, el dinero fue el primer sistema de éste tipo. Un sistema de transacción anónimo no es un sistema de transacción secreto. Un sistema anónimo habilita a los individuos a revelar su identidad cuando lo desean y solo cuando lo desean: ésta es la esencia de la privacidad.

De tal modo la privacidad en una sociedad abierta requiere criptografía. Si digo algo, quiero oír solo aquello por lo cual lo he propuesto. Si el contenido de mí discurso es accesible para el mundo, no tengo privacidad. El encriptamiento es lo indicado para los deseos de privacidad y el encriptar con una criptografía débil es lo indicado para no tener mucho deseo de privacidad. Además, para revelar con seguridad una identidad cuando el default proviene del anonimato, éste debe requerir la identidad criptográfica.

No podemos estar a la expectativa de los gobiernos, corporaciones u organizaciones de carácter anónimo que garanticen nuestra privacidad por encima de sus beneficios. Es esto lo que les da ventaja para hablar de nosotros y debemos esperar que ellos hablen. Para tratar de prevenir sus discursos está la pelea contra las realidades de la información. La información no quiere exactamente ser libre, se encuentra lejos de ser libre. La información se expande hasta llenar el espacio del deposito disponible. La información es el Rumor joven; el primo fuerte. Los pies de la información son rápidos, tiene más ojos, mayor conocimiento, pero entiende menos que el Rumor.

Debemos defender nuestra propia privacidad si esperamos tener una. Debemos estar juntos y crear un sistema que nos permita tomar el espacio para realizar transacciones anónimas. Las personas han defendido por centurias su propia privacidad con rumores, tinieblas, permisos, puertas cerradas, apretones de manos secretos y mensajeros. La tecnología del pasado no habilitaba una privacidad fuerte pero la presente tecnología sí lo hace.

Los Cyberpunk estamos dedicados a construir un sistema anónimo. Defendemos nuestra privacidad con criptografía, distribuyendo mail por un sistema anónimo, con firmas digitales y dinero electrónico.

El cyberpunk crea códigos. Sabemos que algunos han creado software para defender la privacidad y no tendremos privacidad al menos que todos la hagamos, que avancemos en el hecho de crearla. Publicamos nuestro código para que nuestros seguidores cyberpunks puedan practicar y jugar con él. Nuestros códigos son gratuitos para todo el que quiera usarlo en todo el mundo. No nos importa mucho si no aprovás el software que creamos. Sabemos que éste software no puede ser destruido y un sistema ampliamente disperso no puede ser echado abajo.

Los cyberpunks deploran la regulación de la criptografía porque el encriptado es fundamentalmente un acto privado. El acto de encriptar – de hecho – remueve la información del dominio público. Aun cuando las leyes estén en contra de la criptografía ellas solo se extienden hasta la frontera nacional, hasta donde alcanza el brazo de su violencia.

La criptografía se extenderá ineluctablemente por sobre todo el globo, junto con el sistema de transacciones anónimas que la ha hecho posible.

Porque la criptografía es extensa debería ser parte de un contrato social.. La gente debería

juntarse y desplegar estos sistemas para el bien común. La privacidad solo llegara tan lejos como sea con la cooperación de cada seguidor en el interior de la sociedad. Nosotros los cyberpunks buscamos tus preguntas y tu interés y confiamos en que te comprometeremos porque no nos engañamos a nosotros mismos. Como sea, no nos moveremos fuera de nuestro curso porque quizás desacordemos en nuestros objetivos.

Los Cyberpunks están activamente comprometidos en hacer de internet un lugar seguro para la privacidad. Déjennos proceder juntos rápidamente.

Adelante.

Eric Hughes [hughesATsodaDOTberkeleyDOTedu]
Vía
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Gandalf era un guerrero con INT 18

El que sigue es un texto ya clásico del mundillo friki, como aquel de 100 cosas que haría si yo fuera señor del mal. No hace mucho lo volví a encontrar y tras sacarlo en un par de conversaciones estos días creo que lo voy a dejar por aquí.



Gandalf mintió, no era un mago, era claramente un guerrero de nivel alto que había puesto puntos en la habilidad “Usar Dispositivo Mágico” lo que le permitió empuñar un Bastón de Mago. Todos los hechizos mágicos que lanzó fueron de bajo nivel, fácilmente explicados por su Anillo de Magia y su Bastón de Mago. Para ser un mago de tan alto nivel, pasó mas tiempo peleando que lanzando hechizos. Se presentó a si mismo como un semidiós angelical, cuando solo era un guerrero con unas relaciones públicas muy cuidadosamente elaboradas.

Sus dotes de combate eran evidentes. Tenía Competencia con la espada larga, pero también se entrenó como guerrero con dos armas. Para tener ese nivel de habilidad para empuñar ambas armas, estamos hablando de una destreza de a…

Eclipse Phase, el pdf en castellano

Hace unas semanas Edgeiniciaba la venta de PDFs de su catálogo rolero, lo que incluye Eclipse Phase, un juego de rol transhumanista de Posthuman Studios y Catalyst Games Lab que mola un puñado.

El juego se había publicado bajo licencia libre, lo que implicaba que cualquiera podía distribuir el juego y sus obras derivadas (aunque sin cobrar por ello, eso es potestad de quien tenga licencia específica para ello que en el caso de España es Edge). En cristiano significa que básicamente cualquier pdf del juego puede distribuirse legal y gratuítamente.

Por lo visto ya había una versión escaneada del juego en español bastante decente desde no hacía mucho y hace una semana aproximadamente un grupo de jugadores pagaban los 19,95 euros de la edición digital de Edge y compartían libremente el juego en la red de redes.

Por lo visto esto ha generado cierta controversia y hay un pollo montado de casi 200 comentarios en G+ por parte de aficionados y sus distintas interpretaciones sobre lo que cada …

Mago Edición 20º Aniversario y un primer avance

He de reconocer que esta edición 20 aniversario de Mago la Ascensión me despertaba sensaciones encontradas. No sólo es uno de mis juegos favoritos, sino que el libro de la segunda edición roza la perfección en cuanto a lo que le pido a un manual de rol. Y encima no lo tengo muy machacado.

Además esta edición es que es muy enorme (700 páginas) y creo que me voy a ver obligado a usarlo como libro de consulta, no como manual de juego. Y no es algo que me guste demasiado.

También tengo cierto miedo con el tema de la metatrama, que se dice que la avanzan, que la Tecnocracia ha ganado y blablabla. La verdad es que es un temor infundado, porque esa misma duda la tenía con Vampiro V20 y no hay nada en la edición que empuje a aceptar metatramas de ediciones anteriores.

Si estoy en contra de las metatramas es porque no me gusta la idea de que una editorial cree una línea temporal de sucesos "oficiales" (creo que algo así usurpa la "autoridad creativa" de la mesa de juego), …

El fénix en la espada

Conan sintió que el alma lecardia y comenzaba a salirse de su cuerpo para hundirse en los abismos amarillos del horror cósmico que brillaban con fantasmagórico resplandor en el caos informe que crecía a su alrededor. Aquellos ojos crecían y crecían, y Conan vislumbró en ellos la realidad de todos los horrores abismales y blasfemos que acechaban en la oscuridad exterior del vacío informe, y de los negros abismos siderales. Abrió su boca manchada de sangre para gritar su odio y su repugnacia, mas de los labios solo le surgió un chasquido.

El fénix en la espada. Robert E. Howard.

Varios quintillones de átomos

El hecho es que varios quintillones de átomos acababan de materializarse (aunque no exactamente, véase lo antes expuesto) en un universo donde no tenían derecho a estar. El resultado habitual de estas cosas suele ser una gran explosión. Pero como los universos son unas cosas bastante resistentes, este universo concreto se había salvado a sí mismo deshilando su continuum espaciotemporal hasta un punto donde los átomos sobrantes pudieran acomodarse sin peligro, y tejiéndose luego a toda velocidad hasta alcanzar de nuevo ese círculo de fuego al que buena parte de sus habitantes gustan de llamar El Presente. Por supuesto, esto cambia la historia —hubo unas cuantas guerras de menos, unos cuantos dinosaurios de más, cosas por el estilo—, pero en resumen, el episodio completo transcurrió con una tranquilidad muy notable.

El color de la magia. Terry Pratchett.