9 de octubre de 2007

Manifiesto cyberpunk

MANIFIESTO CYBERPUNK

Por Eric Hughes,
traducido por Raúl Racedo

Para una sociedad abierta, en la era electrónica la privacidad es necesaria. La privacidad no es un secreto. Un asunto privado es algo que uno no quiere que todo el mundo sepa, pero un asunto secreto es algo que alguien no quiere que cualquiera sepa. La privacidad es poder revelarse uno mismo al mundo en forma selectiva.

Si dos partidos tienen una suerte de trato, entonces cada uno tiene memoria de su interacción. Cada parte puede hablar acerca de su propia memoria involucrada en esto

¿Cómo puede cualquiera prevenirla? Una de ella puede pasar a través de las leyes en su contra, pero la libertad de opinión, aun más que la privacidad, es fundamental para una sociedad abierta: no buscamos la restricción en ninguna opinión. Si muchas partes hablan juntas en el mismo foro, cada cual puede hablarle a todas las otras y agregar juntos conocimiento individual y el de las otras partes. El poder de la comunicación electrónica permite que estos grupos hablen, y esto no desaparecerá simplemente porque nosotros podamos querer que así sea.

Aun cuando deseemos privacidad, debemos asegurar que la transacción entre partes tenga conocimiento de que esto es directamente necesario para tal transacción. Aun cuando cada información pueda ser hablada, debemos asegurarnos que revelamos lo menos posible. En muchos casos, la identidad no es lo notorio. Cuando compro una revista en un kiosco y le entrego dinero al empleado, él no tiene necesidad de saber quien soy.

Cuando le pregunto a mi proveedor de correo electrónico acerca de enviar y recibir mensajes, mi proveedor no necesita saber a quien le estoy habando o qué estoy diciendo o qué esta diciéndome alguien a mí: mí proveedor lo único que necesita saber es cómo poner los mensajes donde debe ponerlos y cual es mi deuda. Cuando mi identidad es revelada por el subyacente mecanismo de la transacción, no tengo privacidad. Aquí no puedo seleccionar el revelarme ya que siempre debo revelarme.

Por esta razón, la privacidad en una sociedad abierta requiere un sistema de transacción anónimo. Antes de ahora, el dinero fue el primer sistema de éste tipo. Un sistema de transacción anónimo no es un sistema de transacción secreto. Un sistema anónimo habilita a los individuos a revelar su identidad cuando lo desean y solo cuando lo desean: ésta es la esencia de la privacidad.

De tal modo la privacidad en una sociedad abierta requiere criptografía. Si digo algo, quiero oír solo aquello por lo cual lo he propuesto. Si el contenido de mí discurso es accesible para el mundo, no tengo privacidad. El encriptamiento es lo indicado para los deseos de privacidad y el encriptar con una criptografía débil es lo indicado para no tener mucho deseo de privacidad. Además, para revelar con seguridad una identidad cuando el default proviene del anonimato, éste debe requerir la identidad criptográfica.

No podemos estar a la expectativa de los gobiernos, corporaciones u organizaciones de carácter anónimo que garanticen nuestra privacidad por encima de sus beneficios. Es esto lo que les da ventaja para hablar de nosotros y debemos esperar que ellos hablen. Para tratar de prevenir sus discursos está la pelea contra las realidades de la información. La información no quiere exactamente ser libre, se encuentra lejos de ser libre. La información se expande hasta llenar el espacio del deposito disponible. La información es el Rumor joven; el primo fuerte. Los pies de la información son rápidos, tiene más ojos, mayor conocimiento, pero entiende menos que el Rumor.

Debemos defender nuestra propia privacidad si esperamos tener una. Debemos estar juntos y crear un sistema que nos permita tomar el espacio para realizar transacciones anónimas. Las personas han defendido por centurias su propia privacidad con rumores, tinieblas, permisos, puertas cerradas, apretones de manos secretos y mensajeros. La tecnología del pasado no habilitaba una privacidad fuerte pero la presente tecnología sí lo hace.

Los Cyberpunk estamos dedicados a construir un sistema anónimo. Defendemos nuestra privacidad con criptografía, distribuyendo mail por un sistema anónimo, con firmas digitales y dinero electrónico.

El cyberpunk crea códigos. Sabemos que algunos han creado software para defender la privacidad y no tendremos privacidad al menos que todos la hagamos, que avancemos en el hecho de crearla. Publicamos nuestro código para que nuestros seguidores cyberpunks puedan practicar y jugar con él. Nuestros códigos son gratuitos para todo el que quiera usarlo en todo el mundo. No nos importa mucho si no aprovás el software que creamos. Sabemos que éste software no puede ser destruido y un sistema ampliamente disperso no puede ser echado abajo.

Los cyberpunks deploran la regulación de la criptografía porque el encriptado es fundamentalmente un acto privado. El acto de encriptar – de hecho – remueve la información del dominio público. Aun cuando las leyes estén en contra de la criptografía ellas solo se extienden hasta la frontera nacional, hasta donde alcanza el brazo de su violencia.

La criptografía se extenderá ineluctablemente por sobre todo el globo, junto con el sistema de transacciones anónimas que la ha hecho posible.

Porque la criptografía es extensa debería ser parte de un contrato social.. La gente debería

juntarse y desplegar estos sistemas para el bien común. La privacidad solo llegara tan lejos como sea con la cooperación de cada seguidor en el interior de la sociedad. Nosotros los cyberpunks buscamos tus preguntas y tu interés y confiamos en que te comprometeremos porque no nos engañamos a nosotros mismos. Como sea, no nos moveremos fuera de nuestro curso porque quizás desacordemos en nuestros objetivos.

Los Cyberpunks están activamente comprometidos en hacer de internet un lugar seguro para la privacidad. Déjennos proceder juntos rápidamente.

Adelante.

Eric Hughes [hughesATsodaDOTberkeleyDOTedu]
Vía
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...