31 de mayo de 2007

El Gran Hermano

Me entero vía Menéame que todos los usuarios de móviles con contrato de prepago tendrán que estar identificados.

Un pasito más para llegar a la era de la seguridad. Entre esto, el dinero de plástico (tan versátil y cómodo desgraciadamente), lo de los chips de los perros, los de la gente, lo de no poder subir champú al avión... y es que ya lo decía Def Con Dos hace unos años:

Def Con Dos no estaba equivocado
ni mucho menos, sino todo lo contrario
porque en la estupidez siempre ha estado el enemigo
organizado, sobrio y aburrido.
Y el Gran Hermano aún nos vigila.
Triunfa la memez y la tontería.

18 de mayo de 2007

Transmetropolitan

Transmetropolitan perteneció a una línea de cómics de Ciencia Ficción de la que es el único superviviente, recuperado bajo la línea Vértigo -e incluso visto como sucesor de cómics como "100 balas" y "El Predicador". Ha sido rescatado no hace mucho y reeditado en España en tomos recopilatorios de dos números según la versión USAmericana. Spider Jerusalem es el prota, un periodista que se ve obligado a volver a escribir tras unos años de retiro apacible en las montañas...

¿Y cómo se podía describir a Spider, el prota indiscutible? Bueno, imaginaos a House con un mal día y en una ambientación postcyberpunk , y ahora cambiad la medicina por el periodismo y os estareis aproximando.
El cómic en sí mismo tiene un guión que es una pasada, a cargo de Warren Ellis (el tío de The Planetary y Authority) y un dibujo no tan bueno a cargo de Darick Robertson (Justice League America), aunque claro, hay que entender que ni todos son Chris Bachalo, ni antes se hacían las cosas como ahora, que el cómic que hoy nos ocupa es ya vetusto: ¡de los noventa, lo menos!

Las historias tratan, en general, de que el mundo donde vive es básicamente una mierda. Ni más, ni menos. Aderezado, eso sí, con múltiples detalles tipo ciberpunk, aunque actualizados a los tiempos que corren. Precisamente esa es una de las cosas que más me gustan: en un futuro sombrío como el que representan aunque los coches no vuelen, existen tratamientos contra el cáncer para que la gente pueda seguir fumando, hay lectores de noticias como amfeed que vienen a ser lectores de feeds desde pdas (vamos, que esto ya existe) y máquinas que crean cosas reciclando materiales inservibles (lo que no quite que las calles y la casa de spider siempre estén hechos una mierda).

De momento, hasta donde he leído (nº 8) puedo decir que en cada arco argumental presentan algo del mundo donde se desarrolla la acción y número tras número van mostrando particularidades: movimiento transiente, reservas federales del siglo 20, latas de silencio, la gata de spider de dos cabezas que fuma como un camionero... y de vez en cuando sueltan algo del pasado de Spider, sobre su ex-mujer (que ha sido criogenizada y ha dado la orden de revivirla cuando Jerusalem esté muerto), sus anteriores contratos literarios, su padre sectario.

Según voy escribiendo me voy dando cuenta de ciertos paralelismo con House: drogadicto (Spider se mete caña de verdad, no una pirula de vez en cuando), malhumorado, misántropo (aunque no es un desgraciado como el otro; bueno, un poco sí, que siempre se está quejando de que no folla), políticamente incorrecto, racional, honesto (que no honrado, que aunque empiecen las dos igual no son lo mismo), excéntrico.

También tiene a su editor/jefe siempre encima tocándole los huevos y siempre pasando de él. Y además tiene ayudantes. Ayudantes que no saben por donde cogerlo.

(En fin... todo esto parecía buena idea cuando empecé a escribirlo)