17 de septiembre de 2010

El estado de la afición

Después de seguir un par de semanas el feed de Red de Rol uno llega a algunas conclusiones. A saber, que el mundillo está en una lenta decadencia desde los años 90, que ante la aparente falta de relevo generacional, los veteranos nos vamos convirtiendo en la norma (lo cual tiene ventajas e inconvenientes) y que hay más movimiento del que yo pensaba.

Ahora poco a poco me voy poniendo al día de los últimos juegos publicados y está siendo algo un poco decepcionante, la verdad. Hace ya algunos años que el sistema D20 inundó el mercado y apenas hay nada que además de nuevo sea original. Sí, hay nuevas ambientaciones, pero son siempre más de lo mismo. Evidentemente un buen jugador de rol podrá montarse su ambientación por sí mismo y adaptar un sistema de otro juego o utilizar directamente uno genérico, pero entonces no necesitamos a las editoriales para nada. En mi opinión lo que se necesita es un juego que marque un antes y un después en la historia de los juegos de rol, que cree un punto de inflexión y permita que toda una generación de jugadores se identifique con él. Otro Vampiro, la Mascarada, por decirlo de alguna manera.

Dicen que hoy hay más retroclones que nunca, pero es que claro, si la gran masa de jugadores somos los que crecimos en el hobby jugando a AD&D, RQ, Traveller, La llamada de Cthulhu, Staw Wars D6 y apenas nos sacan nada nuevo e interesante... pues volvemos a lo que siempre nos funcionó. Aquí hay que tener además en cuenta el tirón que tienen los juegos de Dungeons and Dragons a pesar de los años y las carencias del sistema: el D&D y sus derivados son a los juegos de rol lo que Magic the Gathering a los juegos de cartas.

Por otro lado, los jugadores que sobreviven al paso de los años y los cambios en sus paradigmas vitales (vida laboral y familiar básicamente) mantienen el juego a un nivel muy alto y eso a la larga hace el hobby muy inaccesible. Si al final sólo quedamos los veteranos que somos capaces bien de tirar de juegos de hace 20 años, bien de adaptar un juego nuevo para que nos de lo que exactamente queremos, y no exigimos que nuestro hobby se adapte a los nuevos tiempos, mejore y capte nuevos aficionados; sólo estaremos creando dificultades para que estos últimos se queden.

Resumiendo, el mundo de los juegos de rol está hecho unos zorros y los veteranos nos mantenemos en él porque en base a nuestra experiencia podemos adaptar lo que se nos ofrece a lo que realmente queremos. Sin embargo, sin suficientes productos de calidad, los jugadores jóvenes no se quedarán.
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...