17 de septiembre de 2010

Toc, toc, toc, Penny?

Me sumo a la crítica que hace Israel Sánchez en Fantasía Epica (espadaybrujería.com) tras la aparición del Team Unicorn y la enésima mercantilización de algo muy nuestro como es nuestro frikismo. Y es que desgraciadamente está de moda ser friki. Digo desgraciadamente porque si bien es cierto que tiene sus ventajas, tiene más desventajas. Ciertamente las modas traen consigo dinero para la gente que sabe explotar la oportunidades que se abren ante ellos, y esto es muy importante para mantener el hobby, para que se sigan creando cómics, juegos de rol o videojuegos y para permitir que existan tiendas especializadas que sirven además de punto de encuentro. Que el hobby genere pasta y que haya gente que viva de ello es bueno.

Ahora bien, que genere demasiada pasta ya no me parece tan bueno. Cuando las empresas se meten a saco en algo sólo porque es rentable ese algo empieza a perder parte de su esencia. El vil metal hace que se creen más productos de los necesarios (observemos franquicias roleras como D&D o Vampiro) o se caigan en estrategias de marketing poco deseables (como los malditos crossovers en los cómics). Cuando hay mucha pasta parece que el objetivo ya no es vivir del hobby, sino expoliarlo.

Para mí una de las cosas que implica ser friki -palabra que empiezo a aborrecer- es un cierto sentimiento de pertenencia. Ser friki en principio me diferencia de los demás... pero si se pone de moda y todo el mundo quiere ser friki, pues el concepto ser friki pierde todo su valor. Simplemente dejo de ser friki para ser un aficionado a los cómics o a los juegos de rol, pero con cierto resentimiento.

Pero todo esto puede ser peor aún. Cuando se juntan los dos factores anteriores la sinergia se hace patente: como está de moda, vende más; y como vende más, se pone de moda. Y para que esta armonía no se pierda, las empresas empiezan a hacer algo que destruye el hobby. Lo hacen más accesible y asequible. ¡Todo el mundo puede formar parte de la nueva moda! Cómprate tu camiseta de Spiderman en Pull & Bear y vete a la última moda. Y es aquí donde entra el "toc, toc, toc, Penny?". La segunda vez que oí esta frase en The Big Bang Theory supe que ese trastorno obsesivo compulsivo (o sea, toc por sus siglas en español) se había cargado una serie que había empezado tan bien.


¡Malditos!
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...