8 de octubre de 2010

Experiencia en el Señor de los Anillos (MERP)

Hace unas semanas intenté iniciar una campaña del mítico juego de rol El Señor de los Anillos, el del libro rojo publicado por JOC, vamos. Después de un intento y algunos problemas logísticos, la semana pasada por fín arrancamos.

Durante el mes que pasó entre que creamos los PJs e hicimos una partida introductoria que quedó en agua de borrajas y esta primer sesión seria surgieron dudas sobre cómo repartir los ansiados px (puntos de experiencia) en función de la interpretacón. Cada cual tiene su sistema y el que propone el Señor de los Anillos es algo así como "allá tú como lo hagas". Algunos directores de juego habituales del grupo lo hacen a ojo, de hecho la mayoría de los que conozco lo hacen así. Ahora bien, dado que a mí me gusta crear reglas para todo, implementé el siguiente sistema que fue probado satisfactoriamente la semana pasada.

Bien, el sistema es como sigue. Durante la sesión, tras la pantalla de malvado máster, voy haciendo anotaciones sobre los jugadores y sus acciones. Cuando reparto los px, los destinados a la interpretación (una cantidad igual a la suma de los px de todas las demás categorías) los reparto proporcionalmente a las anotaciones, crucecitas o palitos que tenga cada jugador.

Como hay una buena variedad de cosas que valoro, puede que el PJ más inútil del mundo con los dados se sitúe por encima de todos los demás gracias a su buen saber hacer. Estas son algunas de las indicaciones que suelo utilizar:

+1 por solucionar algún punto conflictivo en la sesión (suelo marcar varias "metas volantes" en cada partida).
+1 por interpretar adecuadamente en una escena.
+2 por una interpretación sobresaliente.
+1 por meta-interpretación (o sea, cuando los jugadores interpretan sus personajes en una escena en segunda línea más allá de la atención directa del máster y los demás jugadores).
+1 por añadir extras de forma continuada a la interpretación (hablar con acento o utilizarexpresiones en élfico, por ejemplo).
+1 por sobornar al máster con comida o bebida (esto que no falte).
-1 por romper el clima de una escena con chorradas.
-1 por "salirse" de la partida molestando a los demás cuando los jugadores no están en primera línea de acción (lo típico de hablar de cosas ajenas a la partida cuando el máster no les presta atención).

6 comentarios:

  1. Es un buen sistema de atribuación de experiencia. Yo suelo dejar que el azar intervenga, otorgando experiencia en base a una Tirada d100.

    ResponderEliminar
  2. ¿Tiras la experiencia aleatoriamente? :O

    Cómo se nota que en tu grupo de juego na hay grandes diferencias de interpretación o participación entre los jugadores xD

    ResponderEliminar
  3. Por curiosidad:
    ¿Los jugadores conocen exactamente las reglas que has creado para repartir experiencia o simplemente juegan y al final les dices cuantos puntos se llevan?

    El soborno con comida que no falte. ¡Pero los jugadores no deben olvidar que es su deber!

    Un Saludo y buena suerte.

    ResponderEliminar
  4. Saben que tengo en cuenta estas cosas, pero no el cómputo exacto que llevo de todo... ¡para eso están las pantallas de DJ!

    ResponderEliminar
  5. Efectivamente, mis jugadores no son grandes intérpretes. La mayoría de la veces simplemente quieren más carnaza, ya se en forma de orcos o lo que se tercie...

    ResponderEliminar
  6. Pues yo de tí, Bindôlin, "premiaría" a los jugadores que más se esfuercen en interpretar, incluso inclinando la balanza hacia estos de modo que avancen más rápido que los que solo quieran saja-raja.

    O no, bueno. Depende de lo que querais en vuestro grupo de juego, claro xD

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...