Ir al contenido principal

Carta al director

Acabo de leer en enROLados una carta al director que manda un jugador de rol a La Nueva España y claro, uno tiene que hacerse eco de estas cosas absurdas que nos pasan hoy en día, en 2010. Han pasado más de 15 años desde el tristemente famoso "asesinato del rol" y todavía hay quien nos juzga por aquellos hechos. Esto es como si se juzgase a todos los futboleros por lo que hacen algunos hinchas malnacidos. Reproduzco bajo estas líneas la carta en cuestión.
Jugador de rol acorralado
Me llamo Jorge y soy jugador de rol. Lo digo con todas las letras y sin ningún miedo, pues al fin y al cabo me han enseñado que no es bueno avergonzarse de uno mismo.
Vaya por delante que nunca he creado disturbios en un cementerio, ni he rendido culto a ningún Dios pagano, ni salgo a la calle navaja en mano dispuesto a acuchillar al primer inocente que se me cruce, pero, sobre todo, y lo recalco: no he matado a nadie. Aunque me hagan pagar por ello.
Estoy, perdónenme la expresión, hasta los cojones de comentarios despectivos tan amplios y coloridos como la suma de todos los abanicos de nuestro país. Me han llamado loco, psicópata y satanista, pero la gota que colmó el vaso tuvo lugar el lunes pasado, cuando añadí un adjetivo más a mi colección: asesino. Con todas sus letras.
Les pongo en situación. 10.30 horas de la mañana en un autobús que me conduce a la ciudad en que se encuentra mi Universidad. Como habitualmente suelo hacer, busco algo en mi mochila para leer y, casualidades de la vida, escojo «El juego de rol del capitán Alatriste». En ese preciso momento el hombre sentado a mi lado empieza a ponerse nervioso y en voz muy alta comienza con una retahíla de lindezas tales como: «¡Satánico, apártate de mi lado, asesino!». Ahí comenzó la debacle. El conductor paró el autobús, el hombre y sus seguidores –varios viajantes, monja incluida– se movieron de su lugar hacia otro más seguro y comenzaron las miradas acusatorias hacia mi persona.
Hasta ahí sería algo que vería poco lógico aunque perfectamente normal, uno sabe cómo funciona la sociedad en estos días, pero lo que ya fue el colmo de la gilipollez fue la escena que me encontré al llegar a la estación de destino. Un par de nacionales esperaban a que recogiera mi maleta para pasar el cacheo oportuno y las preguntas de rigor hasta que entendieron lo dantesco e irreal de la situación.
No culpo a los agentes, estaban haciendo muy bien su trabajo, ni al pobre conductor, que intentaba lograr un entendimiento con los viajeros, ni tan siquiera al hombre que comenzó y propició todo desde el inicio.
Sin duda la culpa la tenemos todos. Ustedes y yo. Porque se estila demasiado en estos días hablar de algo de lo que no tenemos ni puñetera idea. De tener prejuicios por tonterías y de empaquetar a la gente en sacos por el color de su piel, su sexo, su condición social, su forma de vestir o por lo que le gusta hacer en su tiempo libre.
Sólo pido –desde el punto de vista más humilde– que la próxima vez que a su lado en el autobús, metro o en la calle se encuentre alguien diferente de usted por cualquier motivo le trate y le mire con el respeto que se merece: el de una persona normal.
El medievo hace seis siglos que se acabó, así que, por favor, enfunden sus espadas, que la cabeza sirve para algo más que para dar pelo.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Vampiro la Mascarada 5ª edición

La semana pasada hubo unos cuantos avances de cómo será la quinta edición de Vampiro la Mascarada. Hay un cierto avance de la metatrama y sobre todo cambios importantes de reglas como no los ha habido en ninguna otra edición. Efectivamente, los cambios en el sistema son mayores que los que hubo con el Crónica de Tinieblas y su versión para chupasangres: Vampiro el Réquiem.

Metatrama La nueva metatrama parte del obvio hecho de que la Gehena no se ha producido tal y como se esperaba y los hechos nuevos empiezan a partir de 2005.

Se supone que vampiros del Sabbat se han infitrado en la sociedad mortal y por eso la situación política internacional está como está. Por su parte, los vampiros jóvenes se habrían pasado de la cuenta en el uso de las nuevas tecnologías y se habrían dado casos de ruptura de la Mascarada, discretos pero suficientes como para que las agencias de inteligencia de los gobiernos mortales se hayan dado cuenta de lo que pasa y hayan creado una suerte de segunda inquisi…

Manifiesto cyberpunk

MANIFIESTO CYBERPUNK

Por Eric Hughes,
traducido por Raúl Racedo

Para una sociedad abierta, en la era electrónica la privacidad es necesaria. La privacidad no es un secreto. Un asunto privado es algo que uno no quiere que todo el mundo sepa, pero un asunto secreto es algo que alguien no quiere que cualquiera sepa. La privacidad es poder revelarse uno mismo al mundo en forma selectiva.

Si dos partidos tienen una suerte de trato, entonces cada uno tiene memoria de su interacción. Cada parte puede hablar acerca de su propia memoria involucrada en esto

¿Cómo puede cualquiera prevenirla? Una de ella puede pasar a través de las leyes en su contra, pero la libertad de opinión, aun más que la privacidad, es fundamental para una sociedad abierta: no buscamos la restricción en ninguna opinión. Si muchas partes hablan juntas en el mismo foro, cada cual puede hablarle a todas las otras y agregar juntos conocimiento individual y el de las otras partes. El poder de la comunicación electrónica permite …

Miniaturas para juegos post-apocalípticos

Navegando por la red me he encontrado con esta web de miniaturas de tipo apocalíptico: Lead Aventure. No siempre es fácil encontrar minis para todos los juegos de rol del mercado, en especial si lo que buscamos son minis de ciencia ficción que no sean soldados uniformados.
En su catálogo hay aparte de soldados como los de la imagen superior, tienen marineros, exploradores, mutantes, viejas con uzis e incluso ingleses con bombín estilo steampunk, aunque steampunk bestia de miembros biónico a vapor y estas cosas... pero oye, aún con todo no están mal.

Las Perséidas

Las Perséidas son la lluvia de meteoros más famosa a este lado del Ecuador, el Hemisferio Norte. En mi caso concreto, son las únicas que conozco y que además recuerdo haber visto en alguna ocasión en tierras leonesas. Aunque duran casi todo el verano, la tasa de meteoro por hora es tan baja que no se tienen en consideración hasta el 11 y 12 de agosto.
Yo no creo que pueda verlas gracias a esa agradable fosforescencia anaranjada que emana de las urbes, pero quien tenga la suerte de vivir en el campo sólo tiene que asomarse a una ventana que de al norte a eso de la 1 o 2 de la madrugada, mirar al cielo y tener un poco de paciencia. Cada poco el señor 109P/Swift-Tuttle no agraciará con un pedacito de su cola desintegrándose mientras orbita efímeramente alrededor de nuestro sol.
Y aquí un video explicando algunas cosas sobre el fenómeno y más información en espaciociencia.com.

Obras maestras del rol: Príncipe Valiente

Príncipe Valiente, el cómic
Antes de entrar en materia con el juego de rol, un brevísimo repaso al cómic. Creado en 1937 por Harold Foster, Príncipe Valiente trata de las aventuras de Valiente -el hijo del rey de Thule- y su familia, que son expulsados de su norteño reino por vikingos escandinavos. Después de establecerse en Britania, Valiente se convierte en escudero de Sir Gwain y después en Caballero de la Tabla Redonda.
Es una obra de marcado realismo que se forjó en los albores de la historieta, cuando estas se publicaban en los suplementos dominicales de los periódicos y todavía no se habían incluido los innovadores bocadillos.

Príncipe Valiente, el juego de rol narrativo
Publicado por Chaosium en 1989 y escrito por Greg Stafford fue un juego adelantado a su tiempo que llegó a España al año siguiente de mano de la extinta Joc Internacional.
El libro en sí es la perfecta síntesis de lo que debería ser un buen manual de rol, con secciones para el sistema de juego completo, el t…