Ir al contenido principal

Carta al director

Acabo de leer en enROLados una carta al director que manda un jugador de rol a La Nueva España y claro, uno tiene que hacerse eco de estas cosas absurdas que nos pasan hoy en día, en 2010. Han pasado más de 15 años desde el tristemente famoso "asesinato del rol" y todavía hay quien nos juzga por aquellos hechos. Esto es como si se juzgase a todos los futboleros por lo que hacen algunos hinchas malnacidos. Reproduzco bajo estas líneas la carta en cuestión.
Jugador de rol acorralado
Me llamo Jorge y soy jugador de rol. Lo digo con todas las letras y sin ningún miedo, pues al fin y al cabo me han enseñado que no es bueno avergonzarse de uno mismo.
Vaya por delante que nunca he creado disturbios en un cementerio, ni he rendido culto a ningún Dios pagano, ni salgo a la calle navaja en mano dispuesto a acuchillar al primer inocente que se me cruce, pero, sobre todo, y lo recalco: no he matado a nadie. Aunque me hagan pagar por ello.
Estoy, perdónenme la expresión, hasta los cojones de comentarios despectivos tan amplios y coloridos como la suma de todos los abanicos de nuestro país. Me han llamado loco, psicópata y satanista, pero la gota que colmó el vaso tuvo lugar el lunes pasado, cuando añadí un adjetivo más a mi colección: asesino. Con todas sus letras.
Les pongo en situación. 10.30 horas de la mañana en un autobús que me conduce a la ciudad en que se encuentra mi Universidad. Como habitualmente suelo hacer, busco algo en mi mochila para leer y, casualidades de la vida, escojo «El juego de rol del capitán Alatriste». En ese preciso momento el hombre sentado a mi lado empieza a ponerse nervioso y en voz muy alta comienza con una retahíla de lindezas tales como: «¡Satánico, apártate de mi lado, asesino!». Ahí comenzó la debacle. El conductor paró el autobús, el hombre y sus seguidores –varios viajantes, monja incluida– se movieron de su lugar hacia otro más seguro y comenzaron las miradas acusatorias hacia mi persona.
Hasta ahí sería algo que vería poco lógico aunque perfectamente normal, uno sabe cómo funciona la sociedad en estos días, pero lo que ya fue el colmo de la gilipollez fue la escena que me encontré al llegar a la estación de destino. Un par de nacionales esperaban a que recogiera mi maleta para pasar el cacheo oportuno y las preguntas de rigor hasta que entendieron lo dantesco e irreal de la situación.
No culpo a los agentes, estaban haciendo muy bien su trabajo, ni al pobre conductor, que intentaba lograr un entendimiento con los viajeros, ni tan siquiera al hombre que comenzó y propició todo desde el inicio.
Sin duda la culpa la tenemos todos. Ustedes y yo. Porque se estila demasiado en estos días hablar de algo de lo que no tenemos ni puñetera idea. De tener prejuicios por tonterías y de empaquetar a la gente en sacos por el color de su piel, su sexo, su condición social, su forma de vestir o por lo que le gusta hacer en su tiempo libre.
Sólo pido –desde el punto de vista más humilde– que la próxima vez que a su lado en el autobús, metro o en la calle se encuentre alguien diferente de usted por cualquier motivo le trate y le mire con el respeto que se merece: el de una persona normal.
El medievo hace seis siglos que se acabó, así que, por favor, enfunden sus espadas, que la cabeza sirve para algo más que para dar pelo.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Gandalf era un guerrero con INT 18

El que sigue es un texto ya clásico del mundillo friki, como aquel de 100 cosas que haría si yo fuera señor del mal. No hace mucho lo volví a encontrar y tras sacarlo en un par de conversaciones estos días creo que lo voy a dejar por aquí.



Gandalf mintió, no era un mago, era claramente un guerrero de nivel alto que había puesto puntos en la habilidad “Usar Dispositivo Mágico” lo que le permitió empuñar un Bastón de Mago. Todos los hechizos mágicos que lanzó fueron de bajo nivel, fácilmente explicados por su Anillo de Magia y su Bastón de Mago. Para ser un mago de tan alto nivel, pasó mas tiempo peleando que lanzando hechizos. Se presentó a si mismo como un semidiós angelical, cuando solo era un guerrero con unas relaciones públicas muy cuidadosamente elaboradas.

Sus dotes de combate eran evidentes. Tenía Competencia con la espada larga, pero también se entrenó como guerrero con dos armas. Para tener ese nivel de habilidad para empuñar ambas armas, estamos hablando de una destreza de a…

Eclipse Phase, el pdf en castellano

Hace unas semanas Edgeiniciaba la venta de PDFs de su catálogo rolero, lo que incluye Eclipse Phase, un juego de rol transhumanista de Posthuman Studios y Catalyst Games Lab que mola un puñado.

El juego se había publicado bajo licencia libre, lo que implicaba que cualquiera podía distribuir el juego y sus obras derivadas (aunque sin cobrar por ello, eso es potestad de quien tenga licencia específica para ello que en el caso de España es Edge). En cristiano significa que básicamente cualquier pdf del juego puede distribuirse legal y gratuítamente.

Por lo visto ya había una versión escaneada del juego en español bastante decente desde no hacía mucho y hace una semana aproximadamente un grupo de jugadores pagaban los 19,95 euros de la edición digital de Edge y compartían libremente el juego en la red de redes.

Por lo visto esto ha generado cierta controversia y hay un pollo montado de casi 200 comentarios en G+ por parte de aficionados y sus distintas interpretaciones sobre lo que cada …

El fénix en la espada

Conan sintió que el alma lecardia y comenzaba a salirse de su cuerpo para hundirse en los abismos amarillos del horror cósmico que brillaban con fantasmagórico resplandor en el caos informe que crecía a su alrededor. Aquellos ojos crecían y crecían, y Conan vislumbró en ellos la realidad de todos los horrores abismales y blasfemos que acechaban en la oscuridad exterior del vacío informe, y de los negros abismos siderales. Abrió su boca manchada de sangre para gritar su odio y su repugnacia, mas de los labios solo le surgió un chasquido.

El fénix en la espada. Robert E. Howard.

Varios quintillones de átomos

El hecho es que varios quintillones de átomos acababan de materializarse (aunque no exactamente, véase lo antes expuesto) en un universo donde no tenían derecho a estar. El resultado habitual de estas cosas suele ser una gran explosión. Pero como los universos son unas cosas bastante resistentes, este universo concreto se había salvado a sí mismo deshilando su continuum espaciotemporal hasta un punto donde los átomos sobrantes pudieran acomodarse sin peligro, y tejiéndose luego a toda velocidad hasta alcanzar de nuevo ese círculo de fuego al que buena parte de sus habitantes gustan de llamar El Presente. Por supuesto, esto cambia la historia —hubo unas cuantas guerras de menos, unos cuantos dinosaurios de más, cosas por el estilo—, pero en resumen, el episodio completo transcurrió con una tranquilidad muy notable.

El color de la magia. Terry Pratchett.

Mago Edición 20º Aniversario y un primer avance

He de reconocer que esta edición 20 aniversario de Mago la Ascensión me despertaba sensaciones encontradas. No sólo es uno de mis juegos favoritos, sino que el libro de la segunda edición roza la perfección en cuanto a lo que le pido a un manual de rol. Y encima no lo tengo muy machacado.

Además esta edición es que es muy enorme (700 páginas) y creo que me voy a ver obligado a usarlo como libro de consulta, no como manual de juego. Y no es algo que me guste demasiado.

También tengo cierto miedo con el tema de la metatrama, que se dice que la avanzan, que la Tecnocracia ha ganado y blablabla. La verdad es que es un temor infundado, porque esa misma duda la tenía con Vampiro V20 y no hay nada en la edición que empuje a aceptar metatramas de ediciones anteriores.

Si estoy en contra de las metatramas es porque no me gusta la idea de que una editorial cree una línea temporal de sucesos "oficiales" (creo que algo así usurpa la "autoridad creativa" de la mesa de juego), …