25 de enero de 2011

Hecha la ley, hecha la trampa

Por muy realistas que intenten ser, en todos los sistemas de juego siempre hay errores y vacíos dispuestos a ser explotados por los jugadores (como los bugs y exploids de los sistemas operativos). Esto es así y debemos aceptarlo tal cual. No es que sea partidario de los powergamers y culoduros en sus respectivas versiones, es que es real como la vida misma.

¿No aprovechaban acaso los romanos los mejores combos de armamento que tenían a su disposición? ¿No estaban los legionarios romanos perfectamente entrenados para luchar durante unos pocos turnos y descansar otros pocos y recuperar sus puntos de fatiga?

¿Y el arco largo inglés? ¿No pensarían los franceses en Crécy que menudos culoduros eran los generales ingleses gastando todos los puntos en arqueros galeses?

Estos son sólo un par de ejemplos de "reinterpretaciones" de las "reglas de juego" en la historia militar real. De hecho la tecnología militar avanzó a golpe de culodurismo y en cada momento de la historia del mundo mundial, normalmente el ejército que mejor aprovechase las reglas en mejor situación estaba. En los juegos de rol y en los wargames pasa lo mismo. Si definimos un mundo con detallados sistemas para emular la realidad, tarde o temprano veremos como la realidad toma vida propia.

Ya se sabe, hecha la ley, hecha la trampa.
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...