2 de marzo de 2011

Películas Cyberpunk: Nirvana

Con una trama retorcida y un escenario oscuro, urbano, decadente y tecnológico, lleno de hackers, tecnomédicos, corporaciones, inteligencias artificiales, hoteles asquerosos, chips de crédito y entornos arábigo-hindus dentro del algo llamado el Conglomerado, Nirvana es una de las películas que mejor representa el género cyberpunk en el cine.

El caso es que Jimmi, programador de la Okosama Sta, se encuentra en medio de un vacío existencial después de que su novia le abandose tiempo atrás. Durante el desarrollo de su último videojuego -Nirvana- descubre que Solo, el protagonista del mismo, ha cobrado consciencia de sí mismo y le pide a Jimmi que lo borre antes de que Okosama lance el juego al mercado.

Por una parte, personalmente me transmite un fortísimo sentimiento de nostalgia, sentimiento por cierto claramente arraigado en el género. El mundo, la sociedad, las relaciones personales... sea lo que sea, en el cyberpunk cualquier cosa pasada fue mejor. Por otro lado, tiene algo que me gusta mucho: no trata de una historia que empiece y acabe claramente, sino que parece ser un breve extracto de la vida de los protagonistas. Si unimos una cosa con la otra nos encontramos con la sensación de que esta peli es parte de de un mundo que ya tenemos interiorizado, su alcance es mucho mayor que el de la propia película. Ahora que lo pienso, debo decir que es algo que me pasa con otras obras cyberpunk.

Y es que si nos ponemos a pensar un poco, excepto para Jimmi, lo que sucede en la película no deja de ser una pequeña aventura de un par de días para el resto de la gente implicada. Tenemos la historia que sucede en "la calle", que no es algo realmente trascendental (hackear la base de datos de una multinacional... ya ves tú): salga bien o mal, al resto del mundo mundial se la suda. La otra historia -la de Lisa y Jimmi- ya ha pasado fuera de la peli... es sólo un fantasma inalcanzable que Jimmi persigue.

En realidad, ambas historias sólo sirven para enseñar el mundo en el que se ambienta la película. Tenemos el Mac Guffin de Solo, que permite descubrir el mundo violento, tecnológico, exótico y distópico en el que se mueven los personajes. Y luego tenemos el de Lisa, que profundiza en la parte humana y trata de empatizar con el espectador para aumentar la crudeza del escenario.

Las críticas son dispares. Para muchos es un coñazo insufrible, pretencioso e imposible de seguir; mientras que a otros nos encanta. Y es que al margen de que esté mejor o peor hecha, de las actuaciones o del guión retorcido, es una película de culto con todo lo que esto supone.
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...