Ir al contenido principal

Epic 40.000


Este sábado jugué mi primera partida a Epic 40.000, en la que nos pusimos al mando de decenas de tanques y contamos con el apoyo de poderosos titanes, máquinas de guerra móviles del tamaño de un edificio. Gracias al señor Strategus Maximus de VIIII Legión, marines espaciales de varios capítulos pudieron enfrentarse contra hordas de orkos en una gloriosa sucesión de explosiones, tiroteos, bombardeos y patadas en la boca. Y todo a 6 mm.

Para quien no lo conozca, Epic 40.000 es uno de los juegos de especialista de Games Workshop basado en el universo de Warhammer 40.000. Los juegos de especialista son (más bien fueron) aquellos que exploran una parte muy concreta del mundo de juego y que no tienen un desarrollo masivo. Ejemplos de estos juegos son Necromunda, Gorka Morka, Epic, Battlefet Gothic, Bloodbowl, Man'O'War o Mordheim. Actualmente estas líneas comerciales están discontinuadas por GW porque son poco rentables, después de todo, requieren una inversión no muy grande y no son suficientemente generalistas como para gustar a todos los aficiones: o sea, dan poca pasta. Cabe destacar Bloodbowl, un juego que ha ganado vida propia, para el que varias casas de modelismo han sacado equipos y que hace una década que funciona al margen de GW.

El centro de la acción de Epic 40.000 concretamente son las grandes batallas en las que se mete todo lo que en una partida de Warhammer 40.000 no puedes meter: decenas de tanques, bombarderos y cazas, artillería de verdad, cañoneras Thunderhwak, titanes... Los ejércitos se organizan por destacamentos y las iniciativas se deciden aleatoriamente para cada fase, lo que le quita esa sensación de wargame facilón del "muevo todo y disparo todo y después tú haces lo mismo". Aquí tienes que calcular bien tus movimientos, chaval, no sea que te quedes con el culo al aire delante de una docena de battlewagons y mototanques... (sig).

La secuencia de juego es algo así:
1- Reagrupación (quitar contadores de explosión)
2- Dar órdenes a los destacamentos (asalto, fuego de supresión, marcher).
3- Dar órdenes a la aviación (que yo sepa existen al menos bombardear e interdicción).
4- Mirar la iniciativa de movimiento.
5- Mover.
6- Resolver ataques aéreos. 
7- Mirar la iniciativa de disparo.
8- Disparar cada destacamento de manera alterna con el otro jugador.
9- Mirar la iniciativa de las máquinas de guerra.
10- ¡Disparar las máquinas de guerra!
11- Asalto, que se resuelve de modo simultáneo.

El sistema de combate es un poco raro: calculas la potencia de fuego, cruzas ese valor con el tipo de objetivo (infantería a cubierto o vehículo, por ejemplo) y miras cuantos dados tiras contra el blindaje del objetivo. Cada éxito es una baja directa (excepto en el caso de los héroes y los exterminadores). Y punto pelota. Así, un turno de disparo puede fosfatinar ambos ejércitos.

Hay un par de detalles del juego que merecen ser comentados porque le dan cierto realismo al juego: tiroteos y contadores de explosión. Los tiroteos de producen cuando dos unidades enemigas están muy cerca, se producen de manera automática cuando el enemigo se acerca o en la fase de asalto y va al margen del disparo normal. Es lógico que si tienes un enemigo muy cerca le dispares al margen de que tu objetivo es tomar una colina, por ejemplo. Esta regla también está por ejemplo en Shako.

Los contadores de explosión representar los momentos en los que el destacamento es alcanzado por mucho fuego enemigo, al margen de si causa bajas o no. Cuando se tienen contadores, el destacamento tendrá que chequear para continuar luchando, y si se acumulan muchos, huirá. De ahí la importancia de la fase de reorganización al inicio del turno en la que se pueden quitar estos contadores. Esta regla tiene el mismo espíritu que el pinned down del Flames of War.

Respecto a la partida que jugamos, para poder hacerse una idea de las dimensiones del juego, jugamos con unos 4000 puntos por bando (los titanes cuestan en torno a 500), el bando marine llevaba exterminadores, 8 o 9 landraiders, 2 whirlwinds, 5 o 6 rhinos, devastadores, motocicletas, varias tácticas, de asalto en retrorreactores, un par de héroes con sus escuadras de mando, un bombardero, 3 caza-bombarderos y un enorme warlord armado hasta los dientes. ¡En términos de Warhammer 40.000 serían entorno a los 35.000 o 40.000 puntos!

La partida duró aproximadamente unas 5 horas en bruto (explicando las reglas, parando para ir a por papeo o para fumar, etc) y la mesa de juego era aproximadamente la estándar de Warhammer (1,80 x 2,40... creo). En cuanto tenga las fotos de la partida, pongo alguna para ilustrar tan divertida partida.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

D&D 5ª, Eirendor y Voldor

Hace 3 años Wizards of the Coast anunciaba que no licenciaría D&D 5ª para que fuese traducida. Esta semana, una vez exprimido el nicho de los compradores internacionales que pasaron por el aro y compraron en inglés, toca anunciar la publicación de los manuales del juego de rol más famoso en otros ocho idiomas entre los que se incluye el cervantino.

En lo que nos respecta a los castellanoparlantes, SDR mediante, dos grupos españoles ya se habían puesto manos a la obra. Uno es el grupo creativo Telar de Leyendas, detrás de Eirendor: El Albor de la Quinta Edad y el otro es la editorial Nosolorol Ediciones, que trabaja junto con La Marca del Este para sacar su propia versión que todo el mundo conoce por el nombre del mundo: Voldor.
D&D 5ª

Por lo que nos han contado hasta ahora el proceso de traducción correrá a cargo principalmente de GaleForce Nine en comandita con empresas locales para cada idioma. En el caso del español, la empresa local colaboradora será Edge.

Los rumores apun…

Algunos crowdfundings de Arte, Rol y Música

Estoy de domingo escribiendo la carta a los Reyes Magos por aquello del Black Friday y esas cosas y me encuentro con esta maravilla: The Future is Now - Volume Two, un libro de arte de Josan González, uno de los artistas que presentaba su obra en el Art Futura 2016. Por una parte, y para variar, llego tarde, en este caso al crowdfuning. Por otra me he puesto a revisar algunas de las propuestas que tengo más a golpe de ratón, y hay cosas interesantes. Y eso que a mí todo esto de los mecenazgos de esta índole me genera ciertos sentimientos encontrados.


Hexplora, una guía para hacer sandbox, con texto de Jordi Morera (Tras la Última Frontera) y dibujinos de Carlos de la Cruz (La Frikoteca) y el apoyo del sello editorial 77Mundos. La guía en sí está colgada en el blog del autor e incluso puedes descargártela más o menos entera desde aquí.

No sé a vosotros, pero a mí esto de poder catar el texto antes de croufundearlo me mola mucho. Suele ser una de esas cosas que me hacen decantarme por pa…

Unspeakable: Sigil & Sign

Mark Rein-Hagen, uno de los genios tras la creación de Ars Magica, Vampiro la Mascarada, Mago la Ascensión y Wraith el Olvido entre otros y Changeling: el ensueño (gracias a +Dan Alfaro "Luthbel" por el comentario), está colaborando con Cubicle 7, los de El Anillo Único, para sacar un juego de rol inspirado en el horror cósmico de autores como H. P. Lovecraft y August Derleth.

La gracia de este juego es que los jugadores serán cultistas en un mundo que ellos juzgan hostil, una idea que ya explotaron Nosolorol Ediciones en Cultos Innombrables. ¿Será una nueva versión de aquel "monstruo soy para en monstruo no convertirme" que tanto resonó en los buenos tiempos de Vampiro (o sea, antes de la 3ª)?

El juego se lanzará por crowdfunding en Kickstarter en abril, o sea, ya. También se sabe que usará el Axion System como sistema, que parece estar basado en el uso de cartas.

Ex Libris de muerte

Un Ex Libris es un sello que se pone en la parte interior de la tapa de los libros y que viene a significar "de entre los libros de". Es una forma antiguo de decir "este libro pertenece a".

Se dice se comenta que el primero en tierras hispanas fue el de la biblioteca de Fruela I (el hijo de Alonso I, este que era yerno de Pelayo por casamiento con Ermesinda... para que os ubiquéis), pero el primero del planeta parece venir de Egipto, como casi todo.


Los Ex Libris de marras, además del nombre del coleccionista, suelen tener escudos heráldicos, imágenes alegóricas o símbolos relacionados con cosas de los libreros, todo muy medieval o gótico (recordemos que lo gótico es la revisión romántica de lo medieval).

En general tienen una larga tradición de molar y no podría ser de otra manera porque la unión de los conceptos "imagen alegórica" y "medieval" suelen implicar tanto el fornicio como la muerte. En el capítulo de hoy de "Diversión con Ex Li…

Bathory: Twilight of the Gods

Corría el '91, la gente andaba flipando con el grunge de Kurt Cobain y todavía no había pasado aquello de quemar iglesias por el norte de Europa (pero todo se andaría)... Quorthon, el mesías del Viking Metal, se la sacaba una vez más y nos invitaba a un viaje onírico y mágico, épico y seminal... un viaje conocido como "Twilight of the Gods" (El Ocaso de los Dioses). La portada, al estilo de Bathory, ya es una declaración de intenciones.

El título homónimo del disco, el Twilight of the Gods, arranca acústico y descarnado y va ganado densidad, peso, forma... hasta que se convierte en un viaje mágico e iniciático de 11 minutazos. "Through Blood by Thunder" profundiza en las líneas de la anterior y con su medio tiempo prepara el terreno para  "Blood and Iron", uno de los principales temazos del álbum. Punteo inicial preciosista seguido de una intensidad difícilmente transmitible. Y sin abusar del ruido clásico del metal extremo, ojo. Intensidad y pasión …