24 de mayo de 2011

Battleground WWII


Battleground WWII es un reglamento de Easy Eights para miniaturas ambientado en la Segunda Guerra Mundial tipo skirmisher, o sea, que cada miniatura cuenta como un único soldado y hace sus acciones de manera individual. El reglamento admite varias escalas (yo lo he probado a 1/72), es complejo, sangriento, realista y abundante en detalles. Desde mi punto de vista, lo más destacable es el sistema de juego de carros de combate, que incluye varias tablas de localización de impactos o la influencia de la tripulación (o la falta de ella: no es nada divertido que el comandante de carro de un T26 sea a la vez el artillero).

Lo primero que llama la atención es la ausencia de reglas para la creación de ejércitos. La mayoría de las partidas que se juegan son escenarios prediseñados en los que se incluye la lista de ejército. Así, si queremos jugar un gran número de escenarios necesitaremos un ejército bastante numeroso, sobre todo si queremos tener nuestras maquetas pintadas en concordancia a la ambientación.

Otra cosa interesante son los turnos. En Battleground no se juega por turnos como en otros juegos, sino que usa una baraja de cartas marcadas para designar que unidades hay que mover. De este modo nunca se sabe con seguridad cual será la siguiente escuadra, tanque o pieza en actuar, teniendo que afinar así nuestra habilidad táctica (bueno, los que la tenga... yo no puedo afinar gran cosa... ).

Respecto a las fases de los turnos, aquí no hay movimiento, disparo o asaltos; aquí cada miniatura tiene dos acciones que puede emplear en mover y disparar, disparar dos veces o en otras acciones especiales (como mover y emplazar una ametralladora pesada. Adicionalmente, la tripulación de un tanque tiene un montón de acciones especializadas que hacer y si alguno es herido o la palma, el rendimiento del vehículo se verá mermado (moverá menos, perderá cadencia, capacidad de comunicarse por radio...).

Además el juego incluye algunas tablas de dolor, en las que se contemplan diferente heridas en los soldados (desde un simple chequeo de moral hasta un gore dead que implica una horrible y sangrienta muerte pasando por heridas leves que matar no matan... pero joden).

En el caso de los tanques, se incluye una plantilla para cada tanque, con 4 tablas de impacto (frontal, lateral, trasero y superior) con 19 localizaciones cada una, una tabla de impactos leves y otra internos, armamento, tipo de munición, velocidad y algunas reglas especiales (malditos ingleses... porqué no se les ocurrió blindar desde el principio los racks de munición). ¡Y hablamos de decenas de tanques!

Hay que decir que el reglamento viene por secciones independientes, de forma que puedes leerte sólo las reglas para infantería e ignorar el resto o hacer los mismo con los tanques. Hay una sección de artillería, pero ni la leí ni la probé sobre nuestra mesa de 1,20 por 1,20 del frente ruso, así que no puedo opinar.

Resumiendo, es un juego rico en detalles (hay que contar el número de granadas de cada soldado o el tipo de munición que con el que se cargan los tanques cada vez que el cargador lo hace, por ejemplo), muy sangriento, que destaca sobre todo el lo referente a los carros. Eso sí, es un reglamento lo suficiente complejo como para que no sean viables partidas de mayor tamaño al de una pequeña escaramuza.
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...