23 de junio de 2011

Películas Cyberpunk: Babylon AD

Basado en el libro de ciencia ficción Babylon Babies sobre ingeniería genética, Babylon AD es una película de acción con una trama bastante liosa que deja varios cabos sin atar.

El lector tendrá que coincidir conmigo en que muchas de las historias cyberpunk (ya sean pelis, libros y partidas de rol) tienen uno de estos dos argumentos (a veces los dos a la vez): hackear los sistemas de alguna corporación o realizar una extracción. Babylon AD es una variante del segundo tipo: en vez de secuestrar, tienen que llevar. Básicamente Toorop, un duro mercenario (americano y exiliado) interpretado por Vin Diesel, debe pillar a alguien en A y llevarlo a B sin que sufra daño. En este caso, A es una monja salida de un templo en Mongolia y B es Nueva York. Y entre las dos letras hay espacio suficiente para explosiones, tiroteos, luchas cuerpo a cuerpo en las típicas jaulas de macrodiscoteca del futuro y hasta una huída en moto de nieve de unos drones de combate.

Dentro de lo que es la ambientación cyberpunk, la película ofrece una buena imagen de lo que sería vivir en la Rusia de la ucronía distópica: un barrio paramilitarizado, donde los vendedores de armas y los de carne se entremezclan en la nieve y los mercenarios de éxito viajan en tanques customizados. Puede parecer descabellado, pero viéndolo tampoco es tan exagerado. En contra posición, Nueva York es un festival de neones y fluorescentes, aunque desgraciadamente todo lo que pasa en la ciudad no da para ver cómo sería la vida de la gente normal... uno se queda con las ganas.

Siguiendo con el tema de la ambientación, hacia el final hay una parte en la que salen cibermiembros, pero son bastante lamentables. Realmente, la parte de alta tecnología se resume en pasaportes en vena, rastreadores microscópicos, drones de combate (cazas automatizados en ese caso) y pantallas que simulan ser papel (el típico plano hecho una mierda luego resulta que es una pantalla que permite ampliar imágenes y cosas de esas).

Lo que más me llama la atención es el elemento religioso: en casi todas las historias cyberpunk hay religión y/o misticismo metidos por el medio. Normalmente ese factor místico lo suele aportar alguna religión oriental como punto exótico, pero el caso de Babylon AD es puramento cristiano. Lo peor de todo es que la secta en cuestión parece estar liderada por una representación encarne y hueso de Mamá, de MomCorp (sí, a de Futurama).
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...