23 de septiembre de 2011

Cómo adaptar sistemas entre sí: Nivel vs No-Nivel (5 de 10)

Adaptar personajes de un sistema juego a otro no es una tarea especialmente complicada siempre y cuando ambos sistemas jueguen en la misma liga; o sea, ambos utilicen un sistema similar para calibrar el nivel de los personajes. Me refiero a los niveles, claro.

Pasar de un sistema con niveles a uno que no los tenga es sencillo, habiendo pasado las características y habilidades, la mayor parte del trabajo estará hecho. Sólo quedarán algunos detalles como ventajas y desventajas o dotes o reglas especiales. La mayoría de estas cosas suelen aplicar modificadores a habilidades o características y para hacerlo sólo hay que aplicar las fórmulas anteriormente utilizadas.

En el caso opuesto, convertir un personaje de un sistema con niveles a otro con niveles tiene una cierta complicación. Hay que crear una especie de regla para poder calibrar el poder del personaje original y ver a qué equivaldría en el nuevo sistema. La primera pregunta que hay que hacerse es ¿cómo definiría este personaje? ¿es un soldado veterano? ¿es un aprendiz de mago? ¿abogado de gran éxito? ¿un chaval que juega a ser hacker? La respuesta nos dará una primera idea de hacia donde apuntar.

La segunda pregunta es ¿hasta qué punto el personajes es lo que es por sí mismo? O sea, hasta dónde se puede decir que el inspector de policía lo es por méritos propios y no por sus contactos en la política local por ejemplo. Esto ayuda a ver si realmente el personaje merece un nivel alto o sólo unas líneas más en el trasfondo. Así, un soldado veterano puede tener un nivel alto, mientras que un noble que actúa de oficial militar sólo aspirará a un nivel intermedio.

Una vez satisfechas estas cuestiones, el siguiente paso es ver qué escala ponemos a los niveles. Si tenemos un juego con 20 niveles, se puede pensar que los últimos (18, 19, 20) sólo lo tienen los mejores del mundo, mientras que los primeros niveles representan a la gente sin ninguna experiencia. Así, podemos construir una tabla como la siguiente:


Nivel 0
Sin experiencia
Niños

Niveles 1-2
Aprendices
Gente normal sin oficio, aprendices de alguna profesión

Niveles 3-6
Novatos
Gente normal experimentada, profesionales que están empezando

Niveles 7-10
Profesionales
Gente normal con una amplia experiencia vital, profesionales asentados que han ejercido durante la mitad de su vida


Niveles 11-15
Expertos
Gente que se ha dedicado durante toda su vida a una cosa, gente que ha destacado y obtiene el reconocimiento de sus iguales

Niveles 16-19
Famosos
Gente que se han convertido en referentes y son famosos dentro de sus círculos profesionales

Niveles 20
Sólo los mejores del mundo
Referentes mundiales cuya fama trascienden su profesión

Habiendo calculado esta escala, sólo resta ver qué nivel le correspondería al personaje antiguo dentro del sistema nuevo.

2 comentarios:

  1. Aunque está muy bien definido creo que hay incongruéncias: según este baremo los que estamos en paro actualmente somos nivel 1-2 aunque hayamos estudiado una carrera? Y cuando dices famosos nivel 16-19 quieres decir que Belén Esteban y sus iguales estarían a este nivel según tu descripción.
    Aunque no soy tan simple y se leer entre líneas sólo te lo digo para que veas que puede llevar al error de la manera que está expresado, ya se que cuando dices gente normal con mucha experiencia o que se ha dedicado toda la vida a una cosa, está la mayoría de la población y esos son nivel 10, me parece mucho, y que lo de famoso es famoso en su campo, es decir una eminencia, pero en el campo de la telebasura eso no siempre indica la verdad.
    Un saludo y a ver si nos vemos por Krítik!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tomarte la molestia de criticarme ;)

    Según el baremo que puse una persona que haya hecho una carrera pero sin experiencia laboral tendría nivel 2, sip. Igual subiría a nivel 3 si trabajó mientras estudiaba. Si está en paro pero ha trabajado x tiempo podría tener un nivel muy superior, pero tener la mala suerte de estar en paro.

    Por otra parte, y sin querer ofender a nadie, una carrera no suple la experiencia. En una ocasión un profesor de arquitectura me dijo que el problema era que con la carrera obtenías los conocimientos teóricos equivalentes a currar 10 ó 15 años, pero que faltaba la experiencia en sí. La carrera incrementa el potencial y la capacidad de aprendizaje, pero no te subiría mucho de nivel. En términos de juego, podría darte acceso a habilidades que no podrías tener sin carrera (cirugía por ejemplo) o bonificadores para adquirir niveles más rápido, por ejemplo. Igualmente una persona de alto nivel, pero que haya dejado los estudios a los 16 años, podría verse penalizado en habilidades de tipo más académico.

    Luego está el caso de belén esteban. Realmente esta tía es una profesional de su mundillo, eso no lo puede negar nadie. Pero en este caso el hecho de ser famoso sólo es una capacidad especial de su profesión.

    Por reconocidos y famosos por sus logros me refiero a premios Nobel, por ejemplo.

    Por cierto, si una persona hace su carrera y luego no desarrolla un trabajo pero se dedica años a otras actividades, aprende idiomas, se relaciona con las burrocracias y empresas, funda ONGs, viaja de mochilero, se mete en una comuna okupa, trabaja de camarero mientras aprende el idioma... todas estas cosas también le hacen aprender cosas nuevas y son PXs. Para mí todas esas cosas forman parte de la experiencia vital. En realidad a eso me refiero con gente con mucha experiencia: con mucha experiencia vital.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...