27 de febrero de 2012

Películas cyberpunk: Hackers, piratas informáticos

Vale, no es una peli cyberpunk... pero tiene una fuerte influencia del género. Es más, tiene todos los estereotipos sobre la piratería informática de finales de los 80 y principios de los 90, por lo que el trasfondo tecnológico es el mismo que el que inspira al cyberpunk.


La película, rodada en 1995 y dirigida por Ian Softley, nos presenta a Dade (alias Zero Cool, alias Crash Override) un hacker con un pasado delictivo que con los 18 años recién cumplidos llega a Nueva York con su madre para empezar una nueva vida. En el instituto se encuentra con un montón de frikis que resultan a su vez ser hackers de élite (sic), entre los que destacada Kate (alias Acid Burn), interpetrada por Angeline Jolie, que nos deja claro que está bastante más guapa con el pelo largo que corto. Otros hackers son Lord Nikon, The Phanton Phreaker y Cereal Killer.

La historia en sí trata sobre la lucha que hay entre Dade y sus colegas y un malvado y friki sysop corporativo, apodado La Plaga, que trata de estafar a su compañía cuando Joey, un aspirante a hacker, copia sin saberlo parte de un fichero que compromete el plan del malo. A partir de ahí, estúpidos duelos de hackers, ridículos agentes del FBI, madres que castigan a sus hijos-hackers y una historia de amor adolescente-hormonal se mezclan con portátiles con pantallas de 7 u 8 pulgadas y representaciones de los sistemas informáticos como cubos luminiscentes de líneas de código azul. Por otro lado, una cosa que me gusta mucho de la película es que anticipa lo que vendría a ser una especie de llamada Anonymous para un ataque DDos.


Como decía al principio, Hackers no es una película cyberpunk al uso pero como este, se apoya mucho en la cultura hacker del momento: ingeniería social, muchos libros sobre administración de sistemas, sana paranoia sobre el control de la información y algo phreaking, que siempre queda muy resultón. Y no todo lo que se nombra sobre hacking es Hollywood Haking sino que hay algunas referencias a cosas reales, como la arquitectura RISC (aunque no tengo muy claro si los portátiles de la época la usaban).

Finalmente la estética de los jovenzuelos de la peli es la misma que sirve de inspiración para muchas ambientaciones cyberpunkers: pieles sintéticas, monos de látex, chupas de cuero, gabardinas y correajes por todo el cuerpo, mimetizado militar, gafas de espejo y monopatines y patines en línea que a un servidor le recuerdan mucho a Snow Crash. Sólo echo en falta los mitones, vaya. Y luego está el garito al que van, el Cyberdelia, mezcla de discoteca, rampa de patinaje y salón recreativo.

Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...