30 de marzo de 2012

Películas Cyberpunk: Una mirada en la oscuridad

Basada en la novela de Philip K. Dick homónima, Una mirada en la oscuridad (A scanner darkfly) es una película de Richard Linklater estrenada en 2006 sobre una droga llamada Sustancia M (de Muerte, en el original es la Sustancia D, claro) y cómo se combate con ella en un futuro cercano. 
De primera mano lo que más llama la atención es obviamente la animación hecha con rotoscopio. Esta técnica implica rodar la película con actores reales para luego dibujar encima de los fotogramas. Vista en otras películas frikis como El Señor de los Anillos (la de 1978) o la obra de arte Fire and Ice (basada en personajes de Frank Frazetta), en este caso la animación tiene bastante menos dibujo animado que las mencionadas. Bajo estas líneas podemos ver un ejemplo con el actual Anthony Stark (Robert Downey Jr.) en el (genial) papel del curioso Jim Barris .


La película en sí trata del impacto de la sustancia M, una droga a la que es adicta la mitad de la población mundial y para la que la única cura pasa por internarse en una misteriosa organización con tintes sectarios. Bob Arctor -interpretado por Keanu Reeves- es un agente infiltrado en un grupo de adictos que nos cuenta la historia a través de su doble vida y de sus propios pensamientos, temores y dudas acerca de la realidad que le rodea en forma de voz en off.

El mundo descrito, situado en 2013, es en apariencia el mismo que el actual, pero con un omnipresente control de las comunicaciones al más puro estilo de Gran Hermano, interceptando y controlando todo lo que pasa ne el mundo. A su vez, los agentes utilizan en su día a día unos trajes especiales (más bien unas fundas) que combinan millones de aspectos y voces de manera aleatoria para imposibilitar su identificación. Esto puede ser lo más cyber que hay, pero la película encaja, a mí entender, muy bien dentro de la filosofía cyberpunk (o post-cyberpunk más bien) y da una visión bastante buena de cómo podría ser un entorno en un futuro cercano y oscuro, lleno de drogas, desesperación, burocracia y tecnología.

Para variar, esta película es buena de verdad. Cuenta con grandes actores (Keanu Reaves, Robert Downey Jr., Woody Harrelson y Winona Ryder como protagonistas), una puesta en escena bastante atractiva, una buena historia, un guión más que decente y un gran final. Supongo que el señor Dick tiene mucho que decir. Me extraña que no haya tenido más difusión, porque la verdad es que es una gran película.

Al no haber leído la novela (de 1977) desgraciadamente no puedo compararla con el guión para saber cuánto han cambiado, porque este hombre (Philip K. Dick) debe ser uno de los escritores más "pseudo-adaptados" al cine, desde la obvia Blade Runner - ¿Sueñan los androides con ovejas electrónicas? hasta Origen (Inception) - Ubik.

Por cierto, otra reseña de la película: A Scanner Drakfly.
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...