Ir al contenido principal

La quintaesencia del coleccionista


Tiempo atrás, andaba yo con mi querida novia rebuscando en una tienda de saldos de una vetusta ciudad cuando nos encontramos con un Nº 2 de Batman, el cual no sólo tiene las partes 2 y 3 de la famosa y múltiples veces reedita historia Batman: Año Uno de Frank Miller (lo que me gustaba a mí) y una portada molona (lo que le gustaba a ella), sino una carta que llevaba siendo publicada tres años en diferentes cómics usamericanos.

Dicha carta, firmada por un tal Mark Delaney, explica a la perfección la quintaesencia del coleccionista de cómics. Si bien es un poco exagerado, hay que verlo desde el punto de vista estadounidense. Esta es la carta...
Debo estar loco.
Tengo en mis manos la copia mas perfecta del #18 de Batman (1943 Golden Age) que un coleccionista podría soñar poseer. Pagué por ella 175 dólares (el duro trabajo de cuatro días). ¿Estoy enfermo? ¡Que alguien me lo diga!
Mi problema comenzó cuando tenía nueve años de edad. Mi madre me daba un cuarto de dólar cada semana para mis gastos, y mientras mis hermanos se gastaban el dinero en dulces y refrescos, yo solo compraba dos cosas: Un dulce gigante de 10 centavos y un comic-book de doce centavos. Tratar de escoger el título, el único título que me iba a comprar en toda la semana, era siempre algo traumático.
Batman era mi personaje favorito, así que los comics protagonizados por él eran siempre mi primera elección.
El tiempo pasaba, yo compraba un Detective por aquí, un Justice League por allí…Mi paga aumentó, pero también aumentó el precio de las revistas, así que nunca pude comprarme todos los títulos que me gustaban.
Finalmente, cuando cumplí los 14 años, mi querida madre cogió la caja donde guardaba la colección .…y la tiró a la basura.
Aquello me dolió, pero no me destrozó el corazón. Después de todo, me dije a mi mismo, ya estoy muy mayorcito para leer comic-books.
Punto y Aparte.
Edad: 24 años. Estaba en casa enfermo, con fiebre…Mi novia me llamó, ofreciéndose para ser mi enfermera…y yo acepté.
Era una gran chica. Cuando me vio envuelto por las sabanas blancas, se ofreció para ir a la tienda de la esquina para comprarme alguna cosa. “¿Quieres una Seven-Up?” me preguntó. “¿O una naranjada?” “Cualquier cosa” dije yo, “cualquier cosa”... pero justo cuando se iba a marchar, algún pequeño demonio se pegó a mi lengua y la detuve un momento antes de que cerrara la puerta. “¡Eh!” dije, “una cosa mas. Traeme un comic-book de Batman… Ok?”
Ella se giró y miró extrañada, como si nunca hubiera oído la palabra “comic” en su vida... “¿Un que?” me dijo…”Un comic” repetí. “un Batman” “¿podrías conseguirme uno?..." “Bueno, esta bien...” me dijo.
Sucedió, desgraciadamente que mi chica no sabía demasiado de comics: Volvió con un Superman, un Flash y un She-Hulk.
Daba lo mismo, estaba enganchado de nuevo.
Pronto descubrí que existían librerías especializadas en comics, y cometí todo tipo de felonías hasta dar con ellas.
¿Y que fue lo primero que descubrí cuando cuando estuve en ellas?
Ta-daaa ¡¡Números atrasados!! ¡Bendita cuenta bancaria Batman! No solo podía comprar todas las novedades, sino también todos aquellos comics antiguos que mi madre había tirado.
Estaba en el cielo, emborrachado con el olor de la tinta y papel. La vida era Batman, Batman….¡Batman! En un año conseguí todos los números del 145 en adelante.
Y entonces...
La Golden Age. ¡Oh Dios mío! ¡En aquellos lugares tenían comics de la Golden Age! Me gasté solo en ellos 412 dólares en dos meses. Junto con el Batman #18 siguieron los números 7, 8, 9, 11, 14, 23... y un larguísimo etc... Llegaba a casa desde la librería con la sangre hirviendo, con el sentimiento de culpa que un alcohólico sentiría después de haber vendido el coche de la familia y haberse gastado el dinero en bebidas.
Tuve que empezar a controlarme.
Finalmente, fui capaz de contener el aliento y controlar mis gastos. Me forcé a mi mismo a frenarme, a comprar comics atrasados con menor frecuencia.
Aunque a veces un extraño tic viene a mi ojo derecho, y me encuentro a mi mismo firmando cheques por cantidades exorbitantes, soy en el fondo una persona completamente estable.
Lo soy...de verdad.
Mirando a la pared desde mi máquina de escribir veo dos piezas de arte originales. Son unas páginas muy bellas que pertenecen al número 526 de Detective Comics. Están dibujadas por Don Newton y Alfredo Alcalá. Una es la página 44 y la otra la página 46. Y sigo pensando…¿No sería bonito tener tener también la página 45? Así tendría un tríptico. Me pregunto... ¿Cuánto querrá el chico de la tienda de comics por ella...?
¡Doctor Ayúdemeee...!
8 comentarios

Entradas populares de este blog

Gandalf era un guerrero con INT 18

El que sigue es un texto ya clásico del mundillo friki, como aquel de 100 cosas que haría si yo fuera señor del mal. No hace mucho lo volví a encontrar y tras sacarlo en un par de conversaciones estos días creo que lo voy a dejar por aquí.



Gandalf mintió, no era un mago, era claramente un guerrero de nivel alto que había puesto puntos en la habilidad “Usar Dispositivo Mágico” lo que le permitió empuñar un Bastón de Mago. Todos los hechizos mágicos que lanzó fueron de bajo nivel, fácilmente explicados por su Anillo de Magia y su Bastón de Mago. Para ser un mago de tan alto nivel, pasó mas tiempo peleando que lanzando hechizos. Se presentó a si mismo como un semidiós angelical, cuando solo era un guerrero con unas relaciones públicas muy cuidadosamente elaboradas.

Sus dotes de combate eran evidentes. Tenía Competencia con la espada larga, pero también se entrenó como guerrero con dos armas. Para tener ese nivel de habilidad para empuñar ambas armas, estamos hablando de una destreza de a…

Eclipse Phase, el pdf en castellano

Hace unas semanas Edgeiniciaba la venta de PDFs de su catálogo rolero, lo que incluye Eclipse Phase, un juego de rol transhumanista de Posthuman Studios y Catalyst Games Lab que mola un puñado.

El juego se había publicado bajo licencia libre, lo que implicaba que cualquiera podía distribuir el juego y sus obras derivadas (aunque sin cobrar por ello, eso es potestad de quien tenga licencia específica para ello que en el caso de España es Edge). En cristiano significa que básicamente cualquier pdf del juego puede distribuirse legal y gratuítamente.

Por lo visto ya había una versión escaneada del juego en español bastante decente desde no hacía mucho y hace una semana aproximadamente un grupo de jugadores pagaban los 19,95 euros de la edición digital de Edge y compartían libremente el juego en la red de redes.

Por lo visto esto ha generado cierta controversia y hay un pollo montado de casi 200 comentarios en G+ por parte de aficionados y sus distintas interpretaciones sobre lo que cada …

El fénix en la espada

Conan sintió que el alma lecardia y comenzaba a salirse de su cuerpo para hundirse en los abismos amarillos del horror cósmico que brillaban con fantasmagórico resplandor en el caos informe que crecía a su alrededor. Aquellos ojos crecían y crecían, y Conan vislumbró en ellos la realidad de todos los horrores abismales y blasfemos que acechaban en la oscuridad exterior del vacío informe, y de los negros abismos siderales. Abrió su boca manchada de sangre para gritar su odio y su repugnacia, mas de los labios solo le surgió un chasquido.

El fénix en la espada. Robert E. Howard.

Varios quintillones de átomos

El hecho es que varios quintillones de átomos acababan de materializarse (aunque no exactamente, véase lo antes expuesto) en un universo donde no tenían derecho a estar. El resultado habitual de estas cosas suele ser una gran explosión. Pero como los universos son unas cosas bastante resistentes, este universo concreto se había salvado a sí mismo deshilando su continuum espaciotemporal hasta un punto donde los átomos sobrantes pudieran acomodarse sin peligro, y tejiéndose luego a toda velocidad hasta alcanzar de nuevo ese círculo de fuego al que buena parte de sus habitantes gustan de llamar El Presente. Por supuesto, esto cambia la historia —hubo unas cuantas guerras de menos, unos cuantos dinosaurios de más, cosas por el estilo—, pero en resumen, el episodio completo transcurrió con una tranquilidad muy notable.

El color de la magia. Terry Pratchett.

Mago Edición 20º Aniversario y un primer avance

He de reconocer que esta edición 20 aniversario de Mago la Ascensión me despertaba sensaciones encontradas. No sólo es uno de mis juegos favoritos, sino que el libro de la segunda edición roza la perfección en cuanto a lo que le pido a un manual de rol. Y encima no lo tengo muy machacado.

Además esta edición es que es muy enorme (700 páginas) y creo que me voy a ver obligado a usarlo como libro de consulta, no como manual de juego. Y no es algo que me guste demasiado.

También tengo cierto miedo con el tema de la metatrama, que se dice que la avanzan, que la Tecnocracia ha ganado y blablabla. La verdad es que es un temor infundado, porque esa misma duda la tenía con Vampiro V20 y no hay nada en la edición que empuje a aceptar metatramas de ediciones anteriores.

Si estoy en contra de las metatramas es porque no me gusta la idea de que una editorial cree una línea temporal de sucesos "oficiales" (creo que algo así usurpa la "autoridad creativa" de la mesa de juego), …