Ir al contenido principal

La quintaesencia del coleccionista


Tiempo atrás, andaba yo con mi querida novia rebuscando en una tienda de saldos de una vetusta ciudad cuando nos encontramos con un Nº 2 de Batman, el cual no sólo tiene las partes 2 y 3 de la famosa y múltiples veces reedita historia Batman: Año Uno de Frank Miller (lo que me gustaba a mí) y una portada molona (lo que le gustaba a ella), sino una carta que llevaba siendo publicada tres años en diferentes cómics usamericanos.

Dicha carta, firmada por un tal Mark Delaney, explica a la perfección la quintaesencia del coleccionista de cómics. Si bien es un poco exagerado, hay que verlo desde el punto de vista estadounidense. Esta es la carta...
Debo estar loco.
Tengo en mis manos la copia mas perfecta del #18 de Batman (1943 Golden Age) que un coleccionista podría soñar poseer. Pagué por ella 175 dólares (el duro trabajo de cuatro días). ¿Estoy enfermo? ¡Que alguien me lo diga!
Mi problema comenzó cuando tenía nueve años de edad. Mi madre me daba un cuarto de dólar cada semana para mis gastos, y mientras mis hermanos se gastaban el dinero en dulces y refrescos, yo solo compraba dos cosas: Un dulce gigante de 10 centavos y un comic-book de doce centavos. Tratar de escoger el título, el único título que me iba a comprar en toda la semana, era siempre algo traumático.
Batman era mi personaje favorito, así que los comics protagonizados por él eran siempre mi primera elección.
El tiempo pasaba, yo compraba un Detective por aquí, un Justice League por allí…Mi paga aumentó, pero también aumentó el precio de las revistas, así que nunca pude comprarme todos los títulos que me gustaban.
Finalmente, cuando cumplí los 14 años, mi querida madre cogió la caja donde guardaba la colección .…y la tiró a la basura.
Aquello me dolió, pero no me destrozó el corazón. Después de todo, me dije a mi mismo, ya estoy muy mayorcito para leer comic-books.
Punto y Aparte.
Edad: 24 años. Estaba en casa enfermo, con fiebre…Mi novia me llamó, ofreciéndose para ser mi enfermera…y yo acepté.
Era una gran chica. Cuando me vio envuelto por las sabanas blancas, se ofreció para ir a la tienda de la esquina para comprarme alguna cosa. “¿Quieres una Seven-Up?” me preguntó. “¿O una naranjada?” “Cualquier cosa” dije yo, “cualquier cosa”... pero justo cuando se iba a marchar, algún pequeño demonio se pegó a mi lengua y la detuve un momento antes de que cerrara la puerta. “¡Eh!” dije, “una cosa mas. Traeme un comic-book de Batman… Ok?”
Ella se giró y miró extrañada, como si nunca hubiera oído la palabra “comic” en su vida... “¿Un que?” me dijo…”Un comic” repetí. “un Batman” “¿podrías conseguirme uno?..." “Bueno, esta bien...” me dijo.
Sucedió, desgraciadamente que mi chica no sabía demasiado de comics: Volvió con un Superman, un Flash y un She-Hulk.
Daba lo mismo, estaba enganchado de nuevo.
Pronto descubrí que existían librerías especializadas en comics, y cometí todo tipo de felonías hasta dar con ellas.
¿Y que fue lo primero que descubrí cuando cuando estuve en ellas?
Ta-daaa ¡¡Números atrasados!! ¡Bendita cuenta bancaria Batman! No solo podía comprar todas las novedades, sino también todos aquellos comics antiguos que mi madre había tirado.
Estaba en el cielo, emborrachado con el olor de la tinta y papel. La vida era Batman, Batman….¡Batman! En un año conseguí todos los números del 145 en adelante.
Y entonces...
La Golden Age. ¡Oh Dios mío! ¡En aquellos lugares tenían comics de la Golden Age! Me gasté solo en ellos 412 dólares en dos meses. Junto con el Batman #18 siguieron los números 7, 8, 9, 11, 14, 23... y un larguísimo etc... Llegaba a casa desde la librería con la sangre hirviendo, con el sentimiento de culpa que un alcohólico sentiría después de haber vendido el coche de la familia y haberse gastado el dinero en bebidas.
Tuve que empezar a controlarme.
Finalmente, fui capaz de contener el aliento y controlar mis gastos. Me forcé a mi mismo a frenarme, a comprar comics atrasados con menor frecuencia.
Aunque a veces un extraño tic viene a mi ojo derecho, y me encuentro a mi mismo firmando cheques por cantidades exorbitantes, soy en el fondo una persona completamente estable.
Lo soy...de verdad.
Mirando a la pared desde mi máquina de escribir veo dos piezas de arte originales. Son unas páginas muy bellas que pertenecen al número 526 de Detective Comics. Están dibujadas por Don Newton y Alfredo Alcalá. Una es la página 44 y la otra la página 46. Y sigo pensando…¿No sería bonito tener tener también la página 45? Así tendría un tríptico. Me pregunto... ¿Cuánto querrá el chico de la tienda de comics por ella...?
¡Doctor Ayúdemeee...!
8 comentarios

Entradas populares de este blog

D&D 5ª, Eirendor y Voldor

Hace 3 años Wizards of the Coast anunciaba que no licenciaría D&D 5ª para que fuese traducida. Esta semana, una vez exprimido el nicho de los compradores internacionales que pasaron por el aro y compraron en inglés, toca anunciar la publicación de los manuales del juego de rol más famoso en otros ocho idiomas entre los que se incluye el cervantino.

En lo que nos respecta a los castellanoparlantes, SDR mediante, dos grupos españoles ya se habían puesto manos a la obra. Uno es el grupo creativo Telar de Leyendas, detrás de Eirendor: El Albor de la Quinta Edad y el otro es la editorial Nosolorol Ediciones, que trabaja junto con La Marca del Este para sacar su propia versión que todo el mundo conoce por el nombre del mundo: Voldor.
D&D 5ª

Por lo que nos han contado hasta ahora el proceso de traducción correrá a cargo principalmente de GaleForce Nine en comandita con empresas locales para cada idioma. En el caso del español, la empresa local colaboradora será Edge.

Los rumores apun…

Algunos crowdfundings de Arte, Rol y Música

Estoy de domingo escribiendo la carta a los Reyes Magos por aquello del Black Friday y esas cosas y me encuentro con esta maravilla: The Future is Now - Volume Two, un libro de arte de Josan González, uno de los artistas que presentaba su obra en el Art Futura 2016. Por una parte, y para variar, llego tarde, en este caso al crowdfuning. Por otra me he puesto a revisar algunas de las propuestas que tengo más a golpe de ratón, y hay cosas interesantes. Y eso que a mí todo esto de los mecenazgos de esta índole me genera ciertos sentimientos encontrados.


Hexplora, una guía para hacer sandbox, con texto de Jordi Morera (Tras la Última Frontera) y dibujinos de Carlos de la Cruz (La Frikoteca) y el apoyo del sello editorial 77Mundos. La guía en sí está colgada en el blog del autor e incluso puedes descargártela más o menos entera desde aquí.

No sé a vosotros, pero a mí esto de poder catar el texto antes de croufundearlo me mola mucho. Suele ser una de esas cosas que me hacen decantarme por pa…

Unspeakable: Sigil & Sign

Mark Rein-Hagen, uno de los genios tras la creación de Ars Magica, Vampiro la Mascarada, Mago la Ascensión y Wraith el Olvido entre otros y Changeling: el ensueño (gracias a +Dan Alfaro "Luthbel" por el comentario), está colaborando con Cubicle 7, los de El Anillo Único, para sacar un juego de rol inspirado en el horror cósmico de autores como H. P. Lovecraft y August Derleth.

La gracia de este juego es que los jugadores serán cultistas en un mundo que ellos juzgan hostil, una idea que ya explotaron Nosolorol Ediciones en Cultos Innombrables. ¿Será una nueva versión de aquel "monstruo soy para en monstruo no convertirme" que tanto resonó en los buenos tiempos de Vampiro (o sea, antes de la 3ª)?

El juego se lanzará por crowdfunding en Kickstarter en abril, o sea, ya. También se sabe que usará el Axion System como sistema, que parece estar basado en el uso de cartas.

Ex Libris de muerte

Un Ex Libris es un sello que se pone en la parte interior de la tapa de los libros y que viene a significar "de entre los libros de". Es una forma antiguo de decir "este libro pertenece a".

Se dice se comenta que el primero en tierras hispanas fue el de la biblioteca de Fruela I (el hijo de Alonso I, este que era yerno de Pelayo por casamiento con Ermesinda... para que os ubiquéis), pero el primero del planeta parece venir de Egipto, como casi todo.


Los Ex Libris de marras, además del nombre del coleccionista, suelen tener escudos heráldicos, imágenes alegóricas o símbolos relacionados con cosas de los libreros, todo muy medieval o gótico (recordemos que lo gótico es la revisión romántica de lo medieval).

En general tienen una larga tradición de molar y no podría ser de otra manera porque la unión de los conceptos "imagen alegórica" y "medieval" suelen implicar tanto el fornicio como la muerte. En el capítulo de hoy de "Diversión con Ex Li…

Bathory: Twilight of the Gods

Corría el '91, la gente andaba flipando con el grunge de Kurt Cobain y todavía no había pasado aquello de quemar iglesias por el norte de Europa (pero todo se andaría)... Quorthon, el mesías del Viking Metal, se la sacaba una vez más y nos invitaba a un viaje onírico y mágico, épico y seminal... un viaje conocido como "Twilight of the Gods" (El Ocaso de los Dioses). La portada, al estilo de Bathory, ya es una declaración de intenciones.

El título homónimo del disco, el Twilight of the Gods, arranca acústico y descarnado y va ganado densidad, peso, forma... hasta que se convierte en un viaje mágico e iniciático de 11 minutazos. "Through Blood by Thunder" profundiza en las líneas de la anterior y con su medio tiempo prepara el terreno para  "Blood and Iron", uno de los principales temazos del álbum. Punteo inicial preciosista seguido de una intensidad difícilmente transmitible. Y sin abusar del ruido clásico del metal extremo, ojo. Intensidad y pasión …