Ir al contenido principal

La quintaesencia del coleccionista


Tiempo atrás, andaba yo con mi querida novia rebuscando en una tienda de saldos de una vetusta ciudad cuando nos encontramos con un Nº 2 de Batman, el cual no sólo tiene las partes 2 y 3 de la famosa y múltiples veces reedita historia Batman: Año Uno de Frank Miller (lo que me gustaba a mí) y una portada molona (lo que le gustaba a ella), sino una carta que llevaba siendo publicada tres años en diferentes cómics usamericanos.

Dicha carta, firmada por un tal Mark Delaney, explica a la perfección la quintaesencia del coleccionista de cómics. Si bien es un poco exagerado, hay que verlo desde el punto de vista estadounidense. Esta es la carta...
Debo estar loco.
Tengo en mis manos la copia mas perfecta del #18 de Batman (1943 Golden Age) que un coleccionista podría soñar poseer. Pagué por ella 175 dólares (el duro trabajo de cuatro días). ¿Estoy enfermo? ¡Que alguien me lo diga!
Mi problema comenzó cuando tenía nueve años de edad. Mi madre me daba un cuarto de dólar cada semana para mis gastos, y mientras mis hermanos se gastaban el dinero en dulces y refrescos, yo solo compraba dos cosas: Un dulce gigante de 10 centavos y un comic-book de doce centavos. Tratar de escoger el título, el único título que me iba a comprar en toda la semana, era siempre algo traumático.
Batman era mi personaje favorito, así que los comics protagonizados por él eran siempre mi primera elección.
El tiempo pasaba, yo compraba un Detective por aquí, un Justice League por allí…Mi paga aumentó, pero también aumentó el precio de las revistas, así que nunca pude comprarme todos los títulos que me gustaban.
Finalmente, cuando cumplí los 14 años, mi querida madre cogió la caja donde guardaba la colección .…y la tiró a la basura.
Aquello me dolió, pero no me destrozó el corazón. Después de todo, me dije a mi mismo, ya estoy muy mayorcito para leer comic-books.
Punto y Aparte.
Edad: 24 años. Estaba en casa enfermo, con fiebre…Mi novia me llamó, ofreciéndose para ser mi enfermera…y yo acepté.
Era una gran chica. Cuando me vio envuelto por las sabanas blancas, se ofreció para ir a la tienda de la esquina para comprarme alguna cosa. “¿Quieres una Seven-Up?” me preguntó. “¿O una naranjada?” “Cualquier cosa” dije yo, “cualquier cosa”... pero justo cuando se iba a marchar, algún pequeño demonio se pegó a mi lengua y la detuve un momento antes de que cerrara la puerta. “¡Eh!” dije, “una cosa mas. Traeme un comic-book de Batman… Ok?”
Ella se giró y miró extrañada, como si nunca hubiera oído la palabra “comic” en su vida... “¿Un que?” me dijo…”Un comic” repetí. “un Batman” “¿podrías conseguirme uno?..." “Bueno, esta bien...” me dijo.
Sucedió, desgraciadamente que mi chica no sabía demasiado de comics: Volvió con un Superman, un Flash y un She-Hulk.
Daba lo mismo, estaba enganchado de nuevo.
Pronto descubrí que existían librerías especializadas en comics, y cometí todo tipo de felonías hasta dar con ellas.
¿Y que fue lo primero que descubrí cuando cuando estuve en ellas?
Ta-daaa ¡¡Números atrasados!! ¡Bendita cuenta bancaria Batman! No solo podía comprar todas las novedades, sino también todos aquellos comics antiguos que mi madre había tirado.
Estaba en el cielo, emborrachado con el olor de la tinta y papel. La vida era Batman, Batman….¡Batman! En un año conseguí todos los números del 145 en adelante.
Y entonces...
La Golden Age. ¡Oh Dios mío! ¡En aquellos lugares tenían comics de la Golden Age! Me gasté solo en ellos 412 dólares en dos meses. Junto con el Batman #18 siguieron los números 7, 8, 9, 11, 14, 23... y un larguísimo etc... Llegaba a casa desde la librería con la sangre hirviendo, con el sentimiento de culpa que un alcohólico sentiría después de haber vendido el coche de la familia y haberse gastado el dinero en bebidas.
Tuve que empezar a controlarme.
Finalmente, fui capaz de contener el aliento y controlar mis gastos. Me forcé a mi mismo a frenarme, a comprar comics atrasados con menor frecuencia.
Aunque a veces un extraño tic viene a mi ojo derecho, y me encuentro a mi mismo firmando cheques por cantidades exorbitantes, soy en el fondo una persona completamente estable.
Lo soy...de verdad.
Mirando a la pared desde mi máquina de escribir veo dos piezas de arte originales. Son unas páginas muy bellas que pertenecen al número 526 de Detective Comics. Están dibujadas por Don Newton y Alfredo Alcalá. Una es la página 44 y la otra la página 46. Y sigo pensando…¿No sería bonito tener tener también la página 45? Así tendría un tríptico. Me pregunto... ¿Cuánto querrá el chico de la tienda de comics por ella...?
¡Doctor Ayúdemeee...!
8 comentarios

Entradas populares de este blog

Vampiro la Mascarada 5ª edición

La semana pasada hubo unos cuantos avances de cómo será la quinta edición de Vampiro la Mascarada. Hay un cierto avance de la metatrama y sobre todo cambios importantes de reglas como no los ha habido en ninguna otra edición. Efectivamente, los cambios en el sistema son mayores que los que hubo con el Crónica de Tinieblas y su versión para chupasangres: Vampiro el Réquiem.

Metatrama La nueva metatrama parte del obvio hecho de que la Gehena no se ha producido tal y como se esperaba y los hechos nuevos empiezan a partir de 2005.

Se supone que vampiros del Sabbat se han infitrado en la sociedad mortal y por eso la situación política internacional está como está. Por su parte, los vampiros jóvenes se habrían pasado de la cuenta en el uso de las nuevas tecnologías y se habrían dado casos de ruptura de la Mascarada, discretos pero suficientes como para que las agencias de inteligencia de los gobiernos mortales se hayan dado cuenta de lo que pasa y hayan creado una suerte de segunda inquisi…

Manifiesto cyberpunk

MANIFIESTO CYBERPUNK

Por Eric Hughes,
traducido por Raúl Racedo

Para una sociedad abierta, en la era electrónica la privacidad es necesaria. La privacidad no es un secreto. Un asunto privado es algo que uno no quiere que todo el mundo sepa, pero un asunto secreto es algo que alguien no quiere que cualquiera sepa. La privacidad es poder revelarse uno mismo al mundo en forma selectiva.

Si dos partidos tienen una suerte de trato, entonces cada uno tiene memoria de su interacción. Cada parte puede hablar acerca de su propia memoria involucrada en esto

¿Cómo puede cualquiera prevenirla? Una de ella puede pasar a través de las leyes en su contra, pero la libertad de opinión, aun más que la privacidad, es fundamental para una sociedad abierta: no buscamos la restricción en ninguna opinión. Si muchas partes hablan juntas en el mismo foro, cada cual puede hablarle a todas las otras y agregar juntos conocimiento individual y el de las otras partes. El poder de la comunicación electrónica permite …

Miniaturas para juegos post-apocalípticos

Navegando por la red me he encontrado con esta web de miniaturas de tipo apocalíptico: Lead Aventure. No siempre es fácil encontrar minis para todos los juegos de rol del mercado, en especial si lo que buscamos son minis de ciencia ficción que no sean soldados uniformados.
En su catálogo hay aparte de soldados como los de la imagen superior, tienen marineros, exploradores, mutantes, viejas con uzis e incluso ingleses con bombín estilo steampunk, aunque steampunk bestia de miembros biónico a vapor y estas cosas... pero oye, aún con todo no están mal.

Las Perséidas

Las Perséidas son la lluvia de meteoros más famosa a este lado del Ecuador, el Hemisferio Norte. En mi caso concreto, son las únicas que conozco y que además recuerdo haber visto en alguna ocasión en tierras leonesas. Aunque duran casi todo el verano, la tasa de meteoro por hora es tan baja que no se tienen en consideración hasta el 11 y 12 de agosto.
Yo no creo que pueda verlas gracias a esa agradable fosforescencia anaranjada que emana de las urbes, pero quien tenga la suerte de vivir en el campo sólo tiene que asomarse a una ventana que de al norte a eso de la 1 o 2 de la madrugada, mirar al cielo y tener un poco de paciencia. Cada poco el señor 109P/Swift-Tuttle no agraciará con un pedacito de su cola desintegrándose mientras orbita efímeramente alrededor de nuestro sol.
Y aquí un video explicando algunas cosas sobre el fenómeno y más información en espaciociencia.com.

Obras maestras del rol: Príncipe Valiente

Príncipe Valiente, el cómic
Antes de entrar en materia con el juego de rol, un brevísimo repaso al cómic. Creado en 1937 por Harold Foster, Príncipe Valiente trata de las aventuras de Valiente -el hijo del rey de Thule- y su familia, que son expulsados de su norteño reino por vikingos escandinavos. Después de establecerse en Britania, Valiente se convierte en escudero de Sir Gwain y después en Caballero de la Tabla Redonda.
Es una obra de marcado realismo que se forjó en los albores de la historieta, cuando estas se publicaban en los suplementos dominicales de los periódicos y todavía no se habían incluido los innovadores bocadillos.

Príncipe Valiente, el juego de rol narrativo
Publicado por Chaosium en 1989 y escrito por Greg Stafford fue un juego adelantado a su tiempo que llegó a España al año siguiente de mano de la extinta Joc Internacional.
El libro en sí es la perfecta síntesis de lo que debería ser un buen manual de rol, con secciones para el sistema de juego completo, el t…