5 de septiembre de 2012

Custer

Custer no fue sólo el famoso general del 7º de caballería que murió en la batalla de Little Bighorn, sino también un cómic -editado por Glénat (ahora EDT, Editores de Tebeos)- omnipresente en todas las contraportadas de los cómics  que leía en mi tierna infancia. La verdad es que no sé porqué la portada conseguía atraer tanto la atención...


Guionizado por el argentino Carlos Trillo (Alvar Mayor, Clara de noche) y dibujado por el español Jordi Bernet (Torpedo 1936, Kraken, Clara de noche), cuenta una serie de historias cortas sobre una mujer que es seguida al segundo por cámaras de la CBN, cadena televisiva que realiza un programa basado en su vida (todos los jueves a las 10 de la noche). Sí, ya sé, el Show de Truman, pero es que Custer se escribió como 15 años antes.


A través de cortas historias (de unas 3 o 4 páginas) vamos viendo los pensamientos de Custer, el hastío que le produce su modo de vida, los recuerdos de una vida feliz a la que no puede volver... Mientras sucede todo esto, vemos la degradación del entorno, el absurdo de una realidad distópica y ultraviolenta de la que los autores protegen a la protagonistas utilizando sus pensamientos como burbuja protectora y humanizante. Y es que además de Custer, los otros dos personajes recurrentes no son personas al uso: una voz grabada en un casete y una voz en off de la producción de la cadena de televisión.

De hecho, los tres puntales principales sobre los que descansan las historias de Custer bien pueden ser la relación de esta con la voz del casete y su vínculo con su vida pasada, el poder de la voz en off que hace y deshace a su antojo la historia que contará y la deshumanización del mundo, en clave de humor negro, eso sí (¡hamburguesas de novio muerto!).

Respecto al dibujo, Jordi Bernet tiene un estilo muy marcado y quien haya leído Clara de noche en El Jueves ya tiene un buen ejemplo de cómo dibuja. Alternando entre unos personajes realistas y otros más caricaturescos, mezcla las gabardinas y los sombreros fedora (sí, además de una distro de linux también hay un sombrero que se llama así) del rollo de Humphrey Bogart e Ingrid Bergman en Casablanca con montones de punks ochenteros. Todos ellos enmarcados con muchas escenas a contraluz, callejones oscuros y otros escenarios sórdidos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...