21 de noviembre de 2012

Robots de combate y la pérdida de humanidad


Podría parecer por el título de la entrada que fuese a hablar de juegos de rol, pero nada más lejos de la realidad. Estos días de atrás leía en slashdot.org que un grupo de defensores de los derechos humanos quieren evitar la proliferación de robots de combate autónomos y para ello han escrito un informe con el sugerente título "Lossing Humanity".

Después de repasar la historia de los robots de combate, el texto se mete de lleno en cosas de leyes internacionales y lo que básicamente viene a concluir es que debe prohibirse el desarrollo y la investigación de armas robotizadas autónomas (con o sin supervisión humana) vía legislación internacional. Por otro lado las empresas y especialistas en robótica deberían tener un código ético profesional que les asegurase cumplir esa legislación internacional.


Del gas mostaza y ametralladoras de la Primera Guerra Mundial, pasando por los bombardeos de napalm  y fósforo blanco (Guerra de Vietnam) a los robots de combate contemporáneos, si hay algo que puede mostrar el reverso tenebroso de la tecnología son las guerras.

La verdad es que uno piensa en películas de ciencia ficción como Terminator II, de 1991, donde un ingeniero de Cyberdine Systems trabaja en un prototipo de avión de combate no tripulado y no sabe lo cerca de la realidad que están a veces: en 1995 el MQ-1 Predator entraba en servicio durante la guerra de los Balcanes.

Además hay que tener en cuenta el impacto psicológico en los pilotos de drones. Está bien eso de que no mueran soldados, pero la guerra se convierte en un macabro juego de ordenador. Una partida más. Así de simple.

- - -
Bola extra: DARPA, la agencia de investigación del ejército estadounidense (que creó el Internet primitivo entre otras cosas), junto con iRobot (la empresa de las aspiradoras-robot) han creado una mano robótica con un material flexible que le da gran resistencia a golpes.

Mmm, si unimos drones de combate autónomos y materiales indestructibles... ¿nos estaremos acercando ya al T-1000 con su metal líquido y todo eso?

2 comentarios:

  1. Sí, lo malo es que como robotizando la guerra se pierden menos vidas humanas, es mas simple andar por ahí declarando guerras. Pero, pensándolo bien, hacer guerras con drones de combate también cuesta mucho dinero, y todos sabemos que los gobiernos prefieren perder vidas humanas a dinero... o no sé, habría que ver qué es más barato, que al fin y al cabo se trata de eso.

    No sé si nos estamos hacercando al T1000, pero al T800 al menos, eso seguro, de hecho tenemos que ser honestos y admitir que ya existe la tecnología para crearlos, lo que, según mi opinión no se consigue, es que sean resistentes, porque tampoco puedes ir gastando un dineral en androides que los bajas al primer balazo.

    Sobre la guerra como video juego, no sé si viste el video filtrado que publicó wikileaks en donde se ve cómo pilotos de helicópteros estadounidenses matan presonas en Irak y lo comentan entre ellos como si fueran bajas en un videojuego.

    Por cierto, quería preguntar (yo investigaría, pero ando muy ocupaaao, y tengo muchas chicas) acerca del armamento robotizado de Turquía y las nuevas armas robóticas iraníes.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Es lo que tiene la deshumanización de la guerra...

    Lo del T1000 era una coña, no creo que vayamos a llegar ni siquiera al T800 por una sencilla razón: ¿porqué hacer robots humanoides? Por ejemplo, un robot aracnoide es mucho más estable y rápido que uno bípedo. ¡Y da más miedo!

    Yo tampoco es que ande muy sobrado de tiempo precisamente... de hecho el blog está casi en desuso por eso mismo :P

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...