Ir al contenido principal

Petardos y voladores

Nunca es tarde si la dicha es buena dicen por ahí, así pues me apunto al tema este de El desafío de los 30 días propuesto por Trasgotauro hace ya un lejano mes.

La primera cuestión es ¿Cómo comenzaste con los juegos de rol?

Era yo un enano que rondaría los 11 años cuando en una reunión navideña y familiar de esas aburridas me quedé con mi primo mayor (14 añazos o así) el cual iba a jugar a Hero Quest (el juego de tablero de MB) con sus amigotes. Yo que ya había jugado al Hero Quest y que en aquel momento estaba flipando con el Cruzada Estelar (ambos juegos habían sido regalos estrella las Navidades anteriores), así que me sentía cómodo, creyendo controlar la situación.

Ya antes de empezar a jugar algo me escamó... no sólo tenían más muñecos que yo, sino que había algunos diferentes. Es más, algo comentaban de sus personajes. A mí me tocó el Enano. Me dieron un juego de dados de 6 caras que nunca había visto (¡transparentes!) y nos pusimos a jugar.


Total que empezamos a jugar, abriéndonos camino por el tablero, blandiendo nuestras espadas y hachas, degollando orcos y tal... hasta que llegamos a una habitación con la puerta cerrada. Cuando uno de los jugadores la abrió el jugador malo pone una mesa y un armario y dice algo así como "abres la puerta un poco y ves que es un dormitorio con una cama y un armario, donde hay un hombre y una mujer discutiendo sobre..." y yo pensando "un momento, un momento; eso es una mesa, no una cama". Empecé a perderme... pero para no dar el cante me callé y seguí jugando con los chicos grandes...

Seguimos sacando calaveras blancas y partiendo en dos esqueletos y orcos hasta que en una de estas otro jugador abre una puerta y... ¡estaba llena de enemigos! Una por casilla de la habitación: varios cientos o así. Los chicos grandes se ponen nerviosos y se ponen a mirar las hojas de sus muñecos por detrás y uno dice "Yo tengo petardos y voladores. ¡Los lanzo!" a lo que el Hechicero dice "vale, los matas a todos". Petardos y voladores. Y todos muertos. Sin tiradas. Y yo me quedé tal que así: oO

"O sea" -pensé yo-, "dos jugadores contrarios (uno de los Héroes y el Hechicero) se ponen de acuerdo para cambiar las reglas del juego y hacer que la historia quede bien"...

No terminé de entender bien lo que acababa de pasar, pero en la siguiente primavera un amigo me regalaba para mi doceavo cumpleaños La llamada de Cthuhu y 5 dados especiales y ese mismo verano dirigí mi primera partida de rol: un despropósito de escenario tipo "Se ha escrito un crimen" que incluía a Y'Golonac en el sótano de una mansión.


Aquella fue mi primera partida de rol al uso y hasta el siguiente invierno no jugué como jugador. Fue al Señor de los Anillos (el que publicó JOC) en el que jugué, creo, con un dúnadan durante una aventura urbana en Edoras, capital de Rohan.

Mientras escribía este post me he dado cuenta que los "Petardos y voladores" no tenían reglas asociadas concretas, ni códigos de daño, ni nada así. Estaban simplemente para servir a los propósitos que el jugador y el master tuvieran en el momento de usarlos. Su regla era "puedes romper las reglas", que es, al fin y al cabo, lo que significa para mí jugar a rol: romper las reglas para montar la historia.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Vampiro la Mascarada 5ª edición

La semana pasada hubo unos cuantos avances de cómo será la quinta edición de Vampiro la Mascarada. Hay un cierto avance de la metatrama y sobre todo cambios importantes de reglas como no los ha habido en ninguna otra edición. Efectivamente, los cambios en el sistema son mayores que los que hubo con el Crónica de Tinieblas y su versión para chupasangres: Vampiro el Réquiem.

Metatrama La nueva metatrama parte del obvio hecho de que la Gehena no se ha producido tal y como se esperaba y los hechos nuevos empiezan a partir de 2005.

Se supone que vampiros del Sabbat se han infitrado en la sociedad mortal y por eso la situación política internacional está como está. Por su parte, los vampiros jóvenes se habrían pasado de la cuenta en el uso de las nuevas tecnologías y se habrían dado casos de ruptura de la Mascarada, discretos pero suficientes como para que las agencias de inteligencia de los gobiernos mortales se hayan dado cuenta de lo que pasa y hayan creado una suerte de segunda inquisi…

Manifiesto cyberpunk

MANIFIESTO CYBERPUNK

Por Eric Hughes,
traducido por Raúl Racedo

Para una sociedad abierta, en la era electrónica la privacidad es necesaria. La privacidad no es un secreto. Un asunto privado es algo que uno no quiere que todo el mundo sepa, pero un asunto secreto es algo que alguien no quiere que cualquiera sepa. La privacidad es poder revelarse uno mismo al mundo en forma selectiva.

Si dos partidos tienen una suerte de trato, entonces cada uno tiene memoria de su interacción. Cada parte puede hablar acerca de su propia memoria involucrada en esto

¿Cómo puede cualquiera prevenirla? Una de ella puede pasar a través de las leyes en su contra, pero la libertad de opinión, aun más que la privacidad, es fundamental para una sociedad abierta: no buscamos la restricción en ninguna opinión. Si muchas partes hablan juntas en el mismo foro, cada cual puede hablarle a todas las otras y agregar juntos conocimiento individual y el de las otras partes. El poder de la comunicación electrónica permite …

Miniaturas para juegos post-apocalípticos

Navegando por la red me he encontrado con esta web de miniaturas de tipo apocalíptico: Lead Aventure. No siempre es fácil encontrar minis para todos los juegos de rol del mercado, en especial si lo que buscamos son minis de ciencia ficción que no sean soldados uniformados.
En su catálogo hay aparte de soldados como los de la imagen superior, tienen marineros, exploradores, mutantes, viejas con uzis e incluso ingleses con bombín estilo steampunk, aunque steampunk bestia de miembros biónico a vapor y estas cosas... pero oye, aún con todo no están mal.

Las Perséidas

Las Perséidas son la lluvia de meteoros más famosa a este lado del Ecuador, el Hemisferio Norte. En mi caso concreto, son las únicas que conozco y que además recuerdo haber visto en alguna ocasión en tierras leonesas. Aunque duran casi todo el verano, la tasa de meteoro por hora es tan baja que no se tienen en consideración hasta el 11 y 12 de agosto.
Yo no creo que pueda verlas gracias a esa agradable fosforescencia anaranjada que emana de las urbes, pero quien tenga la suerte de vivir en el campo sólo tiene que asomarse a una ventana que de al norte a eso de la 1 o 2 de la madrugada, mirar al cielo y tener un poco de paciencia. Cada poco el señor 109P/Swift-Tuttle no agraciará con un pedacito de su cola desintegrándose mientras orbita efímeramente alrededor de nuestro sol.
Y aquí un video explicando algunas cosas sobre el fenómeno y más información en espaciociencia.com.

Obras maestras del rol: Príncipe Valiente

Príncipe Valiente, el cómic
Antes de entrar en materia con el juego de rol, un brevísimo repaso al cómic. Creado en 1937 por Harold Foster, Príncipe Valiente trata de las aventuras de Valiente -el hijo del rey de Thule- y su familia, que son expulsados de su norteño reino por vikingos escandinavos. Después de establecerse en Britania, Valiente se convierte en escudero de Sir Gwain y después en Caballero de la Tabla Redonda.
Es una obra de marcado realismo que se forjó en los albores de la historieta, cuando estas se publicaban en los suplementos dominicales de los periódicos y todavía no se habían incluido los innovadores bocadillos.

Príncipe Valiente, el juego de rol narrativo
Publicado por Chaosium en 1989 y escrito por Greg Stafford fue un juego adelantado a su tiempo que llegó a España al año siguiente de mano de la extinta Joc Internacional.
El libro en sí es la perfecta síntesis de lo que debería ser un buen manual de rol, con secciones para el sistema de juego completo, el t…