30 de octubre de 2016

Cyber Halloween 2016

Revisando el archivo del blog me he dado cuenta que apenas tengo cosas publicadas sobre Halloween. Con lo que a mí me gusta esta fiesta. ¡Qué cosas! Es más, me resulta especialmente curioso porque la entrada que más visitas ha tenido del blog de todos los tiempos es precisamente esta: Feliz y terrible Halloween, de 2011 y con casi 14.000 visitas desde entonces.

Pues nada, este año, para retomar las buenas costumbres, os voy a recomendar algunas pelis que, dentro de la temática cyberpunk del blog, encajan bien con estas fechas.



Videodrome
Del desquiciante director David Cronenberg, en esta película cosecha del 83, Max Renn (James Woods), el dueño de una pequeña estación de televisión por cable en Toronto, captura imágenes de una sesión de tortura en que la gente parecía ser torturada y asesinada. Al principio los signos parecían provenir de Malasia, pero luego descubren que se suscitaron en Pittsburgh.

Más tarde, Max descubre que esta transmisión, llamada Videodrome, es en realidad es mucho más que un programa de televisión morboso: es una especie de experimento que utiliza transmisiones regulares de televisión para alterar permanentemente la percepción de sus espectadores, causándoles daños en el cerebro.

Max comienza a experimentar efectos extraños y alucinaciones a causa de estas transferencias, encontrándose ante las fuerzas que crearon Videodrome y que desea controlar. Max descubre que su cuerpo puede ser la última arma que puede utilizar contra sus enemigos.



Aliens, el regreso
La segunda parte de la saga de los xenoformos asesinos diseñados por el difunto H. R. Giger y que todos los frikis de bien seguramente ha visto muchas veces. En esta joya del cine de ciencia ficción y terror la única superviviente de la tripulación de la Nostromo, Ripley, vuelve a enfrentarse a los aliens en un planeta que acoge una estación de terraformación.

He escogido esta parte y no la primera porque esta puede que tenga un rollo un poco más cyber, con los soldados coloniales y todo eso. Además hay algunos personajes memorables como Bishop, un muy digno androide, la niña más adorable que ha dado el cine (Newt), la soldado Vasquez "jódete chico" y por supuesto mamá alien.


Tetsuo, el hombre de hierro
Del 1989 y japonesa. Dirigida por Shinya Tsukamoto considerada un parteaguas en la cinematografía japonesa, ya que su estética ha sido seguida y re-evolucionada por películas clásicas del género que han trascendido fronteras y se han hecho famosas en todo el mundo.

Tetsuo: The Iron Man, a pesar de ser de bajo presupuesto, no carece de efectos especiales y es una de las grandes obras maestras del cine japonés de ciencia ficción.

14 de octubre de 2016

Art Futura 2016


Me cagüen to lo que se menea, para un año que me acuerdo a tiempo de buscar información a tiempo del Art Futura de este año, resulta que no hacen nada en las Asturias, donde me encuentro ahora mismo.

Art Futura es un festival de arte y cultura digital, con exposiciones, documentales, demos y charlas muy interesantes y molonas. Nació en Barcelona, pero la sede del festival en sí es itinerante, a lo que hay que añadir las ciudades que ofrecen auspiciar parte del festival, ya sea haciendo ellos alguna actividad como ofreciendo a los ciudadanos la posibilidad de acudir, vía streaming, a las charlas y proyecciones de la sede de ese año.

Puede parecer baladí que en una ciudad se ofrezcan las infraestructuras adecuadas para poder compartir en streaming estas cosas pudiendo hacerlo uno mismo desde casa, pero ver vídeos como el que está bajo estas líneas en pantalla de cine mola un puñado. También hay que tener en cuenta que las charlas no suelen grabarse y muchos de los documentales y vídeos no están disponibles tampoco para ver libremente. Algunos son de pago, otros son demos presentadas en concursos en años anteriores y no están colgados en ningún sitio y cosas así.

Si tienes la oportunidad de asistir yo que tú no me lo perdería.

 

10 de octubre de 2016

Alquilar internet por horas


Escribo estas líneas en un teclado mecánico con las teclas descoloridas y gastadas, rodeado de gominolas Haribo, refrescos de malta, cabinas telefónicas y pósters de videojuegos de la pasada generación: estoy en un cyber. Mientras el dependiente está amenizando mi sesión con un ruidoso anime, yo me bajo algunos miles de archivos de un server ftp que por algún extraño motivo no he podido descargar desde mi portátil en casa.

Escribí las primeras entradas de este blog en un ciber también, hace cerca de 10 años, en mi etapa de barcelonauta, mientras buscaba un piso más permanente que en el que estaba (que era "de prestado" y tenía que dejarlo a finalizar el mes). En aquel entonces era ya muy raro no disponer de una conexión casi permanente y los cybers ya había dejado de estar centrado en el Counter Strike para centrarse en ser locutorios.

El cyber que frecuentaba tenía forma rectangular, con baldosas amarillentas, escritorios reciclados y monitores de tubo de 15 pulgadas. Siempre olía a una mezcla de cuero y lejía. Su población estaba formada por el dependiente y varios amigos suyos, un cabeza rapada (algo ya mayor para andar con bomber y new rocks), un músico de orquesta de algún país escandinavo y un servidor.

Hoy en día lo raro no es ir a un sitio y conectarte, sino lo contrario: ir a un sitio donde no hay cobertura.

La verdad es que estando allí entonces -igual que aquí hoy- por encima del ambiente rancio, la luz fría y artificial de los fluorescentes, la incomodidad de la silla, la falta de privacidad... no puedo evitar sentir cierto románticismo ante la situación: alquilar un acceso a internet para entrar durante un rato al mundo virtual. En cierto modo ir a un local sórdido y alquilar un ordenador y acceso a internet por horas para mí es rememorar esa época en la que la red de redes era algo más extraordinario.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...