5 de mayo de 2017

Un sueño llamado Cartago I - Introducción


Siempre me han gustado los escenarios complejos para Vampiro la Mascarada. Me fascina la idea de hacer una crónica llena profundidad y con vida propia, en la que continuamente nazcan y mueran subtramas merced de las acciones de los juagdores. De hecho mi modo de juego habitual y sino tengo la oportunidad de desarrollar las cosas de esta manera es casi seguro que no encuentre motivación en hacer una partida de Vampiro. Para one-shots ya tenemos Mago, Hombre Lobo o incluso Cazadores cazados.

Creo que todo empezó a raíz de comprarme el suplemento Nueva Orleans Nocturno (el de la Segunda Edición del Viejo Mundo de Tinieblas, no el suplemento de Réquiem), donde incluían montones de PNJs con historia y estadísticas junto esquemas de "cuadrillas" y diagramas que mostraban las relaciones entre ellos. Sé que esto empezó ya con el manual de Chicago Nocturno, pero el que yo me compré en su día fue el de Nueva Orleans.

Sea como fuere, a lo largo de aproximadamente 15 años como Director de Juego de Vampiro habré creado una docena de ciudades para sendas crónicas (algunas con años de duración), la mayoría de ellas con todos los PNJs bien definidos.

Con los años surgió la idea en mi mente de crear una especie de "ciudad persistente", un entorno de juego que cambiase lentamente, con los añadidos que aportasen las distintas crónicas jugadas. Y ahí es donde empieza a nacer mi versión de Los Ángeles y mi crónica persistente "Un sueño llamado Cartago".

Las premisas que barajo para crear esta ciudad es que sea el entorno de juego para diferentes crónicas y grupos de jugadores. Por fuerza tiene que tener una gran variedad de PNJs bien definidos, suficiente profundidad política para poder jugar con distintos niveles de complejidad de tramas (desde felices e ignorantes neonatos, a intrigantes antiguos pasando por peones ancillaes). Para albelgar tal cantidad de PNJs ha ser una ciudad enorme y decidí tomar como referencia Los Angeles, ignorando toda metatrama oficial de Vampiro acerca de los Estados Libres Anarquistas claro. L. A. no sólo es grande, sino que tiene toda una serie de símbolos e imageniería muy cercanos al tono que me gusta para Vampiro.

Una parte de todo lo que usaré son elementos reciclados de mis antiguas crónicas, así como personajes de jugadores readaptados en la medida de lo posible. En cierto modo trato de dar una mínima coherencia a lo que puedo recordar de todos estos años tirando dados de diez caras.

Dicho esto, queda por escrito mi intención de crear un entorno de juego persistente y complejo para Vampiro la Mascarada.
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...