23 de octubre de 2017

Desesperación (El Grito de Eduard Munch)


Caminaba yo con dos amigos por la carretera, entonces se puso el sol; de repente, el cielo se volvió rojo como la sangre. Me detuve, me apoyé en la valla, indeciblemente cansado. Lenguas de fuego y sangre se extendían sobre el fiordo negro azulado. Mis amigos siguieron caminando, mientras yo me quedaba atrás temblando de miedo y sentí el grito enorme, infinito, de la naturaleza.

Eduard Munch
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...