28 de febrero de 2018

Interstellar, agujeros negros y otras cosas científicas aplicables a juegos de rol hard cifi


El otro día ví que QuantumFracture acababa de publicar un vídeo sobre la ciencia de Interstellar, película que tenía en la lista de cosas pendientes, y decidí que era tan buen momento como cualquier otro como para ver la peli de Nolan.

Interstellar: una de cal y una de arena


La película está bastante bien, tiene una banda sonora fantástica (aquí un análisis de estos molones de Jaime Altozano), unos efectos especiales de Oscar y una historia interesante. En un momento del futuro cercano la Tierra lleva bastantes años dando señales de que no va a sustentar a la humanidad mucho más. Con esto en mente la NASA tiene un plan para llevar a la humanidad a la estrellas.

La parte mala es que presentan la situación del planeta Tierra, un futuro cercano en el que ya no hay ejércitos (lo que supone un impactante cambio respecto a nuestra actual sociedad), con una crisis agraria planetaria, una tecnología robótica bastante avanzada y una manipulación mediática contra la exploración espacial, en resumen, un mundo interesante para conocer con de detalle... pero no vamos a poder, porque lo que sale de la Tierra es básicamente una granja. No hay historia que te cuente la transición entre nuestro mundo y el suyo o una visión mínimamente razonable de cómo es la sociedad en ese momento: sólo hay una puta granja. Me siento como viendo las pelis de Star Wars: una galaxia con millones de mundos colonizados, pero se centran en el borde exterior.

Luego está cuando dicen aquello de "el amor es la fuerza universal que nos conecta" y todo se vuelve un poco WTF con el hipercubo biblioteca-telégrafo. Esto, después de 2 horas de metraje de aproximación hard-cifi da un poco de bajona. No digo que la trama de la paradoja temporal esté mal, a mí me ha gustado el fondo, lo que me ha hecho arrugar la nariz es la forma.

Sea como sea, si le quitas el asunto del amor y el sabor a drama familiar, la peli está bastante bien, con algunos puntos muy notables...

Agujeros negros, agujeros de gusano y singularidades


Uno de los aciertos, dicen los que saben, es cómo representan a Gargantúa, el agujero negro de la peli, que no es un sumidero sideral o un portal resplandeciente, sino una esfera rodeada de un disco, con luminosos bordes que delimitan el horizonte de eventos, ese límite infinito donde la realidad física se convierte en una asíntota espacio-temporal. El disco, por cierto, es en realidad otra vista de lo que percibimos como la esfera, distorsión visual creada por el inmenso campo gravitatorio del ente cósmico.

Hay una licencia artística importante en la película respecto a lo de meterse en el agujero de gusano tanto para pasar a otra galaxia como para llegar a la singularidad y hacer sus experimentos y es que, si me equivoco y hay algún físico en la sala que me corrija, hasta donde yo sé no puedes meterte en un agujero negro. Puedes caer, pero nunca llegarás a caerte del todo, sólo te acercarás cada vez más al horizonte de eventos. De hecho si llegases a estar dentro por lo que sea, no podrías salir.


La perturbación del tiempo


Otro punto interesante en la peli es la perturbación del tiempo a causa de la gravedad, cuanto más cerca de Gargantúa, más lento pasa el tiempo para ellos en relación a los demás. A determinada distancia  hasta el punto de que si algo está suficientemente cerca del horizonte de eventos el tiempo prácticamente se detiene.

A suficiente distancia de un agujero negro se puede estar bajo su influencia gravitatoria sin que esta afecte al tiempo, pero hay un punto en el que empieza a ralentizarse hasta la situación en la que si algo está suficientemente cerca el tiempo estará prácticamente congelado.

Aplicando esto a los juegos de rol


Más allá de las paradojas temporales como la presentada en Interstellar, tan interesantes como difíciles de manejar en una partida de rol hard-cifi, lo cierto es que los agujeros negros, ciñiéndonos a lo que sabemos hasta ahora, no dan todo el juego que se les otorga en la mayoría de las obras de ciencia ficción donde casi siempre son una excepción que meten dentro de la suspensión de la incredulidad de la hard-cifi (como la hibernación en los viajes espaciales).

No obstante, gracias a la película no sólo podemos renovar la imageniería alrededor de ellos, sino que podemos ponerlos como obstáculos o recursos argumentales: "el plan B consiste en acercarnos al agujero negro para obtener asistencia gravitacional pero habría que calcular cómo nos afectará la ralentización del tiempo".

También ofrecen la posibilidad de alterar el tiempo sin que los jugadores se percaten a la primera de cambio si sus personajes no tienen los conocimientos necesarios. Esto puede ir desde hacer que lleguen unos meses tarde a algún sitio hasta que se pasen siglos o milenios viajando cerca de uno sólo para escapar de su influencia gravitacional y ver cómo ha cambiado el mundo.

Sólo hay que pensar en lo que podría pasar en una batalla cerca de un agujero negro entre dos ejércitos de grandes potencias estelares en conflicto. ¿Qué pasará cuando termine esa batalla y el vencedor vuelva a su mundo décadas o siglos más tarde? Y por cierto, ¿qué podría haber motivado una batalla en esas circunstancias? Pensemos en Star Wars por ejemplo, una flota del Imperio Infinito volviendo de un lugar más allá del Espacio Salvaje y encontrándose con una República Galáctica desconocida. Sé de sobra que Star Wars no es ni remotamente hard-cifi y que no necesitarían de ningún pretexto científico para justificar algo así, ¿pero no es bonito pensar que con un poco de creatividad podemos incluso encajar cosas de la space opera en un marco de realismo científico?

24 de febrero de 2018

Pues el nuevo warhammer no está tan mal..

Esto va a sonar a sacrilegio pero, el nuevo warhammer no está tan mal. Si, AMIJOS y AMIJAS, la edición me gusta bastante. Ha conseguido lo que hacía mucho tiempo no hacía, que comprara, coleccionara y pintara miniaturas de GW, la malvada megacorporación, de la pérfida Albión. Pero vayamos por partes y destripemos esto un poco.

Empezaré por decir algo que no es propiamente de la edición, como siempre, GW nos da una de cal y una de arena. Imitando a otras empresas, primero te saca una miniatura, la versión cara a un precio subidito... y luego te saca la versión barata, a los 5 meses... Muy mal, GW. Me refiero a los Agressors y Dread Redemptor. No se sabía que iban a hacer eso, pero es una patada a las partes pudientes. Contextualizar, que esto, es práctica habitual de otras empresa, por ejemplo, Corbus Belli. La empresa que se las da buen rollo con el cliente, hace lo mismo... y como práctica habitual. Te saco la mini con escopeta y hmg, pero te saco primero la escopeta, y a los 8 meses la hmg. Eso es muy feo...

He escuchado muchas críticas al juego, que es muy sencillo, que ha perdido la esencia, que el nuevo trasfondo es una castaña... pondré algún ejemplo de cosas, que me parece que han mejorado. La primera cosa, ahora la cobertura tiene sentido. En ediciones pretéritas, daba igual que un marine estuviera en cobertura o no, te daba tu salvación especial a +5 y ya está. Ahora, el marine, se pone en cobertura y gana un bono de cobertura +1 cobertura, bueno, él y todas las tropas. Eso, ya es una gran diferencia. Segunda gran cosa, las armas modifican la salvación. El denostado Bólter pesado, tiene sentido al fin. Un arma de Fuerza 5, que te quita uno a la armadura, es un problema para el marine de base (que digo marine de base porque la mayoría de ejércitos son marines de lo que sea). Tres, desaparecen las armas de plantilla y se ponen las armas de 1d6 impactos, en algunos casos automáticos, y enlazo con el siguiente punto, cuando te cargan, tienes fuego defensivo aunque sea a 6... Not Bad.

Una diferencia con AOS, es que aquí puedes comprar las tropas, por puntos de una en una. En AOS, la mínima es de diez, hasta treinta... y puedes poner 20 pero no puedes trocear. En 40k, sí. Cosa que te permite cuadrar los puntos.  Espero que eso lo pongan así en AOS en el futuro...

Sino te gusta roboute, eres un hereje xD

Evidentemente, hay cosas que no me convencen, por ejemplo, spam de tropas. Ahora, si te haces marines, merece la pena hacerse un ejército de exploradores, baratos en puntos, las reglas especiales de marines, se les aplican (en el caso de marines, la regla especial solo afecta a infantería, motos y Dreads). Los nuevos marines, que molan un cojón, no tienen mucho sentido... no pueden ir ni en un triste rhino.  Ese es el mayor handicap del juego... y como juegues contra alguien competitivo y que le gusta afilar las listas... mejor evitarlos (y los torneos, de paso).  Es como la primera edición de warmachine, la infantería le daba mil vueltas a los Jacks (¿o era la segunda edición?). Pongo un ejemplo, hay un objetivo que 5 marines espaciales controlan... pues te viene la peña de 30 orkos, te dispara y se queda a distancia de controlar el objetivo... ellos son más, ellos lo controlan.

Pero dicho esto, si te gustan las miniaturas con detalles, los nuevos marines primaris, son tus minis. Miniaturas con un esculpido 3D detalladas, que incluso las monopose molan, y no tan estáticas como las antiguas, son las tuyas. A mí me encantan. Para pintar son geniales, yo me divierto mucho con ellas. Además, aunque no sean la mejor tropa para la actual edición, si las consideras élite, puedes hacer un ejercito algo económico, que ocupa poco. Eso me viene de perlas, los marines de la caja básica, unos agressors de los monopose, el Dread monopose (que es bastante grande y mola el rediseño), y por relativamente poco, tienes ejercito de los nuevos marines. ¿Quieres la mejor miniatura del año pasado? Compra a Roboute, es otro miniaturón, me encanta...

 Nunca hay suficiente Roboute... ojala no saquen mas primarcas leales...

Esto es solo una exposición de primeras impresiones. Espero probarlo más y jugarla, sobretodo partidas grandes, las llamadas megapartidas, eso sí que me encantaría... El juego necesitaba un reseteo de reglas, esto me recuerda al paso de segunda edición a tercera, a más sencillo, pero más sencillo, en este caso, las cosas ganan... o yo me he vuelto raro.

Y ahora publico esto con permiso de Max...

¡Namaste!

16 de febrero de 2018

El don de Vorace

Escrita cuando su autor tenía sólo 17 años, El don de Vorace es una novela corta absorvente y surrealista. Es difícil describirla con palabras sin caer en la pedantería del crítico de foro. Trata de un tipo que descubre tras un intento de suicidio, para su desgracia, que es inmortal. Cuando leí la sinopsis pensé en los claros paralelismos con el delicioso cómic Johnny el Maniaco Homicida, una obra de la que me avergüenza no haber escrito nada todavía en este blog. Obviamente no pude resistir a leerla.



La historia, por cierto, transcurre en España, en algún momento del último tercio del S. XX y aunque las pocas referencias del texto a mí en particular no me dicen mucho del marco temporal, estoy razonablemente seguro que sucede durante los años 70.

Para muestra del tipo de texto que es, reproduzco aquí el capítulo 35.

El vuelo de un mosquito tensa y distiende mis ya rotos nervios. Posa sus patas negras en los gruesos labios de Hendrix. En mi estómago croa un ejército de ranas, tenga la sensación de ser un zar aburrido, un káiser sin uniforme, un papa en un burdel. Vomito sobre mi propio pecho con el recuerdo del perro y la vieja. El cuarto huele a yerba. La gran Sensación ronda por mi cabeza, el campanilleo del sexo de una araña que ata con su largo hilo las patas de mi cama. Cada poro de mi piel es una celdilla, las abejas me picotean dulcemente. El laberinto se enreda. Las escaleras de caracol conducen a una puerta de acero, por su rendija se escapa la luz. Graniza con fuerza ante mis ojos. Las calles parece piernas de mulata, un sudor frío las recorre, los anuncios son pozos de semen fosforescente, mi ombligo la tarántula sáxea, el instestino una enredadera que se anuda a los dientes, bebo colonia, con una cucharilla golpeo el yelmo de mi cabeza. ¿Quién habitará ahora la habitación  de las difuntas Beltrán? El fantasma de Débora niña me enseña la lengua, está llena de moho como creo que la tuve yo alguna vez. Sus axilas siguen oliendo a rosas de estercolero. Osiris escapa de la librería sin dueña, todos entran en el pozo. El profesor de paleontología busca un nuevo pene en las latas de basura, encuentra uno de mariposa y se lo incrusta al instante. La puerta de acero comienza a abrirse, un sol enorme se derrama por la escalera de caracol, mi cabeza es la cucaracha ahogada en la flema de mi espectro.

Y así sigue durante 120 páginas más o menos, aunque hay capítulos donde las cosas tienen más sentido y se puede seguir una historia.

Al autor, Félix Francisco Casanova, se le tiene por una especie de Rimbaud español, supongo que por el aura de poeta maldito que se gastaba escribiendo lo que escribía y por morirse a los 20 años el chaval.

12 de febrero de 2018

El arte de Christian Martin Weiss


Christian Martin Weiss es un Diseñador gráfico, ilustrador y fotógrafo,  autodidacta que le gusta contar historias alternando la oscuridad, la poesía y un alto grado de belleza,fFábulas con las que el autor quiere “contar una mentira convincente para mostrar una verdad acerca de la condición humana”.







5 de febrero de 2018

Estado actual del frikismo (de un servidor claro esta)

Muy buenas a tod@s.

Como me gustó la entrada de Max haciendo un poco de evaluación, he decidido copiarle la idea, pero hablando de futuribles, y de como está la cosa actualmente. Dejar las cosas por escrito, siempre ayuda porque la cabeza y la memoria siempre nos traicionan y más a menudo de lo que creemos. Escuché una vez que cuando recuerdas algo, en realidad recuerdas el recuerdo... y nos engañamos más de lo que parece.

Vamos a escribir un poco...

Para comenzar, el nivel de frikismo, baja... y eso es malo. Sé queda menos y se hace menos, grupalmente hablando. Por contra, para hacer un poco de muleta, intento frikear más por mí mismo, leer más blogs, pintar miniaturas, dibujar algunas cosas frikis... pero creo que la cosa ha bajado, pero a la vez tengo la sensación que aunque sea menos, es de más calidad. Algo es algo que dicen...
El gran perdedor es el rol... por desgracia. No lo he dejado, pero juego poco y mastereo menos. Al final, pintar me llena bastante y el rol es genial pero... es una cosa bilateral y si la otra parte no puede, o no quiere, pues nada de nada. Si me proponen rol, casi siempre digo que sí, son risas garantizadas y pasar un muy buen rato, pero la cosa está mal....

Mi alter ego piensa otra cosa...

Los grandes ganadores son los juegos de mesa. Buy and play. La gente se los compra, y no requieren esfuerzo, te lees las reglas y a echar dados. Son un buen placebo, hacen su función, quedar con tus conocidos, compañeros, allegados y amigos y pasar un buen rato. Es lo único que les pido.  Y aún en esto, la gente queda menos o puede quedar menos, lo cual es una verdadera... eso de pasar viernes y sábados noche en casa, viendo una peli o pintando miniaturas... es lo que hay.

Pero todo no es negativo. Los sábados tarde, los tengo apalabrados y casi siempre se hace algo... escenografía para wargames, una partida de rol... no son muchas horas pero es el mejor rato de la semana. Es un como Numancia, resiste (¡Aupa Soria!!!) En realidad, agradezco un parón de rol, pues estoy haciendo cosas que hacía tiempo que no hacía y me gusta recuperarlo. Tengo que decir que la última partida que me hicieron fue de un juego que nunca había jugado y fue muy entretenido, fue Mouseguard.


Lo que me gustaría salir es más de mi zona de confort y conocer nueva gente, pero para ello tengo que hacer una redistribución de tiempo, que llevará unos meses pero bueno, intento ser positivo.  Sobretodo recuperar lo de jugar partidas, porque siendo sincero, he sido más acaparador de miniaturas y pintor a ratos libres que no jugador de wargames. Sí, lo cierto es que no soy un jugón y eso tiene que cambiar. Bueno, ya veremos, si hay algún cambio de aquí a unos meses, lo postearé.

No voy a dejar el rol, es demasiado divertido, tampoco voy a darle unas vacaciones, pero va a pasar a ser una cosa más esporádica, más puntual... al menos hasta que termine de pintar unas cosas de wargames. Si el tiempo y el tema monetario lo permite, acabe teniendo una mesa de juego de wargames bastante decentilla, cosa que ya comencé con la compra en el Black Friday de un tapete de Microarts y este mes de enero de una escenografía de Gale 9 Force. Aquí se irán más euros, pero creo que merecen la pena.  

O sea, recapitulando, objetivos a hacer en los próximos meses, y así a final de año, podre comparar y rescatar este post y decir si he hecho los deberes frikiles;

  • Pintar un ejército de elfos silvanos que tengo y acabarlo este año (esto esta empezado).
  • Completar tres caballeros imperiales y jugar a 8 edición de warhammer 40k.
  • Rolear cuando y como se pueda (intento ser práctico, es lo que hay)
  • Pintar más minis que comprarlas.

Bueno, eso es todo... con permiso de Max...

¡Namaste! 

Primer teaser de Han Solo: una historia de Star Wars

Ya están disponibles los primeros planos de Han Solo: una historia de Star Wars, el segundo spin-off de la saga, donde conoceremos la juventud de Han Solo.



La verdad es que me esperaba algo con un tono más aventurero y menos oscuro, algo más Indiana Johns para entendernos. Aunque bueno, es sólo una sensación, tampoco vamos a juzgar la peli por unos pocos segundos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...