28 de febrero de 2018

Interstellar, agujeros negros y otras cosas científicas aplicables a juegos de rol hard cifi


El otro día ví que QuantumFracture acababa de publicar un vídeo sobre la ciencia de Interstellar, película que tenía en la lista de cosas pendientes, y decidí que era tan buen momento como cualquier otro como para ver la peli de Nolan.

Interstellar: una de cal y una de arena


La película está bastante bien, tiene una banda sonora fantástica (aquí un análisis de estos molones de Jaime Altozano), unos efectos especiales de Oscar y una historia interesante. En un momento del futuro cercano la Tierra lleva bastantes años dando señales de que no va a sustentar a la humanidad mucho más. Con esto en mente la NASA tiene un plan para llevar a la humanidad a la estrellas.

La parte mala es que presentan la situación del planeta Tierra, un futuro cercano en el que ya no hay ejércitos (lo que supone un impactante cambio respecto a nuestra actual sociedad), con una crisis agraria planetaria, una tecnología robótica bastante avanzada y una manipulación mediática contra la exploración espacial, en resumen, un mundo interesante para conocer con de detalle... pero no vamos a poder, porque lo que sale de la Tierra es básicamente una granja. No hay historia que te cuente la transición entre nuestro mundo y el suyo o una visión mínimamente razonable de cómo es la sociedad en ese momento: sólo hay una puta granja. Me siento como viendo las pelis de Star Wars: una galaxia con millones de mundos colonizados, pero se centran en el borde exterior.

Luego está cuando dicen aquello de "el amor es la fuerza universal que nos conecta" y todo se vuelve un poco WTF con el hipercubo biblioteca-telégrafo. Esto, después de 2 horas de metraje de aproximación hard-cifi da un poco de bajona. No digo que la trama de la paradoja temporal esté mal, a mí me ha gustado el fondo, lo que me ha hecho arrugar la nariz es la forma.

Sea como sea, si le quitas el asunto del amor y el sabor a drama familiar, la peli está bastante bien, con algunos puntos muy notables...

Agujeros negros, agujeros de gusano y singularidades


Uno de los aciertos, dicen los que saben, es cómo representan a Gargantúa, el agujero negro de la peli, que no es un sumidero sideral o un portal resplandeciente, sino una esfera rodeada de un disco, con luminosos bordes que delimitan el horizonte de eventos, ese límite infinito donde la realidad física se convierte en una asíntota espacio-temporal. El disco, por cierto, es en realidad otra vista de lo que percibimos como la esfera, distorsión visual creada por el inmenso campo gravitatorio del ente cósmico.

Hay una licencia artística importante en la película respecto a lo de meterse en el agujero de gusano tanto para pasar a otra galaxia como para llegar a la singularidad y hacer sus experimentos y es que, si me equivoco y hay algún físico en la sala que me corrija, hasta donde yo sé no puedes meterte en un agujero negro. Puedes caer, pero nunca llegarás a caerte del todo, sólo te acercarás cada vez más al horizonte de eventos. De hecho si llegases a estar dentro por lo que sea, no podrías salir.


La perturbación del tiempo


Otro punto interesante en la peli es la perturbación del tiempo a causa de la gravedad, cuanto más cerca de Gargantúa, más lento pasa el tiempo para ellos en relación a los demás. A determinada distancia  hasta el punto de que si algo está suficientemente cerca del horizonte de eventos el tiempo prácticamente se detiene.

A suficiente distancia de un agujero negro se puede estar bajo su influencia gravitatoria sin que esta afecte al tiempo, pero hay un punto en el que empieza a ralentizarse hasta la situación en la que si algo está suficientemente cerca el tiempo estará prácticamente congelado.

Aplicando esto a los juegos de rol


Más allá de las paradojas temporales como la presentada en Interstellar, tan interesantes como difíciles de manejar en una partida de rol hard-cifi, lo cierto es que los agujeros negros, ciñiéndonos a lo que sabemos hasta ahora, no dan todo el juego que se les otorga en la mayoría de las obras de ciencia ficción donde casi siempre son una excepción que meten dentro de la suspensión de la incredulidad de la hard-cifi (como la hibernación en los viajes espaciales).

No obstante, gracias a la película no sólo podemos renovar la imageniería alrededor de ellos, sino que podemos ponerlos como obstáculos o recursos argumentales: "el plan B consiste en acercarnos al agujero negro para obtener asistencia gravitacional pero habría que calcular cómo nos afectará la ralentización del tiempo".

También ofrecen la posibilidad de alterar el tiempo sin que los jugadores se percaten a la primera de cambio si sus personajes no tienen los conocimientos necesarios. Esto puede ir desde hacer que lleguen unos meses tarde a algún sitio hasta que se pasen siglos o milenios viajando cerca de uno sólo para escapar de su influencia gravitacional y ver cómo ha cambiado el mundo.

Sólo hay que pensar en lo que podría pasar en una batalla cerca de un agujero negro entre dos ejércitos de grandes potencias estelares en conflicto. ¿Qué pasará cuando termine esa batalla y el vencedor vuelva a su mundo décadas o siglos más tarde? Y por cierto, ¿qué podría haber motivado una batalla en esas circunstancias? Pensemos en Star Wars por ejemplo, una flota del Imperio Infinito volviendo de un lugar más allá del Espacio Salvaje y encontrándose con una República Galáctica desconocida. Sé de sobra que Star Wars no es ni remotamente hard-cifi y que no necesitarían de ningún pretexto científico para justificar algo así, ¿pero no es bonito pensar que con un poco de creatividad podemos incluso encajar cosas de la space opera en un marco de realismo científico?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...