31 de diciembre de 2018

Vampiro 5ª y el espíritu original


En estos años de revivals nostálgicos y de querer volver a lo original, con todos esos retroclones tan completamente asentados que son un género por derecho propio desde hace años, llega la 5ª edición de Vampiro la Mascarada, un juego que marcó un antes y un después en la escena rolera.

La pregunta que todos tenemos en mente, porque en parte es lo que nos han vendido, es si realmente vuelve la 5ª edición de Vampiro la Mascarada al espíritu original del juego.

Antes que nada hagamos un brevísimo repaso a la historia del juego. La primera edición de Vampiro la Mascarada tuvo un éxito moderado y donde realmente explotó el fenómeno fue con la segunda edición. Entre la publicación de una y otra hubo un año de diferencia y de hecho en España cuesta bastante encontrar gente que haya jugado a la primera edición. Después de unos añitos de suplementos y campañas a cada cual más alocada dentro de la segunda edición (y para muestra tenemos a Samuel Hight, un ghoul/hombre-lobo/mago), se publicó la tercera (aquí al principio la llamaron 2ª revisada) donde se equilibraron ciertas cosas, se cambiaron otras y en general se consolidó la metatrama que habían desarrollado sobre todo en 2ª. Es justo en este momento donde el éxito de Vampiro crece hasta niveles impensables, el inicio de una alternativa edad dorada donde aparecen por todo el mundo decenas de miles de jugadores de rol totalmente ajenos al D&D y sus aledaños.

La aparición de tanto jugador nuevo fue algo enormemente positivo. No sé hasta qué punto White Wolf creó un estilo de juego realmente nuevo (la gente que jugaba de forma más "narrativa" ya hacía tiempo que andaban por ahí), pero desde luego lo elevaron a un nivel de popularidad nunca visto hasta entonces. Con los años muchos jugadores terminaron convirtiendo Vampiro en un juego de superhéroes con colmillos, en buena parte por culpa de White Wolf y la escalada de poder, violencia y metatrama que generó con sus suplementos de 2ª edición. La 2ª revisada / 3ª lo único que hicieron fue consolidar todo esto.

Ahora, a finales de esta década, los herederos del lobo blanco sacan una 5ª edición (asumimos que la 4ª fue V20) que promete volver a los orígenes. Lo que muchos nos preguntamos es si realmente lo hace y la respuesta me temo que es ambigua.

Por un lado tenemos que pensar en cuál es el espíritu original del juego. Vampiro fue un hijo de su tiempo y parte de su éxito se cimentó en su buena sinergia con el zeitgeist. Inicialmente el espíritu gótico del momento de principios de los 90 se manifestó dentro de la subcultura de los cómics, la música y otras formas de arte pop (The Sandman, The Cure, The Crow) y Vampiro formaba parte de esa subcultura. Hay que tener en cuenta además que este tono afecta tanto a la estética como a los temas de las partidas.

Las primeras historias trataban sobre la recuperación de la humanidad y la famosa frase "monstruo soy para en monstruo no convertirme". En la primera edición incluso se ponía el foco sobre el Sire como símbolo de aquello contra lo que luchaba el personaje, poniendo sobre la mesa la idea de que no era demasiado tarde para él. De ahí las reglas de Humanidad y las Virtudes, la Jerarquía de Pecados y los problemas que causaba la alimentación. Se presentaba un modelo de organización social muy centrado en el entorno local (una ciudad) y sin más política que la cortesía aparente entre miembros de la Estirpe. Además estaban las Tradiciones, puestas como unas reglas que todos los vástagos seguían y que implican una gran independencia para todos los vampiros. Los títulos de Príncipe y Primogénito eran atrezzo porque en las partidas no trataban inicialmente de derrocar a los antiguos, sino en lo que pasaba en el entorno cercano de los jugadores, en su pequeña familia.

Una década más tarde nos sumergíamos en un revival de lo gótico que esa vez alcanzó cotas de moda mainstream, incluyendo estampados de calaveras en Zara y peluches de Jack Skeleton en la Fnac. Con tanta exposición la estética gótica clásica terminó sobadísima y las nuevas tendencias convergían con lo industrial. Para salirse de ese mainstream había que irse al látex brillante, las máscaras de gas y el cybergoth. Al mismo tiempo que pasaba eso, se publicaban más y más libros de Vampiro.

Durante la vigencia de la segunda edición se desarrolló la Yihad en extensos suplementos y se detallaron sectas, clanes y líneas de sangre. Las crónicas, a pesar de estar escritas sin ningún tipo de organización previa, cada vez iban más lejos y aumentaban la escala de poder presentada. Complots políticos que ocultaban otros complots, grupos secretos dentros de otros grupos secretos, hilos de la metatrama tan ambiciosos como discontinuados, antiguos con el poder de dioses...

Cuando tocó renovar la edición, todos esos elementos que no tenían ya nada que ver con el espíritu original se reorganizó y consolidó en los nuevos libros. Así fue la época en la que nació la 2ª revisada / 3ª edición de Vampiro la Mascarada, donde vampiros armados con katanas se enfrentaban a hordas de monstruosos ghoules tuneados por Tzmisce sadomasoquista, las intrigas políticas a golpe de Dominación y Presencia y la diablerie era la forma de "subir de nivel".


El arte de entonces estaba más estandarizado porque todo el mundo tenía ya en mente determinados cliches estéticos y era lo que se demandaba. Además, en un mundo de juego en el que los jugadores se habían acostumbrado a la política de altos vuelos y a ver más antiguos que neonatos, estos tenían que tener su acomodo, haciendo que la imagen de estravagantes vampiros de otras épocas fuera algo común. La banda sonora había cambiado de The lovecats a The beautiful people y la peli que mejor ejemplificaba una partida media de Vampiro ya no era El ansia, sino Blade. El espíritu original se había perdido.

Tras bastantes años de éxito comercial y otros tantos de olvido, llegamos al V5, que se supone que es una vuelta a los orígenes de Vampiro la Mascarada. ¿Y realmente supone una vuelta al espíritu original? Yo creo que sí y no. Sí parece un intento de volver a los orígenes en los temas, ya que han cambiado la metatrama anulando gran parte de la base de en lo que se había convertido el juego: la Yihad y sus batallas en las calles y los eliseos. Aún con todo, la mera existencia de la Camarilla como organización política no me convence, creo que habría quedado mejor si secta hubiera tenido el mismo destino que el Sabbat.

Donde no se recupera nada es en la parte estética, pero porque no hay nada que recuperar. El Gótico-Punk era un producto del zeitgeist, por lo que está muy atado a las sensaciones de haber vivido ese momento. Es como pretender experimentar los 80 viendo hoy el cine de entonces (no digamos ya a través de productos modernos como Stranger Things), no es algo que funcione: la nostalgia no se puede experimentar a base de fingirla.

Pasa lo mismo con géneros como el cyberpunk, lo beatnick o el peplum, son expresiones culturales demasiado atadas a un momento concreto como para ser interpretadas, o siquiera entendidas, de la manera que fueron concebidas por gente que no vivió en sus respectivas épocas.

Tal vez por eso han apostado por esa nueva estética que han llamado Neo-Noir, porque quieren crear algo nuevo, no recrear algo apelando a un recuerdo que muchos de sus jugadores no tienen. Creo que ha sido una buena decisión aunque a mí el nuevo Vampiro 5ª me parece estéticamente horrible.

Quisieron salvar Vampiro la Mascarada y puede que lo consiguieran, pero no para mí.

24 de diciembre de 2018

¡Morry Christmas! 🎄


Sugerencias para los Reyes Majos

Ya estamos en estas fechas de darle al coco para hacer y recibir sugerencias que fomento el alegre consumismo navideño. A mí en particular me produce un cierto estrés pensar en regalos porque ¿qué se yo qué quiere nadie? Bastante tengo que saber qué querría yo.

El año pasado ya puse una lista con cosinas frikis que había puesto en mi carta y que tal vez le sea de utilidad a alguien más. Este año me propongo hacer lo mismo, aunque no hay tanta selección como en aquella ocasión de 2017.

Pathfinder de bolsillo


Para este año repetimos algunas cosas básicas al igual que en 2017 y que uso bastante como manuales de bolsillo de Pathfinder. Yo ya tengo el de las reglas básicas, pero se me antoja útil tener también los otros 2, el bestiario y la guía avanzad del jugador. El primero por si me diese por preparar partidas a mí (y porque nunca he tenido un bestiario dungeonero, qué demonios) y el segundo porque es muy práctico tener varios libros de estos que se consultan habitualemente en una mesa en la que fácilmente puede haber 6 o 7 jugadores, cada uno subiendo de nivel o consultando cómo funciona una dote concreta que sólo está en ese libro.

Pantalla customizable de Savage World


Esto me parece algo la mar de chachi. Es una pantalla de 3 cuerpos de tamaño A4 con fundas transparentes a ambos lados. En teoría sirve para poner imágenes chulas en las fundas de fuera, tablas en las de dentro y que la mirada indiscreta de ese jugador no encuentre fácilmente el plano del Master donde tiene marcadas las trampas. En la práctica, tú y yo lo sabemos, su finalidad es que tires los dados pero te inventes el resultado sin tener que disimular mucho.

Lamentations of the Flame Princess


Sin duda uno de los retroclones más populares de los últimos años, el Lamentations of the Flame Princess es una nueva iteración del D&D con las particularidades que quiso meterle su autor y te lo puedes bajar de gratis (eso sí, sólo está en inglés). Gracias a su popularidad tiene montones de suplementos la mar de originales de autores de reconocida experiencia de todo el planeta.

Mantoid Universe


Y por último pero no menos importante tenemos este extravagante juego que nos ha traído a España No Ctrl-Z Games y que tiene una pinta estupenda. Es un juego donde puedes jugar con "hombres-cerdo, a hombres-mantis, a caballeros de oro y a todo tipo de yonquis al servicio del Caos". No sé de qué me está hablando, pero quiero saberlo. Necesito saberlo. Lo malo es que me enteré de la existencia de este juego tarde y no pude incluirlo en la carta de sugerencias. Lo bueno es que me lo compraré yo mismo esta semana y no tendré que esperar 2 largas semanas más para poder leerlo.

4 de diciembre de 2018

No tengo boca y debo gritar


Allí estaba, en un saliente sobre nosotros: el pájaro de los vientos que latía con su
propia respiración irregular, su cuello de serpiente se arqueaba dirigiéndose a los lugares
sombríos situados por debajo del polo Norte, sosteniendo una cabeza tan grande como
una mansión estilo Tudor, con un pico que se abría lentamente, como las fauces del más
enorme cocodrilo que pudiera concebirse, sensualmente; bolsas de arrugada piel
semiocultaban sus ojos malvados, muy azules y que parecían moverse con rapidez
líquida; sus destellos eran fríos como un glaciar. Se movió una vez más y levantó sus
enormes alas coloreadas por el sudor en un movimiento que fue como una convulsión.
Luego quedó inmóvil y se durmió. Espolines. Pico agudo. Uñas. Hojas cortantes. Se
durmió.

No tengo boca y debo gritar. Harlan Hellison.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...