5 de diciembre de 2019

Arcadia, la ciudad del eterno esplendor

Lo que sigue es parte de la ambientación de juego que tengo bosquejada en mi cabeza para partidas de ciencia ficción (que no me atrevo a clasificar de dura, pero que tampoco es space opera). Aunque cuando pienso y escribo estas cosas siempre tengo en mente el CdB Engine, este texto en concreto es lo que llaman ahora "agnóstico".

La estación espacial Arcadia

Arcadia es una enorme estación espacial que orbita alrededor de un agujero negro. Las leyendas cuentan que contiene el mayor archivo de conocimiento de la galaxia y que crece con el paso del tiempo ya que es el destino de innumerables sabios que peregrinan hasta allí portando con ellos el conocimiento de sus civilizaciones.

Una cantidad significativa de vendedores de crecepelo estelar, profetas y charlatantes de todo pelaje dicen venir de Arcadia como parte de su historia, pero realmente no se sabe de nadie que haya estado y vuelto para contarlo.

La realidad es muy distinta. Arcadia, la ciudad del eterno esplendor, antaño un gran mundo colmena, es principalmente una ruina gigante infestado por mutantes. Si bien existe una Ciudad Alta donde un grupo de privilegiados viven bien, la mayor parte de la estación es una enorme arcología espacial abandonada en la que millones de personas sobreviven como pueden a las hordas de mutantes, los inquisitivos sacerdotes de la Ciudad Alta y los ocasionales ataques de bárbaros caníbales.

El continuo espacio-tiempo

La estación está lo suficientemente cerca del agujero negro como para que su masiva gravedad afecte al tiempo en sus cercanías. Cualquiera que caiga en ella, experimentará esta dilatación del tiempo debido a las fuerzas de marea del agujero negro, de forma que un día en Arcadia suponen años fuera de su área de influencia. Por esta razón la gente que viaja a Arcadia nunca más vuelve a ser vista con vida, al menos por sus contemporáneos.

Entorno

Arcadia es un mundo colmena de proporciones épicas. Tal vez el mayor de su clase. Es tan grande que la mayoría de la gente nunca ha visto el exterior, pasando su vida recorriendo kilométricas galerías, tan amplias y altas que parecen estar abiertas al cielo. A un falso cielo cuajado de luminarias que producen una luz blanca que separan innumerables niveles y sectores a lo largo y ancho de la nave.

Complejos de granjas hidropónicas y sistemas de reciclaje integrado crean zonas verdes y parques que cuando son adecuadamente tratadas pueden funcionar como granjas. En las partes de Arcadia donde ya no hay suministro energético estas granjas son páramos con grandes vasijas vacías, tuberías secas y balconadas abandonadas. Muchas otras granjas han seguido funcionando sin la asistencia de mano humana y se han convertido en auténticos bosques y selvas, en ocasiones con extraña vegetación con diverso grado de mutación al haber estado expuesta a virus alienígenas.

Arcadia también fue provista de vida animal en sus inicios en forma de mascotas de todo tipo, a los que hay que sumar los que llegaron con los comerciantes que iban y venían. Hoy, como entonces, muchos humanos tienen perros, gatos y pájaros como mascotas. Con el tiempo estas mascotas asilvestradas y sin apenas depredadores han formando grandes manadas salvajes que deambulan por las calles desiertas. A esto hay que añadir los insectos, roedores y otras especies adaptadas a los entornos urbanos que han proliferado y en no pocos casos evolucionado por su cuenta al entrar en contacto con todo tipo de agentes mutagénicos.

Habitantes

La población de Arcadia se divide en 4 grandes grupos y el mayor de ellos son los "ciudadanos" normales. Saquean lo que pueden en las casi infinitas entrañas de la ciudad, trabaja en granjas hidropónicas abandonadas y tienen una sociedad cuasi tribal, organizándose en grupos cohesionados por débiles lazos con-sanguíneos.

Viven en edificios reacondicionados y su conocimiento de la tecnología es rudimentario y práctico. Su medicina está basada en supercherías y dependen en gran medida de los ungüentos que les dispensan los sacerdotes para tratar las peores enfermedades y de hecho se someten a sus supervisiones durante los oficios y les ofrecen donaciones y a sus propios hijos e hijas a cambio.

Con el paso de las generaciones han perdido la perspectiva de la realidad y el conocimiento científico y la mayoría creen que no hay más mundo que el de la ciudad. De hecho es lo que les dicen los sacerdotes de la Ciudad Alta, quienes les provén graciosamente de algunos dones a cambio de su fe.

El segundo grupo en tamaño son los mutantes, gente que una vez fue normal y que ha sucumbido a una variedad de enfermedades y virus que los han convertido en monstruos. Los mutantes deambulan por sectores y niveles más abandonados de la ciudad, se pelean entre ellos y ocasionalmente depredan a los ciudadanos. No hay cura para la Enfermedad ni esperanza alguna para los enfermos, sólo dolor y una existencia incierta y deshumanizada.

Los sacerdotes son una pequeña organización moralmente degenerada que controla la mayoría de la tecnología que todavía funcionan en Arcadia. La Ciudad Alta donde viven era una ciudadela para los oficiales del mundo colmena y tiene algunos puestos de control todavía operativos, aunque su conocimiento del funcionamiento es escaso. No sólo controlan el suministro energético de gran parte de las granjas hidropónicas conocidas, sino que tienen a su disposición algunas fábricas operativas y sobre todo laboratorios con los que fabricar drogas que les proporcionan placeres, longevidad y resistencia a las enfermedades.

La casta sacerdotal supervisa la salud de los ciudadanos y ocasionalmente recluta para su servicio personal a algunos elegidos. Aunque esto significa verse obligados a realizar tareas odiosas o les hagan trabajar hasta la muerte, nadie conoce su destino real por lo que todos desean ser elegidos.

Finalmente están los pequeños grupos que viven al margen de la ley de los sacerdotes, su supervisión y sus imposiciones. Mientras que muchos han encontrado lugares apartados en Arcadia donde hay granjas fuera del control de la Ciudad Alta, otros se han vuelto brutales y caníbales.

4 de diciembre de 2019

Fase de aceptación

Las fases del duelo siempre terminan con la fase de aceptación y parece que es a donde yo estoy llegando rápidamente.

Durante años he despotricado a todo el que me quiso escuchar contra los modos infames de la industria editorial, esa que impone la obsolescencia de sus juegos a golpe de nueva edición y que tiene la muy perversa costumbre de publicar básicos partidos en varios volúmenes. Hay montones de cosas que me desagradan profundamente de la forma de proceder de las más exitosas de estas empresas y hasta he escrito una Jerarquía de Pecados Editoriales. Y mientras me quejaba me decía a mí mismo que era información que aportaba al mercado de las cosas que como cliente potencial me aleja del mercado.

Además de molestarme mucho estas cosas de la obsolescencia en el rol (que sí, que ya sé que nadie va a tu casa a quemarte los libros viejos, pero al final del día tienes que decidir si seguir la hoja de ruta marcada por la editorial o quedarte fuera), siempre he dicho que la actual ni segunda edad de oro del rol ni hostias.

Mi tesis es que todas las líneas de juegos de las principales cabeceras (D&D, La llamada de Cthulhu, Señor de los Anillos) son carísimos y que así no hay forma de atraer a nuevos jugadores, ya que son esos prácticamente los únicos juegos que gozan de buena distribución y llegan a las tiendas. Es más, la inmensa mayoría del rol se vende en tiendas y hace muchos años que hay muy poco rol en las tiendas, así que blanco y en botella.

Quienes defienden una segunda edad de oro argumentan entre otras cosas que gracias a los mecenazgos hay muchísimos más juegos publicados. Claro que sí, pero son juegos apenas sin distribución y con unos costes elevados (porque las tiradas son pequeñas), lo que deja bastante mal parada la rentabilidad de los mismos. Encima muchos de ellos son caros en comparación con la calidad/precio de los de las grandes editoriales. Para terminar, todo lo anterior se junta para que estos juegos terminen siendo flor de un día: tiradas muy pequeñas que se agotan rápidamente y escasa rentabilidad aseguran una vida intensa pero corta.

Desde mi punto de vista ni las grandes editoriales apoyan la afición como deberían (generando libros suficientemente baratos para colocarlos en grandes superficies comerciales), ni las pequeñas editoriales que hacen lo que pueden y publican por mecenazgo son el motor de ninguna edad dorada del rol.

Pues bien, empiezo a pensar que estoy equivocado. Ayer acudí a mi tienda habitual para hacerme con la 7ª edición de La llamada de Cthulhu y para mi sorpresa la tienda había cambiado la localización de los juegos de rol: de una estantería minúscula y medio oculta, a otra el triple de grande en una zona mucho más visible. Además estaba lleno de libros mecenados como La sombra de Saros y de editoriales pequeñas como la última edición de Savage Worlds.

Hacía mucho tiempo que no veía tantos y tan variados libros de rol en una tienda. Demasiado tiempo. Si esto no es una burbuja temporal, si esto es sostenible en el tiempo, si estos son los nuevos tiempos, celebro haber estado equivocado todo este tiempo 😃.

3 de diciembre de 2019

Las pifias en el Sistema Narrativo tradicional

Esta mañana, mientras escuchaba un estupendo podcast de Milanosfera sobre Vampiro 5ª volvió a salir el manido tema de las pifias del Sistema Narrativo tradicional (el de la dificultad variable).
Creo que he escrito esto tantas veces en foros y redes sociales que no estoy seguro de si ya habré escrito aquí también, pero allá vamos otra vez.

Antes de meternos en harina, repasemos como funciona el sistema. El Narrador pone una dificultad y el jugador tira los dados que le correspondan. Cada resultado igual o superior a la dificultad es un éxito y cada 1 resta un éxito, los 10 según las ediciones se repite, cuenta como 2 éxitos o no hace nada especial. Si al final hay más unos que éxitos, la tirada es una pifia.

Es muy típico pensar, decir y acusar al sistema de arbitrario y de que cuantos más dados tiras más probable es que pifies y eso es falso de todo punto.

Si observamos con un poco de detenimiento el sistema podemos ver que cuantos más dados tiremos más posibilidades hay de acumular unos... ¡Pero la cantidad de éxitos también crece en la misma proporción relativa!

Hagamos un poco más de foco en las probabilidades. Con una dificultad de 6:
  • Probabilidad de sacar 1: 10%
  • Probabilidad de fallo (2 a 5): 40%
  • Probabilidad de éxito (6 a 10): 50%
  • Una tirada de 10 dados a dificultad 6 obtendría, de media, 4 éxitos.

Con una dificultad de 9:
  • Probabilidad de sacar 1: 10%
  • Probabilidad de fallo (2 a 8): 70%
  • Probabilidad de éxito (9 a 10): 20%
  • Una tirada de 10 dados de dificultad 9 obtendría, de media, 1 éxito.

Estas probabilidades se dan para cada dado que se tira, sin importar la cantidad de ellos. Evidentemente, cuando más alta sea la dificultad, más difícil es acumular éxitos, pero siempre va a ser más fácil obtener éxitos que pifias (excepto en el caso de la dificultad 10, donde se rompe el sistema).

Es buena idea tener en mente las matemáticas del sistema cuando juguemos con el Sistema Narrativo tradicional (1ª, 2ª, 3ª y V20) porque una dificultad de 7 u 8 va a ser bastante desafiante para la mayoría de los personajes a no ser que estén muy especializados en eso en concreto. De hecho me gusta bastante aplicar la regla de éxito automático si la reserva de dados iguala la dificultad, los personajes realmente buenos no tienen nada que demostrar.

Del mismo modo es un poco confuso el como variar la dificultad, si subiendo y bajando el número a alcanzar o si añadiendo y restando dados a los dados que se tiran. De hecho en los propios manuales parece que usan una y otra opción indistintamente y no creo que sea muy buena idea.

La dificultad a obtener marca lo duro que es hacer algo, mientras que la cantidad de éxitos necesarios marcan el grado necesario de éxito. Es parecido, pero no es lo mismo. Así, un personaje con una reserva de dados pequeña podría fallar al hacer algo fácil pero laborioso (dificultad 4, pero requiere 5 éxitos), no porque no sea capaz, sino porque es demasiado lento o no consigue profundizar suficiente en el éxito.

Y hasta aquí mi perorata defendiendo el incomprendido Sistema Narrativo y sus matemáticas, un gran sistema que se pone al servicio de la narración, no de cuestiones tácticas y que tiene su fuerte en la construcción del personaje.

2 de diciembre de 2019

Escenografía de papel

Me gusta jugar a rol con miniaturas y de hecho lo hago cuando puedo, pero si una cosa desluce una mesa de juego (aparte de las minis sin pintar) es tener que poner una cajetilla de tabaco en el plano para simular la planta de un edificio.

Esto se puede solucionar de forma muy económica usando papercraft, o sea, haciendo escenografía de papel, cartulina, cartón o materiales similares. Según lo mañosos que seamos puede quedar incluso más chulo que los edificios de materiales más consistentes ¡y encima no necesitan pintado!

Aquí os dejo este enlace sacado del maravilloso blog de obligado seguimiento y lectura El Descanso del Escriba donde tenemos un montón de papercraft para descargar gratis.

Pero no sólo hay en ese foro cositas de estas, en sitios como DriveThruRPG está lleno de recursos de este tipo. Por ejemplo, la serie Print & Paste de Crooked Staff Publishing tienen un montón de material de este tipo en "paga lo que quieras".

Podemos pensar que entre impresiones a color en cartulina, usar cartón-pluma como base y cosas así esta escenografía puede terminar saliendo un poco cara, pero sigue siendo muchísimo más barata que las demás opciones, es menos frágil, pesa menos, se transporta mejor y los tiles incluso pueden ir en un archivador junto con las hojas de personaje. Yo la verdad es que le veo todo ventajas.

Por cierto, mientras buscaba papercraft, me encontré con que Talsorian Games Inc (la gente de Cyberpunk 2020) tiene puesto en "paga lo que quieras" el mítico mapa de Night City que venía con la guía del mismo nombre, de un enorme tamaño de 34x22 pulgadas (más o menos un A1) y 600 pdi. No sé si es algo temporal (hoy es cibermonday) o permanente, así que no estará demás aprovechar la ocasión.

Finalmente, juraría haber visto en algún sitio una entrada extensa en algún blog sobre paperhammer, o sea, papercraft de material de wharmmer como tanques y dreadnoughts. Si la encuentro la enlazaré por aquí también.

27 de noviembre de 2019

Nueva edición Apocalipsis 40k

Hace unos meses GW sacó una nueva edición de Apocalipsis, para jugar con sus minis de 40k. Esta edición es por suerte, diferente. En resumen, coge muchas de las dinámicas del antiguo Epic 40.000, el de los años 2000 y a jugar: órdenes, disparos, sistemas… coge muchas de estas cosas y las pasa al 40k en otra escala. Evidentemente, tiene algunas novedades, como el uso de dados de d12 y las heridas y heridas graves, etc…


A mi personalmente, me encanta. La idea de coger mis minis de 40k (que ahora ya están pintadas y se goza mil veces más). Es la excusa perfecta, para jugar partidas realmente grandes, y que no duren mil años. Y encima, es rápido y sencillo.

Pero hablemos un poco del sistema. Lo primero, es lo primero, soluciona uno de los grandes problemas de 40k: comienzo yo, te diezmo tus tropas y luego juega. Básicamente, hay fases, se alterna entre jugadores, y al final del turno, se hace el daño. Esto quiere decir que el primer turno está equilibrado y todos disparan y hacen por igual. Esto es una cosa que me encanta.

Lo primero que haces es asignar ordenes a cada destacamento (los destacamentos copian la organización actual de 40k), tú dices: este destacamento moverá y disparará, mover y mover y si llegan pegan en combate cuerpo a cuerpo, solo dispara y tienes un +1 al impactar (no mata, pero no está mal), y seguro que me olvido algo. Cuando haces un impacto, pones un marcador pequeño y con otro, ganas marcador de impacto grande. También hay una fase de moral pero tendría que repasar.

Los personajes son importantes. En cada destacamento tiene que ir uno y tiene un aura de mando de 12 pulgadas, para que las unidades están "In command", en rango). Si están fuera, en la fase de moral pueden ser eliminadas mucho más fácilmente. Si te lo eliminan, debes designar otro (pero pierden bonos). Cada ejército tiene un bono, los marines repiten chequeos de moral, etc…

También parecido al nuevo 40k, cada facción tiene una baraja con cartas, al estilo estrategias de 40k pero de manera aleatoria, que te da bonos. Si pierdes personajes, no robas de estas cartas y estás en desventaja.


Por desgracia, no he podido jugarlo aún (espero quitarme esa espina en 2020) pero tengo el manual y lo he leído (solo algo). Al final, como todo hijo de buen vecino, tiras de youtube y miras tutoriales.

Bueno, esto son algunas pinceladas de lo que es el juego. El único pero que le veo, es que la caja de inicio con manual, dados, marcadores y cartas es cara, 80 euros en PVP en GW.

Exprimiendo juegos de rol

Esta mañana en mewe estuvimos hablando sobre la proporción de diversión/coste que le sacamos a nuestros juegos de rol, porque seamos sinceros, muchos terminan sin ver mesa o ser realmente disfrutados de otras formas y me ha parecido un tema muy interesante.

En estos días de hiperconsumismo rolero a golpe de mecenazgo y luego acuérdate tú de lo que les queda por entregar, merece la reflexión de si realmente vale la pena comprar todo lo que compramos o si tenemos que pararnos a pensar si estamos tremendamente influenciados por la bola de nieve del hype. Esto lo digo sin escapárseme que soy el primero que compra por coleccionismo cuando no por apoyar a determinados autores u obras (Walküre y Espada negra son los que más destacan en este apartado), y puede que toquen menos mesa que otros, pero no por ello los considero malas compras.

Dicho esto, pensando sobre los juegos de rol que tengo ahora mismo en la estantería del vicio y creo que estos han sido los juegos y líneas a los que he sacado más y mejores horas de diversión (aunque no siempre jugando directamente como en el último caso):

  • La llamada de Cthulhu 3ª edición.
  • Runequest 3ª edición con mención especial al megadungeon El Abismo de la Garganta de la Serpiente y al manual de ambientación Dioses de Glorantha.
  • Cyberpunk 2020 con mención especial para los manuales de ambientación Chromebook 1 y 2.
  • Vampiro la Mascarada 2ª edición.
  • Mago la Ascensión 2ª edición.

No es que no haya "rentabilizado" muchos de mis otros juegos, pero estos son a los que más jugo les he sacado. Nótese que todos son publicaciones de antes del 2000. ¿Casualidad? No lo creo. Más bien es porque son juegos que más jugué, leí y releí durante mis gloriosos años de jugador de rol en la adolescencia y primera juventud.

También es de notar que en casi todos los casos son libros básicos porque hubo una época en la que los roleros como yo (de mi edad se entiende) teníamos tiempo para preparar y jugar largas campañas. No solo no necesitábamos decenas de suplementos para juntarnos a tirar dados, sino que estabamos acostumbrados a exprimir nuestros juegos.

Hay juegos que me han dado grandes horas de diversión, como Kult, Pendragon, Stormbringer o Star Wars D6, pero no los cuento entre los que más horas de sueño me han consumido delante del ordenador escribiendo o leyendo PDFs de dudosa calidad.

Por cierto que de los juegos que he comprado en los últimos años a los que más horas de disfrute les he sacado leyendo y releyendo han sido estos dos:

  • CdB Engine
  • Swords & Wizardry

Luego están los juegos que tengo como material de referencia, como Vampiro Edad Oscura y Hombre lobo el Apocalipsis (2ª edición en ambos casos), que aunque no los juegue directamente, sí que los uso de forma ocasional. Estos los considero amortizados en el sentido en que son como manuales que expanden con mucho detalle juegos que sí que uso mucho.

Y finalmente tengo un buen puñado de juegos indies como Frankenstein Faktory, Mantoid Universe, Vampire City, Lacuna Coil o Macadabre, que verán mesa, solo que no sé cuando o cuanto lo harán. De momento no me molestan en la estantería, porque son juegos cuquis que encierran la promesa de una experiencia diferente.

He tenido mucho más libros de rol de los que tengo ahora, pero los he ido vendiendo con los años al darme cuenta que en el fondo solo me servían para ocupar sitio y complicar las mudanzas. No hablo de tener 3 libros sueltos que no me valen para nada, hablo de que dejé ir unos 30 volúmenes entre  D&D 3ª, Shadowrun 3ª, Estirpe de Oriente y suplementos de Vampiro.

Al final creo que lo mejor es practicar un consumismo responsable en la medida de lo posible porque, a no ser que seamos coleccionistas incurables, los juegos de rol cogiendo polvo en la estantería solo son recordatorios de un consumismo que en el mejor de los casos no nos lleva a nada y en el peor a frustrarnos por no poder jugar por los motivos que sean.

26 de noviembre de 2019

Pues 300.000 visitas ya...

El 24 de marzo de 2012 anunciaba que, tras 5 años en el aire, el blog había llegado a las 50.000 visitas. Era un mundo feliz en el que el Google Analytics te decía los términos de búsqueda por las que llegaba la gente a tí y buena parte del tráfico llegaba desde blogs roleros. Pues del top 5 de blogs que me mandaban tráfico por aquello años sólo el insigne El Descanso del Escriba sigue funcionando (y a todo trapo).

El caso es que si en 2012 había alcanzado las 50.000 visitas, en 2017 llegué a las 200.000 (no me preguntéis donde está el post de las 100.000). Ahí ya eran más difíciles de aislar los blogs roleros de referencia, pero habia unos cuantos todavía.

Pues a pesar de abandonar sucesivas veces el blog, no hace mucho llegué a las 300.000 visitas. ¿De dónde viene todo ese tráfico? Pues mayormente de oscuros sótanos de Asia y Europa del Este, desde donde hordas de bots y spiders parten a rastrear internet de contenidos, sobre todo de sitios como el mío, ancianos digitales (13 años ya) con bastante contenido que crawlear y registrar.

Sea como fuere, aquí está el repaso de esas 300.000 visitas totales, de donde vienen y a donde han ido a parar.

Post más vistos

  1. ¡Feliz y terrible Halloween!
  2. ¿Cómo se pronuncia Cthulhu?
  3. Vampiro la Mascarada 5ª edición
  4. El fin de los 4 fantásticos
  5. Warhammer durante las Strategic Land IV

Principales webs de referencia

  1. Google
  2. Facebook
  3. http://redderol.blogspot.com/
  4. http://www.multifriki.com/ (desaparecida en combate)

Términos de búsqueda más comunes

  1. halloween
  2. cthulhu
  3. lego el señor de los anillos
  4. lego señor de los anillos
  5. cruzada estelar 

Estos días que ando revisando el blog, retirando imágenes con copyright (seguro que alguna se me escapó) una de las cosas que pude ver es la enorme cantidad de camaradas del metal de entonces que ya no siguen. Ha sido un bonito viaje al pasado en el que recordé los tiempos de Multifriki, Radio Telperion y el Carrusel Bloguero de Juegos de Rol, cuando esto de la blogosfera rolera era pequeñita y más o menos nos conocíamos todos.

La verdad es que da un poco de penita ver que tanta buena gente ha cesado su actividad bloguera, ¿no? 😢

Pero no todo es malo, porque mientras unos se van, otros llegan y ahora tenemos un buen montón de blogs de rol. O al menos esa es mi sensación. ¡Seamos uno más!

9 de noviembre de 2019

Semillas de aventuras cyberpunk

Hace unos años escribí un pequeño generador de semillas de aventura para partidas de corte cyberpunk con una herramienta que ponía a nuestra disposición Rolodromo.com. Hace poco me pasé por allí y vi que tenían la opción de logarse en la web (juraría que antes no existía), así que introduje mis credenciales y pude acceder a las tablas originales. Es una lástima que sólo haya podido rescatar un puñado de opciones (las de esa herramienta), pero prometo ir ampliándola con el timpo.

GENERADOR DE SEMILLAS CYBERPUNK

El funcionamiento es muy sencillo. Sólo se trata de ver quién está buscando gente para hacer qué y dónde y si tendrán algún problema adicionales que tendrán.

CONTRATANTE [tirar 1D12]
Esta es la gente que contrata a los PJs para hacer sabe Dios qué. Lo normal es que sea una corporación, pero también pueden ser otros grupos de poder como la agrupación anarco-pastafari o un conglomerado de pymes.

1 - NanoSeed, una corp de nanotecnología
2 - NuMedia, una corp multimedia
3 - ArsTech, una corp especializada en cibernética de moda
4 - BioStatic, una corp médica
5 - NoMo, una corp que fabrica productos de gran consumo
6 - FMS, la agrupación de anarco-pastafari
7 - StatusQuo, un poderoso Think-Tank con influencia política en medio mundo
8 - X-Nuub, una corp que fabrica estaciones orbitales
9 - BuBa, un conglomerado de pequeñas empresas que luchan contras las corps
10 - Securesky, una corp de seguridad en la Red
11 - Cortex, la corp que gestiona internet
12 - D&D, una corp de seguridad militar fundada por mercenarios

TRABAJO [tirar 1D6]
¿Qué tipo de trabajo le pedirán a los PJs? Legal o ilegal, estos son algunos de los trabajos más clásicos en las historias cyberpunk. Por supuesto nada impide que haya más de una misión o los PJs no tienen porqué saber la verdadera naturaleza de su trabajo, como por ejemplo en el caso de ser un señuelo.

1- Realizar una extracción
2 - Realizar un secuestro
3 - Ejercer de señuelo
4 - Cometer un atentado
5 - Proteger un envío de material
6 - Limpiar el rastro de un crimen

LUGAR [tirar 1D12]
Aquí generaremos el lugar del mundo a donde tendrán que ir, lo que puede implicar por sí mismo otros problemas.

1 - Una selva infecta de América
2 - Un desierto de Africa
3 - Una isla desconocida del Pacífico
4 - Una oscura jungla africana
5 - Un desierto industrial asiático
6 - La zona Nairobi
7 - Los barrios chungos de Berlín
8 - La zona alta de Moscú
9 - La zona sumergida de Los Ángeles
10 - La ciudad flotante de FreePort
11 - La estación orbital Alpha
12 - La estación orbital Beta

OBTACULOS [tirar 1D6]
Pero la cosa no tiene porqué ser fáciles. ¿Qué obstáculos habrá al margen de los que conciernan a la misión principal?

1 - Hay una IA detrás de todo esto
2 - Un grupo de mercenarios veteranos tiene intereses contrarios a los PJs
3 - Una tercera corp o facción recibirá muchos daños colaterales si se lleva a cabo
4 - Unos alegres pandilleros se oponen
5 - Los tipos malos usarán personas inocentes como rehenes
6 - Hay un traidor en el grupo (que ha sido pagado por una corp rival),

OBSTACULOS AMBIENTALES [tirar 1D4]
Si decides que las cosas van a ser realmente complicadas puedes generar algo más de caos y complejidad dándole un poco más de color a las condiciones en que los PJs tendrán que desarrollar su plan.

1 - Un accidente reciente ha contaminado con radiación la zona
2 - Ha habido una contaminación del virus Z
3 - Los que lo han intentado hasta ahora no han vuelto
4 - Los autóctonos son particularmente hostiles

12 de agosto de 2019

25 años jugando a rol: Iä! Iä! Cthulhu Fhtagn!

Mi primer juego de rol

Cuando cumplí 12 años me regalaron un libro con una pareja de investigadores a punto de entrar en un castillo, mientras una serpiente gigante parecía deslizarse detrás de un coche amarillo. Aquel libro, "La llamada de Cthulhu. Juego de Rol en los Mundos de H. P. Lovecraft", cambió mi forma de entender el ocio para siempre.

Tengo el vívido recuerdo de leer tumbado en la cama, sobre mi colcha de figuras geométricas de los 90, sin entender demasiado de qué iba todo aquello. No conocía la obra de Lovecraft ni de ninguno de los escritores de su círculo (en realidad conocía a R. E. Howard, pero de otro tipo de obra) y tampoco tenía una idea formada de lo que eran los años 20 y 30. Tampoco ayudó leer en la introducción que ese no era el juego de rol típico, que en este valía más saber Leer/Escribir Latín que saber pelear... ¿Cómo eran entonces los demás juegos de rol? Sentía que no sólo era algo complicado, sino que estaba empezando la casa por el tejado.

Sin embargo persistí y durante todo ese año seguí leyendo a ratos el libro sin tener muy claro como hacer las cosas. Durante ese tiempo también pude estrenarme como jugador con mi primo (con el MERP), aunque eso no me ayudó mucho a enfocar correctamente mi lovecraftiano juego. Al final terminé saltando a la piscina y monté una partida siguiendo el cliché de escena de asesinato tipo Cluedo. No recuerdo nada de la partida salvo que había un piano y que en un momento determinado aparecía Y'Golonac... Corramos un tupido velo sobre la penosa escena.

Con el tiempo, terminé jugando con otras ambientaciones más asequibles. Me compré el Runequest y el amigo que me había regalado La llamada de Cthulhu, que se había comprado para sí mismo el Stormbringer y tampoco se aclaraba demasiado, me lo terminó dejando para ver si yo podía hacer algo con aquello (curiosamente hizo lo mismo unos años más tarde con Vampiro). Al final terminé con unos cuantos manuales, así que empecé a afianzar conceptos y ver las cosas con más claridad.

Siguiendo los escenarios (el nombre típico que se les da a las aventuras) del libro básico, dirigí las primeras partidas con pies y cabeza. La casa Corbitt, evidentemente, fue la primera (seguramente a día de hoy la que más veces he dirigido a ningún juego de rol). Dirigí todas las del libro, que son 8 sino me equivoco: la de la casa Corbitt, la del loco de la colina y los Mi-Gos, la de la casa que conecta con cavernas en una playa, la del gul que roba libros, la de los hombres lobo, la del misterio de Loch Fein, la del Secreto de Castronegro y una que se llama algo así como "Escenario inicial para una campaña".

Después de aquellos primeros tiempos fui ganando soltura y me enterré entre las páginas del libro donde se incluían fragmentos de traducciones de libros prohibidos y notas sobre los trabajos de traducción de los nombres de algunos primigenios. Ahí empecé una costumbre de elaborar acertijos basados en errores de traducción, conectando tangencialmente unos primigenios con otros y dándole profundidad al trasfondo mitológico de las historias, algo que sigo haciendo hoy en día (así siempre tengo ases en la manga por si un investigador saca un crítico y tengo que darle más información de lo previsto).

A esto hay que añadirle que gracias a este juego empecé a leer a Lovecraft (y por extensión a Poe). Me fascina la gente de mi edad que dice haberse leído las historias del Maestro de Providence con 10 años porque, ¿de dónde demonios sacaban los libros? ¿Quién se los daba? Yo tardé al menos un par de años en ver (o sea, en reconcer) libros de Lovecraft en las librerías.

Recuerdo que la primera historia que leí fue "El horror de Dunwich", que lo encontré de casualidad ojeando el catálogo de la colección Alianza 100 (100 libros que costaban 100 pesetas). Ese librillo tiene la historia en nuestro grupo de ser el libro que más nos costó leer a todos. No por complejidad, extensión ni nada así, sino simplemente porque pasaban cosas (como perderlo y tener que volver a comprarlo). Sencillamente el libro no quería que lo leyésemos, pero que al final disfrutamos leyendo con fruición.

Y después de ese vinieron el resto de la obra de Lovecraft, encabezados por el excelente volumen recopilatoio de Los Mitos de Cthulhu, de Alianza editorial y con un prólogo de Rafael Llopis que entonces me pareció estupendo. Fue una época bonita dominada por las plumas de Lovecraft y Poe... hasta que se acabó lo escrito, porque ambos escritores murieron jóvenes y no fueron demasiado prolijos.

Cómo suelen ser mis partidas

Al contrario que muchos de los jugadores de mi generación nunca llegué a dirigir las grandes campañas (La máscara de Nyarlathotep por ejemplo). De hecho me regalaron El rastro de Tsathoggua y sólo dirigí en un par de ocasiones 2 de las 3 aventuras que contiene, la de la casa encantada y el de la pared de hielo, sin embargo aquel libro tuvo un gran impacto. Primero porque fueron los primeros escenarios largos y bien detallados, y segundo porque del escenario del druída llegué a usar profusamente su trasfondo en otro juego: Vampiro la Mascarada (en mi crónica, los Van Laaden son un linaje de ventrues).

Además de no dirigir grandes campañas, como ya he comentado alguna vez en este blog, sólo he puesto en la mesa en 5 ocasiones a un primigenio o dios exterior (2 veces Eihort, un pie del Wéndigo, un Cthulu emergiendo del Pacífico y un Azathoth que invocó un inconsciente jugador). Entonces, si los PJs nunca salvan el mundo de inenarrables horrores cósmicos y tampoco mueren varias veces por partida a golpe de tentáculo primigenio, ¿a qué demonios juego?

Mayormente lo que juego suelen ser one-shots. En los primeros años eran sobre todo permutaciones de los escenarios de ejemplo del libro básico, aunque enormemente cambiados (en especial de El secreto de Castronegro). En la actualidad lo que suelo hacer es montar one-shots con un poco más elaborados que se desarrollan a lo largo de 15 o 20 horas de juego (algo que muchos no dudarían de calificar de campaña, pero no señores y señoras, eso tan sólo es una partida digna de tal nombre 😋).

La llamada es el único juego (junto con MERP) con el juego mismo espíritu con el que empecé a hacerlo hace 25 años. Los jugadores tienen sus investigadores y las partidas se van sucediendo, encadenadas, pero sin una metatrama particularmente fuerte. Eventualmente a algún jugador decide hacerse un nuevo investigador y se añade al pool de PJs de ese jugador. Al final, cada partida es un intenso one-shot que genera fobias, malas experiencias, enfrentamientos con el horror cósmico, relaciones con PNJs y/o hitos narrativos que se van apuntando en la hoja de cada investigador y van formando la cohesión entre partidas. Como los escenarios nunca implican cosas con un alcance desmesurado, no hay que hacer nunca "reseteos" en la ambientación (para hacer honor a la verdad, esto último es cierto sólo con los grupos de juego más habituales, que son el 90% de mis partidas de La llamada de Cthulhu).

Esta forma de jugar, por cierto, fue durante muchísimos años el modus operandi de los másters de nuestro grupo en todo tipo de juegos: La llamada de Cthulhu, Runquest, Pendragón, Stormbringer, Cyberpunk 2020, MERP... De este último juego (Middle Earth Role Playing, el famoso Señor de los Anillos basado en las reglas de Rolemaster), tenemos una campaña en curso en el que hay un personaje (un mago sinda) que tienen 20 años. Es una campaña especial que durante los últimos años jugábamos en Navidad cuando todos mis jugadores originales volvían a casa para tan señaladas fechas. Nuestra forma de ver las campañas cambió principalmente con la entrada de Vampiro en nuestras vidas, pero eso es otra historia.

Con los años mi forma de diseñar y dirigir partidas fue cambiando y tuve una época en la que nos centrábamos mucho tiempo en un juego y desarrollábamos campañas largas sobre una base diseñada ex profeso... Pero La llamada de Cthulhu siempre fue ese juego especial que tenía (y tiene) que jugarse como siempre lo habíamos hecho. Además, seamos serios, la integridad físca y mental de los investigadores no suele dar para una campaña entera y habría que forzar artificiosos ganchos para introducir nuevos investigadores cada dos por tres.

Qué materiales extra uso para jugar

Llegados a este punto, después de 25 años jugando en los mundos de Lovecraft, ¿qué reglamentos uso? Pues el que usaba hace 25 años. el de La llamada de Cthulhu, cuyas reglas son prácticamente iguales en sus ediciones 1ª a 6ª. Mi libro de Joc (que se correspondería a la 3ª edición) está guardado como oro en paño y sólo lo saco en las reuniones de los primigenios (así llamamos a veces a las partidas donde nos juntamos los jugadores de siempre). En las partidas ordinarias suelo usar el libro que editó La Factoría de Ideas (el de la edición 5.5), que incluye todo lo del de Joc más algunas cosas más (unas mini-reglas sobre la Tierra de los Sueños, por ejemplo).

Por cierto, mi libro original de Joc no lo tengo yo, sino uno de los primigenios. El que tengo está inmaculado y lo compré cuando me enteré que la editorial había presentado suspensión de pagos (deduje que ese volumen se iba a conseguir en un oscuro objeto de deseo con el paso de los años 😏).

Es cierto que existen muchos más juegos de género lovecraftiano y en mi biblioteca tengo algunos de ellos, por supuesto (Rastro de Cthulhu, Cultos Innombrables, De Profundis y la última adquisición, Ratas en las paredes), pero no los he jugado porque siempre caigo en La llamada de Cthulhu, sea por comodidad, inercia o por petición expresa.

Suelo despotricar mucho con el cambio de ediciones, pero estoy planteándome seriamente adquierir la 7ª edición y migrar viejos PJs al sistema nuevo, que no nos engañemos, es el BRP de siempre remozado. Hasta dondo he visto me gusta más la 7ª de La llamada de Cthulhu que la 6ª de Runequest (la otra gran modernización del BRP).

Hay un vídeo muy interesante (y bastante largo) de Chema Pamundi desglosando los pros y contras del nuevo libro y la verdad es que tras 25 años igual no es tan mala idea invertir algunos euros en renovar, aunque sea por apoyar a Chaosium la editorial que tantas horas de ocio me ha dado.

¿Qué más elementos uso jugando a La llamada de Cthulhu? Poco más que lo mínico imprescindible. Libro básico, hojas de personaje, dados y alguna pista en papel, que siempre queda bien: fragmentos de diarios, extractos de libros... sitios donde esconder otras pistas en forma de puzle.

A parte de eso, cuando puedo me gusta poner música (Nox Arcana son insuperables para esto), pero no suelo ambientar mucho más las partidas. Sí tengo que decir que mi primera partida con atrezzo y elementos de ambientación fue a este juego, no obstante (y fue un avance en cuanto a inmersión que importé en las partidas de Vampiro y Kult).

Lo que me dejaba en el tintero

Nunca sé muy bien como cerrar determinados post y este es uno de ellos. La verdad es que tras 25 años tirando cordura me sorprendo a mí mismo al hacer este repaso y darme cuenta que, al contrario que con muchos otros juegos, en esencia sigo haciendo las cosas exactamente igual que como las hacía cuando consolidé mi estilo de juego.

Este juego, y en particular la edición de Joc, tiene una importancia capital para mí. Me pasé tantas horas leyendo y releyendo el libro, intentando desentrañar sus misterios, ver qué había detrás de cada párrafo, examinando cada una de las pequeñas ilustraciones, imaginándome la historia tras cada ejemplo... posiblemente sea la obra que más me haya influenciado en todos estos años.

8 de julio de 2019

Tetas, sangre y robots


Love, Death & Robots es una antología de cortos de animación de ciencia ficción distribuída por Netflix y de fácil digestión. Parece ser que la idea era hacer lo que se intentó hace casi 40 años con Heavy Metal, pero el resultado es un poco descafeinado una vez que el humo de los fuegos artificiales se ha desvanecido.

Heavy Metal fue una antología de cortos de animación orientados a un público adulto y conectados entre sí a través de un elemento común: el Loc Nar, una manifestación del mal en estado puro. A ese punto de partida se le añadió una animación mucho mejor que la media, una banda sonora con primeras bandas de heavy metal y una considerable (para la época) dosis de sexualidad, que si bien hoy lo podemos ver como sexista y retrógrado, entonces sí resultaba transgresor para el gran público.

Heavy Metal fracasó como producto comercial (fue estrenada en cines) y tuvo serios problemas con los derechos de explotación de la banda sonora, pero se convirtió en una película de culto por su imagenería y su espíritu. Personalmente la historia de Taarna me parece una maravilla que me encandila como el mejor cómic europeo de ciencia ficción, de donde creo que toda la cinta bebía con fruición.

¿Love, Death & Robots es un equivalente a Heavy Metal? Ni de coña.

La puesta en escena de la serie es bastante buena, con una buena muestra de estilos de animación variopintos, algunos centrados en el realismos, otros más cartoon y otros más "artísticos". Pero no nos dejemos engañar por las abundantes tetas con las que tratan de distraernos, es animación con una calidad de finalista de certamen internacional. No han inventado el rotoscopio.

En lo que respecta a los guiones la cosa flojea más. Love, Death & Robots recicla ideas que en muchos casos ya están sobradamente explotadas (Yogur al poder y Tres robots no son precisamente originales, pero es que el argumento de La Edad de Hielo sale en el especial de Halloween de los Simpsons de 1996...) o son bastante predecibles (como Más allá de Aquila o La testigo), pero las envuelven con sangre y tetas para hacer más atractivo el tema. En otras palabras, apela a la respuesta emocional de la violencia y el sexo para esconder sus carencias narrativas. Y si bien podemos entender el sexismo de hace 40 años, querer reproducir en 2019 la misma fórmula no deja en buen lugar a las cabezas pensantes tras la nueva antología.

Si tuviera que decidir cual es el mejor corto me quedaría con Zima Blue, que al menos a mí sí que me sabe a cómic europeo. Hay otros, como Afortunados 13, Trajes o La guerra secreta que son divertidos y tienen una buena animación y luego están otros como Buena caza, una fantasía adolescente de venganza con animación regulera.

Aún con todo Love, Death & Robots no es particularmente mala, es símplemente un producto mainstream, ciencia ficción facilona cuyo mayor problema es que nos la han vendido como la nueva Black Mirror. Y claro, va a ser que no cuela.

30 de mayo de 2019

Será en octubre...

A pesar de ya no tener usuario en el foro burbuja.info, otrora receptáculo de la sabiduría de insignes usuarios, incluyendo algún que otro insider, y hoy convertido en su mayor parte en un pozo de diarrea política similar a forocoches.com, sigo visitándolo de cuando en cuando. "Será en octubre" es un meme acuñado allí hace años para referirse a que la crisis (la del 2007/2008) llegaría un poco después del verano, seguramente en octubre.

Han pasado años desde entonces, pero la gente no cambia, sobre todo si hablamos del Hombre Masa, y henos aquí, abocados a una nueva crisis que puede ser tanto cíclica como sistémica, mientras casi todo el mundo decide mirar a otro lado y hacer oídos sordos a las evidencias.

Anoche el usuario @Erio-Eleuterio escribía una frase que ha resonado desde entonces en mi cabeza, como la reafirmación del pálpito que sentimos los burbujistas desde hace tiempo...

"A muchos de vosotros os han salido los pelos de los huevos en este foro. Es hora de poner en práctica todo lo aprendido. A los que ya los teníais, tan solo desearos mucha suerte".

El hilo de donde está sacado, aunque es largo (6200 posts ahora mismo), es extremadamente interesante. Si los temores se confirman bien puede ser una de tantas cajas negras a las que acudir para saber qué demonios pasó en los úlitmo compases de la desintegración del euro. Que no digan que nadie podía haberlo previsto.

Tal vez estemos equivocados y no vaya a pasar nada grave, que todo se quede en una crisis cíclica más típica de este capitalismo que han diseñado los economistas de la Escuela de Chicago que manipulan los mercados internacionales.

Ojalá estemos equivocados... pero yo por si acaso no me metería en grandes inversiones (como un préstamos hipotecario, que es la única gran inversión que los pobres solemos hacer) ni me pondría a meter dinero en la bolsa sin tener una amplia experiencia. Lo que si haría, lo hice no hace mucho, sería interesarme con moderación por las criptomonedas, que son una suerte de oro digital.

Aunque aparentemente no haya pasado nada, para mí es como si anoche algo se hubiera termiando de romper y el guano hubiese llegado definitivamente. Como comenta el forero @Erio-Eleuterio es hora de poner en práctica lo aprendido: hacer acopio de latunes, huir de las deudas, practicar el tocatejismo, convertirse al lonchafinismo y sobre todo ser fuertes y flexibles.

¡Tapayogurismo o muerte!

24 de mayo de 2019

Starlink y la realidad virtual que viene

Estos días de atrás se anunciaba el inicio de uno de los proyectos estrella de Elon Musk: Starlink, una red con miles de satélites para dar cobertura mundial de Internet a bajo coste. Y con mundial quiere decir todo el mundo, desde la montaña más alta al valle más profundo. Y junto con el proyecto de Elon hay otros similares con la misma intención. El caso es que ya no existirá eso de irse de vacaciones a un lugar remoto en el que no tengas cobertura. No podrás desconectar ni poniendo toda la geografía de tu parte.

Esto viene a que hace poco recordaba este vídeo (https://vimeo.com/166807261) donde se le da alas a la imaginación para mostrar la realidad aumentada cotidiana en un futuro. Si pensamos en una cobertura global e ilimitada, unos dispositivos cada vez más avanzados y lo que le gusta a la gente estas cosas, no tardaremos en ver como lo del vídeo se hace realidad. Una realidad desalentadora, deshumanizada y alienante donde se nos extirpa nuestro contacto con la realidad en favor de vete tú a saber que intereses corporativos.

Si el escándalo de Cambridge Analytics ha demostrado el potencial que tiene la manipulación en nuestras sencillas redes sociales de hoy, ¿que no podrán hacer mañana? ¿Cómo nos protegeremos? Ya sé que la gente dirá que se puede quitar las gafas inteligentes, pero esa no es una solución de continuidad porque sencillamente todos vamos a estar inmersos en eso y tarde o temprano tendremos que pasar por el aro.

No podremos escapar del mismo modo que no podemos escapar hoy de tener móvil y todo lo que ello supone. Podremos quejarnos y patalear, defendernos de las partes más dañinas con software anti-spam y cosas así, pero habremos cambiado como sociedad y será muy difícil de revertir.

No hay más que ver algunos capítulos de Black Mirror para hacerte una idea de cómo puede cambiar todo sin tener que hacer cambios drásticos y notorios.

8 de mayo de 2019

Online Spyware Classification Project

Todo el mundo con un mínimo conocimiento de tecnología asume que su navegador recopila información para ser utilizada utilizada normalmente de forma comercial. ¿Pero hasta donde es capaz de espiarte tu navegador?

Online Spyware Classification Project es un proyecto que recaba información sobre qué hacen los navegadores a nuestras espaldas, qué cuentan y a quién.

Hasta hace poco utilizaba 3 navegadores distintos en mis ordenadores portátiles, tanto en el de casa como en el trabajo: Firefox, Chrome y Opera. Firefox como principal, sincronizado con mi cuenta de Gmail, desde donde uso Drive, Trello, Stack Overflow, JSFiddle y otras herramientas, Chrome para hacer pruebas y Opera en modo incógnito y con la VPN activada para hacer más pruebas y en general para navegar.

En el móvil utilizo Firefox Focus, que es una variante para móvil de Firefox que incluye bloqueadores de publicidad de serie y modo incógnito por defecto, muy útil para evitar consumir datos de más.

En el directorio https://spyware.neocities.org/articles se pueden encontrar listados una buena cantidad de programas (navegadores, redes sociales, clientes de mensajería o plataformas de videojuegos entre otros) analizados con su respectiva nota según su nivel de spyware. Pues bien, ninguno de mis navegadores se libra de ser una máquina de espionaje que trabaja en mi contra (salvo Firefox Focus, pero no por inocente, sino que no hay información).

Afortunadamente la gente que mantiene el proyecto incluye en los casos en los que se pueda una guía para minimizar los daños, como en el caso de Firefox: Mozilla Firefox Spyware Mitigation Guide.

¿Y tú cómo de expuesto estás al espionaje indiscriminado de tu navegador?

5 de mayo de 2019

¿La verificación en dos pasos es una buena idea?

¿Es buena idea es activar la verificación de dos pasos en los múltiples servicios de internet que usamos? ¿Realmente es necesario hacerlo en nuestros webmails, las redes sociales o los exchanges de criptomonedas? Empiezo a pensar que no.

Por una parte está el hecho incuestionable de que estamos cediendo más datos a empresas expuestas a ataques cibernéticos. Si bien es difícil que alguien rompa la seguridad de los gigantes tecnológicos, es algo que a la larga termina pasando, aunque sea por descuidos de los proveedores (no hay que olvidar los problemas de seguridad de G+ que han llevado a Google a cerrarlo o el reciente robo de credenciales en Outlook, uno de los servicios de correo de Microsoft). No, la verificación en dos pasos no aporta seguridad, en todo caso nos expone más a los propios fallos de seguridad de los proveedores.

Por otra parte creo que si insisten tanto en que activemos estas cosas no es por supuesta seguridad sino como una forma subrepiticia de conseguir información extra sobre nosotros. El negocio en internet desde hace unos años son los datos de todo tipo, cuantos más sean y mejor se pueda relacionar entre ellos, más valor tendrán. Hace unos días Chema Alonso publicaba un artículo, en aparencia tangencial a esto, pero esclarecedor sobre datos, metadatos y datos derivados de los anteriores.

Bien, puede ser un poco naif tratar de escapar del espionaje masivo al que nos vemos sometidos hoy en día, pero aunque solo sea por el primer punto, el de la seguridad, es desactivar (y sobre todo no activarla en nuevos servicios) la verificación de dos pasos es algo más que recomendable.

3 de mayo de 2019

Minimalismo

¿Qué nos pasa que siempre terminamos cayendo en la trampa del consumismo? ¿Qué clase de sociedad somos que necesitamos consumir? ¿Tanto vacío existencial experimentamos? Yo creo que en el fondo lo que nos pasa es que necesitamos estar haciendo algo siempre e introduciendo novedades en nuestra vida. y cuando empezamos una nueva actividad ya tenemos adquirido la acción inconsciente de comprar. Por ejemplo, si nos apuntamos al gimnasio no nos valen los pantalones de chándal de una marca blanca y un puñado de camisetas de propaganda, sino que vamos y nos compramos ropa y calzado especiales.

Hace unos días encontré de casualidad este blog donde su autor explica como se las apaña con 55 cosas para su día a día como trotamundos. El tipo lleva tan en serio lo del minimalismo que hasta tiene escrito un libro sobre ello.

No le he dado más que un vistazo por encima del blog y parece que en buena parte del mismo hay un poco de vendehumismo y magufismo financiero con todo eso de la libertad financiera y tal (sólo le falta mencionar la "carrera de la rata"), pero la parte del minimalismo está bien. Me gusta especialmente cuando dice cosas como que el AirBook es un aparato caro, que no le hace falta una tablet para nada por muy molona que sea o que tal mochila es chula pero se va de precio. Al fin y al cabo, no es la primera vez que veo a uno de estos trotamundos tan cools pasarse de frenada y parecer más turistas aventureros que verdaderos nómadas buscavidas.

Este hombre viaja con su vida a cuestas, así que es normal que sea extremadamente minimalista: sus trastos se resumen en ropa, ropa de invierno, enseres de higiene, algo de cacharrería informática portable y soluciones de almacenaje.

Aplicar el minimalismo a nuestra vida no tiene porque ser tan extremo, pero seguro que podríamos arreglarnos con muchísimas menos cosas de las que tenemos. Yo si lo pienso realmente, lo único que querría conservar de mis bienes terrenales y que no lo podría llevar encima es mi biblioteca. A parte de eso, con algo de ropa y algo de cacharrería informática creo que ya estaría listo. Mi trabajo sólo requiere un ordenador y mi ocio habitualmente sólo precisa, en el plano material, unos cuantos libros que son fácilmente sustituibles por PDFs.

Si me gusta mi biblioteca es porque me gusta pensar en mi casa como una especie de museo dedicado a mi vida, pero no un lugar donde almacenar cosas compradas para satisfacer el simple impulso consumista. Esto último es un mal endémico entre los aficionados al ocio friki, los juegos de mesa, los juegos de rol y wargames: el friki medio tiende a comprar carísimos juegos que nunca jugará y coleccionar (horrendos) funkos y cosas similares que en el fondo sólo son merchandaising inútil. Yo esto lo miro desde mi experiencia personal, pero seguramente pase con otros sectores de la población: aficionados a la moda, coleccionistas de vinilos o botellas viejas, aficionados a determinados deportes, fans de la tecnología, músicos amateurs... mismo problema, diferente excusa.

Estoy pensando en cómo reducir mis cosas y puede que sea hora de dar el salto definitivo. Ya me he deshecho de la mayoría de los discos y libros que no quería y de mucha ropa... ahora queda la parte de los juegos de mesa y wargames, algunos de los cuales llevan 25 años conmigo. Va a ser duro, pero tengo que hacer una selección de con qué me quedo y qué regalo / vendo. También haré lo mismo con las cartas Magic, que en otro tiempo fueron una modesta fuente de ingresos.

Todo sea por hacer sitio, no tanto en mi casa como en mi mente.

2 de mayo de 2019

La distopía que viene


Acabo de ver el capítulo Autofac de Philip K. Dick's Electric Dreams donde se trata una situación post-apocalíptica debido en parte a una IA, un capítulo con sus más y sus menos y hacia el final nos descubre que se guardaba algunos ases en la manga.

Sea como fuere, la hipérbole que inicia el capítulo es muy lejana, pero no por ello deja de ser interesante pensar el momento en el que las máquinas y las IAs empiecen a sustituir de forma masiva primero e incontrolable después los procesos productos humanos. Permitidme aclarar que no es que me haya convertido en un neo-ludista de repente, sino que soy un firme partidario del progreso tecnológico en general, aunque reconozco que se producirán retos sociales importantes que hay que saber afrontar.

Lo que creo es que la propiedad de las máquinas debería estar regulada de tal forma que a medida que los robots industriales, las IAs y la cibernética vaya eliminando puestos de trabajo, haya suficientes recursos públicos para que la gente no sea desahuciada del terreno laboral sin más. Hablando en plata que los robots paguen impuestos para financiar una RBU. Pero claro, esto sería una utopía y yo tiendo a pensar más bien en la distopía... y eso que vivo en uno de los mejores lugares de este planeta para vivir: un país de la vieja Europa.

Antes de plantearse una especie de socialismo cibernético utópico en el que la población se beneficie en masa de la producción automatizada y ultra-eficiente (algo que creo honestamente que terminará llegando dentro de muchas décadas sino unos pocos siglos), antes hay que pagar el peaje en forma de neo-feudalismo...

El mundo que viene va a ser jodido de narices, lleno de crisis económicas y sociales de todo alcance y poco a poco empieza a materializarse. Han bastado unas pocas décadas desde la caída del muro de Berlín para que la gente se haya apoltronado del todo y haya olvidado el espíritu de la lucha de clases. De otro lado, una vez confirmado que no existe ningún peligro rojo que amenace a las economías de mercado, las máscaras que se habían empezado a caer en los 80 ya apenas tapan nada. Al final resulta que el Estado del Bienestar no existía, sino que eran los padres, que todo fue un teatro y parece que estamos en la última escena.

Más aún, muchos países orientales antes relegados a ser las maquilas de occidente hoy no es que reclamen su parte del pastel, ¡resulta que se han abierto su propia pastelería! Pero lo más dramático es que los clientes de la pastelerías orientales están acostumbrados a otras normas y son mucho menos exigentes.

Por ejemplo, China está implementando un sistema de "puntuaje de crédito social" que parece sacado de Black Mirror (bueno, de hecho... Nosedive) y visto lo visto, está empezando a tener un resultado temible.

Vale que ahora mismo es una herramienta más de censura política y no es más que la vieja fórmula de estado autoritario + control social, pero de hecho el problema es que en un futuro no muy lejano no hace falta que sea una dictadura la que haga eso, sino que en el "mundo libre y democrático" una corporación suficientemente grande puede llegar a suponer un problema similar. No es un tema tan imposible como parece.

Pongamos un futuro cercano en el que los gigantes tecnológicos (Facebook, Apple o Amazon por ejemplo) han dado algunos pasos más y han adquirido una posición abierta y dominante en algunos mercados como banca comercial, farmacéuticas, hospitales, bienes inmuebles, telecomunicaciones o gestión de coches autónomos (negocios donde tienen metidos sus tentáculos bursátiles desde hace años). ¿Qué impediría que estas corporaciones vetaran a sus clientes en función de algún tipo de "crédito social"?

Los estados pensareis algunos. Ya. Los mismos estados que llevan siendo manipulados por el gran capital desde que existe la democracia, ¿no?

Pues eso.

25 de abril de 2019

Mastodon

Llevo unos días usando Mastodon para ver si es una alternativa viable a Twitter y de momento me está convenciendo. Por una parte me permite tener una app en el móvil desde el que "tootear" tonterías de vez en cuando, que es uno de mis usos habituales de Twitter. Por otra, me permite seguir a gente y acceder a sus publicaciones, igual que en Twitter. Lo único malo que tiene es que si sigo en Twitter es porque sigo a determinada gente, y renunciar a la aplicación del pajarito implica perderles el rastro.

Creo que lo que voy a hacer por ahora será ponerle el candadito a Twitter, pero mantener la cuenta. Así puedo acceder de cuando en cuando y ver el mundo de las redes sociales mainstream. Por el momento, la única app que dejaré instalada en el móvil será Fedilab, la que uso para acceder a Mastodon.

¿Pero qué demonios es Mastodon? Se podría definir como un Twitter descentralizado y orientado a la privacidad. El funcionamiento es muy similar: tienes un perfil, seguidores y seguidos, publicaciones (llamadas "toots"), puedes usar hashtags, marcar como favoritas publicaciones y también republicar las de terceros.

Las dos grandes diferencias es que no hay un único servicio de Mastodon, sino que quien quiera puede crear una instancia y ofrecer el servicio desde sus servidores, y que estas instancias pueden estar abiertas al resto del mundo o ser privadas.

Cuando te registras lo haces en una instancia concreta (mastodon.social por ejemplo) y a partir de ahí tienes acceso a tu timeline personal (con los toots y los de la gente que sigues), un timeline local (con los toots de todos los que están en la misma instacia que tú) y la historia federada (con todos los toots de todas las instancias públicas... un poco loco).

Lo que no tiene en comparación con Twitter son los trending topics o el ruido que se tiende a formar en las redes sociales más populares, con cientos de miles de usuarios hablando sobre los temas dominantes y toda esa mierda.

Como decía, llevo unos días usándolo y cuando me conecto tengo una sensación parecida a la que tenía cuando hace muchos años lo hacía al IRC, es como estar accediendo a una pequeña realidad lejos del ruido y la saturación del internet actual 😃.

22 de abril de 2019

Dilbert y los estereotipos rancios de los 90

Acabo de leer la #bonilista de esta semana, una lista de correo que se publica cada domingo y está escrita por David Bonilla, un informático que durante años se dedicó a ser el nexo de comunicación entre técnicos y muggles, y que tiene la virtud de poner en blanco sobre negro muchas de las cosas que suceden en nuestro pequeño mundo de picateclas.

El texto de esta semana trata sobre Dilbert, una tira de cómic que satiriza el entorno corporativo de los 90, cuando las multinacionales funcionaban como pequeños estados y generaban un entorno de trabajo burocratizado hasta la estupidez. Una buena parte de los que empezamos nuestra carrera profesional antes de la crisis de 2007 lo hicimos como curritos en una de esas multinacionales (nosotros las llamamos "cárnicas") donde se vivía ese ambiente.

"Hay toda una nueva generación de desarrolladores que no se sienten identificados con la misma, ni entienden la fascinación que sentimos por el personaje -al que ven sólo como un rancio estereotipo- los más veteranos." escribe el autor como queriendo tirarme una losa con todos mis años en el ramo grabados en ella.

El zeitgest del que habla Bonilla tuvo tanto impacto que se han generado obras de culto entorno a él. Dilbert no es una casualidad, se genero una brutal cultura de trabajo corporativo que se refleja en otra obras como Microsiervos, la novela que inspiró el blog que lleva su nombre y que describe el día a día de los programadores de una empresa ficticia creada a imagen y semejanza de Microsoft.

Es verdad que estamos en un momento en el que la mayoría de las empresas han colgado la corbata y se muestran más amigables. Engañosamente amigables de hecho. La corrección política, las sonrisas impostadas, las americanas con camiseta, el optimismo ante el fracaso, el auto-empleo o el advenimiento de los nuevos emprendedores son los árboles que no nos dejan ver el bosque del aplastante y omnímodo dominio de las corporaciones sobre todo y todos.

Antes sabíamos que debíamos desconfiar del malvado director de recursos humanos Catbert.

11 de abril de 2019

Sobre la crisis que está llegando

Acabo de leer el siguiente texto en un foro y no puedo estar más de acuerdo.

Ya hay crisis. Es que estar en crisis no es ver a gente llorando por la calle y todo desierto. Tu te vas a un país latino y ves a montones de gente por la calle y las cafeterías llenas pero son países en crisis con sueldos de miseria. Aquí va siendo igual. La gente cada vez trabaja por sueldos más bajos que no les dan para nada y poco a poco veréis como el país y las ciudades van envejeciendo. Si le preguntas a la gente de los países en crisis qué dia o qué año llegó no te lo saben decir. Va llegando y ya está. Un día dentro de diez años cogerás el metro en Bcn por ejemplo y lo verás envejecido y sucio. O caminarás y verás las tiendas viejas y sin reformar y recordarás cuando tras la Olimpiadas todo era nuevo y reluciente. Pero la gente seguirá yendo igual a trabajar por 700 euros. El que tenga tabajo claro. Es algo lento pero ya se va viendo.

En los próximos años veremos como nuestro nivel de vida va a languidecer si lo único a lo que damos valor es lo que podemos contabilizar hoy en moneda contante y sonante.

Tenemos que empezar a practicar el desapego y combatir la inercia consumista en la que hemos crecido si queremos mantener la cordura y no entrar en una espiral de frustración.

27 de marzo de 2019

La nueva directiva de copyright, los blogs como este y el sueño de los justos

No voy a entrar en el tema de que tras las leyes de protección del copyright se esconde una herramienta potentísima para la censura política por una parte y la imposición (más si cabe) de oligopolios mediáticos como única fuente de noticias y contenidos. Es un tema harto tratado en muchos más sitios.

Algoritmos de autocensura y mafias del copyright

El asunto del que quiero escribir es qué pasará con blogs como este, personal y sin el mayor ánimo de lucro posible, que es servido desde una plataforma de una de esas multinacionales que se va a curar en salud a la mínima que lo necesite.

¿Qué va a pasar con todas las imágenes que hay subidas a este y otros blos de las que no tenemos el permiso explícito para usarlas ya que a nadie en su sano juicio se le ocurre pensar que eso pudiera ser un problema para nadie.

Podría pensarse que se pueden usar imágenes bajo licencia libre y que con eso bastaría, después de todo muchas de las imágenes las metemos porque son chulas, no por necesidad, así que no nos pasaría nada por usar imágenes libres aunque sean menos chulas. ¿Y cuando se trate de una reseña qué?


¿No puedo subir yo esta imágen si estoy reseñando Sturm und Drang? Pues va a ser que no, y no por las licencias en sí de las imágenes, sino porque los algoritmos de Google (o Wordpress) van a preferir censurar la imagen preventivamente antes que lidiar con un potencial problema legal.

Y no es que haya que temer a la buena gente tras esta obra concreta (que de hecho se publica bajo licencia libre), sino porque como sucedió en los años de auge de la piratería con la SGAE, seguramente salgan asociaciones de autores y gestoras de diverso pelaje listas para entonar aquello de "qué hay de lo mío" a los propietarios de toda plataforma de contenidos que se acerque de visita por Europa.

De aquí a 2 años probablemente veamos a los dueños de las plataformas implementar medidas que eliminarán la gran mayoría de las imágenes y/o que impondrán potentes filtros para subir nuevas imágenes. Y lo mismo pasará con las citas si las consideran muy largas. Y no será tanto un problema real de infracción de copyright con aviesos fines comerciales como de automatización de la censura preventiva.



¿Y qué pasará con fotos como esta de una de mis partidas de warhammer? ¿Podrá alguien o algo determinar si infringe la directiva teniendo en cuenta que las miniaturas y logos de las cartas tienen copyright?

¿Tiene algún sentido todo esto? Y lo más importante, ¿tiene solución? Pues evidentemente tiene solución, tanto política como tecnológica. La primera implicaría que los políticos y burócratas entrasen en razón y evitasen dejarse manipular por los lobbys mediáticos, cosa rara. La segunda es que con los años las IA implicadas en detectar infracciones de copyright estén suficientemente afinadas para poder evitar tanta censura preventiva. El problema es que para entonces ya estará todo tan profesionalizado que seguramente no haya el espacio y accesibilidad necesario para la independencia que ha reinado todos estos años, que es en buena parte la gracia del asunto.

Del 2010 al 2012

Sea como fuere, este año estoy culminando un proceso, que empecé hace ya algún tiempo, de desconexión de internet. El empuje inicial fue el escándalo de Cambridge Analytics y la semana pasada, el asunto de Menéame fue la gota que colmó el vaso: decidí dar un paso atrás, abandonando foros y redes sociales (excepto Twitter en la que extrañamente consigo mantener su toxicidad a raya).

Estas últimas semanas me he reconciliado con mi feed de blogs y podcasts y creo que va siendo hora de que pase a tener un perfil más bajo en internet, menos interactivo y ruidoso, mucho más cómodo y relajado.

Echo la vista atrás y miro estos 12 años de blog y sus números: algo más de 250.000 visitas a través de 500 publicaciones (en realidad más, porque de cuando en cuando he entrado a hacer limpieza). Tampoco creo que haya sido tanto, pero ojo, que todo eso es parte de mi vida y no quiero perderlo. Como friki de las estadísticas que soy, las he estado mirando con regularidad durante casi todo este tiempo y si bien sé que tengo unos pocos lectores que siguen entrando a leer cuando publico algo y la mayoría de las visitas nuevas llegan desde Google, actualmente una buena parte del tráfico son bots y esta tendencia está al alza.

De vez en cuando, cuando entro a ver algún post viejuno para arreglar alguna imagen rota o algo así, me fijo en los comentarios y veo que muchos son de insignes blogueros que hace años que lo dejaron. Son hermanos de batalla caídos, gente que tenía un humilde blog como yo tengo este y lo dedicaban a sus frikadas. La familia, el trabajo, el desgaste, las cosas de la vida... He aquí que veo a mis hermanos y mis hermanas...

Juntos construímos la primera gran comunidad rolera abierta en español. Digo comunidad porque las plataformas de blogs permitieron que cualquiera se creara una web y abierta en el sentido de no depender de una plataforma relativamente cerrada como es un foro, un canal de chat o una lista de correo.

Tampoco digo que lo de antes fuese mejor ni mucho menos. Mecenazgos, patreons, canales de youtube, rol por streaming, podcasts, redes sociales especializadas, jornadas online... ¡La comunidad rolera en internet está de puta madre! Es sólo que mi momento fue del 2010 al 2012, los años de Telperion y del Carrusel Bloguero de Juegos de Rol, de la Sociedad Gastronómica de Roleros Irredentos y las pizzas cuadradas, cuando nos vinimos arriba y quisimos sacar un juego de rol steampunk y llegamos a plantear un borrador para otro basado en Jabato (perdimos el momentum y ambos proyectos quedaron en nada).

Hoy me siento cansado. Pero no del blog ni mucho menos del rol (llevo 25 años jugando una media de una partida a la semana), sino de internet como herramienta de comunicación interactiva. Hay demasiado ruído ahí afuera y últimamente me cuesta más oír mis propios pensamientos. Y sincera y sencillamente no me apetece tener que adaptarme a un nuevo ecosistema bloguero.

El sueño de los justos

¿Y qué voy a hacer con el blog? En cierto modo y en la medida en que las leyes que los lobies desarrollen y las mafias que las ejecuten lo permitan, dejarlo donde está. Hay post a los que les tengo cariño y me gustaría que se quedasen ahí, porque el mejor sitio donde tener un texto es un blog, no una red social con un timeline perecedero. Lo que sí haré será eliminar los de carácter más personal, de modo que este blog quedará como un repositorio de artículos frikis.

De momento quiero escribir algún post sobre mis 25 años jugando a rol, pero estoy empezando a entrar en modo "ahorro de energía", cual rober sepultado por las arenas marcianas.

Por mi experiencia leyendo otros blogs sé que este tipo de explicaciones no pedidas no van a ninguna parte y suelen importar poco, pero desde hace bastante siento que si publico algo implica una especie de compromiso y entonces tengo que seguir publicando a menudo... Sé que es una chorrada, pero en el fondo este tipo de post son una declaración de intenciones más para los que las escribimos que para los que las leeis.

20 de marzo de 2019

Recordando del pasado: Estigia DD6

Este fin de semana he estado haciendo arqueología en mis viejas redes sociales y me he encontrado con un montón de fotos de la mayor partida que jugué de Warhammer 40000, tanto en puntos, como en tamaño de mesa y número de participantes. Esta fue, sino recuerdo mal, la segunda de una serie que mi compañero de club de entonces, Strategus Maximus (del blog VIIII Legion), tuvo a bien llamar Estigia DD6.

Corría el abrasador verano barcelonés de 2011 cuando nos encontramos en los sótanos del club unas mesas escénicas entre las que se encontraba una enorme mesa modular. Parece ser que habían sido hechas por otro club y que se habían usado en una tienda en un tiempo y lugar totalmente ajenos a mí.

Como andaba dando la vara con jugar a la mejor edición de Warhammer 40000, tras algunas pruebas para recordar reglas nos lanzamos a una serie de macropartidas a un montonazo de puntos por bando con la mesa modular. Como han pasado 8 años y medio espero que entendáis que no recuerdo prácticamente nada. El resultado puede verse bajo estas líneas. Mirad que contentos estamos todos 😄. Por cierto, el de la camiseta de Fanhunter es El Devorador de Torreznos, colaborar de este blog.


Como se puede ver, la mesa no es precisamente pequeña. Al ser modular se podía montar de diversas formas y con distintos tamaños, pero para esta batalla se dispuso del mayor tamaño posible. ¡Aquí es donde las armas pesadas de 180cm de alcance tienen sentido!


La batalla fue a un gritón de puntos, y los bandos fue lo típico de Imperio (Ángeles Sangrientos, Lobos Espaciales y creo que unos pocos guardias imperiales) contra caos y orkos. El ejército del caos era moderno (léase de 5ª), pero los pieles verdes eran los adecuados, con sus orkos del clan Goff de la caja de 2ª y todo.


Estos intrépidos motoristas de los Lobos Espaciales no dan muestra de ello, pero hacía un calor de espatarrar en esa sala. Sin ir más lejos, un rayo de sol como el que cae sobre el puente hacía 1D3 heridas.


¿Véis esa carta de reborde verde encima de la mesa? Eso significa que ahí estaba un estrambótiko orko (el psíquico), que si no recuedo mal creo que le explotó la cabeza en un espectáculo de luz y color, no sin antes hacer destrozos al estilo orko en los turnos anteriores, claro.


Mirad como avanzan mis locuelos marines de la Compañía de la Muerte. Podrían pasar por marines intrépidos y aguerridos, pero no, es que estaban obligados a ir de frente contra lo más cercano (con destructivo resultado normalmente).


¿Os podéis creer que el tecnomarine sigue exactamente con la misma pintura después de todos estos años? Por cierto, en 2ª edición era obligatorio meterlo si querías cojer cosas como rhinos o predators de la lista de ejército, algo que yo he mantenido siempre que he podido en todas las demás ediciones a las que he jugado.


En esta foto se puede ver que la mesa tiene varias alturas, dando juego a unas líneas de visión mucho más interesantes y favoreciendo a las unidades que podías volar siempre y cuando Nurfle esté de tu lado, ya que en esta edición siempre te dispersas al aterrizar (a no ser que juegues con los enchufados de la casa, los Eldar, que no se dispersan).


Los Jabalíes Orkos avanzan junto con un Rhino del Caos y justo detrás, Exterminadores del Caos de ellos. Creo recordar que la Compañía de la Muerte se dirigía justo hacia los pielesverdes. La carta que se ve en primer plano seguramente sea algún tipo de poder psíquico alienígena.


Mientras tanto, en el otro lado de la mesa el juego se centraba más en disparos a larga distancia. De hecho los orkos de Segunda Edición podía montarse como una horda de disparo bien maja... sólo había que procurar que las masas de Gretchings no molestasen demasiado.


Sólo una de las motos parece haber llegado a la posición elevado contraloda por Marines del Caos y lo que parece una vil catapulta de garrapatos. ¡No dejéis nunca que os ataquen con una o se comerán vuestros Dreadnoughts!


Aquí se puede ver el grosor de la mesa. Ya os podéis imaginar lo que ocupaba estando desmontada.


No os dejéis engañar por la afable sonrisa del Venerable Jordi (el de la camisa), era uno de los más malvados. El que se mueve más rápido que el obturador de la cámara, por cierto, es Strategus Máximus.


La típica escuadra de combate de la que todo el mundo se olvida y que puede dar un susto cuando menos te lo esperas: el rifle de plasma no era algo menor precisamente en esta edición.


Y para terminar, una visión desde el punto de vista del Señor del Caos (el de la capa roja). No recuerdo que pasó, pero me temo que mi pobre Compañía de la Muerte tendría pocas posibilidades contra el comandante del Caos y su escolta de exterminadores.

- - -

Pues nada, hasta aquí llega los recuerdos de Estigia DD6. En nuestro club Tirant lo Dau hubo al menos otras dos partidas con espectaculares mesas de este tipo: una cabeza de playa y un área industrial en ruínas, pero de esas no tengo fotos. Parece ser que la campaña sigue viva y se pueden seguir las partidas tanto en el blog de Strategus como en el de Burt Minorrot, otro insigne compañero de batallas de entonces que no estaba en esta partida, pero que siempre amortizaba sus francotiradores Ratling en otras.

La política debería ser como la administración de sistemas

Acabo de leer en Telegram, en un debate sobre política, el mejor símil sobre política:
Yo lo aprendí a ver gracias a mi colega, que la política debería ser como un ADMINISTRADOR DE SISTEMAS... un gestor de recursos...
La RAM o Recursos es el dinero...
Hay q gestionarlo para cubrir las necesidades del conjunto....
Pero los sysadmins están corruptos... Se reservan RAM y recursos para Minar BitCoins... Jodiendo la capacidad de atender demandas a los usuarios (ciudadania)

18 de marzo de 2019

Menéame, del bazar a la catedral

Mi historia en la web 2.0 empieza en 2005 cuando me compré casi por casualidad Diseño con estándares web de Jeffrey Zeldman, pero hasta 2007 no me cansé de desarrollar mis web desde cero a base de XHTML, CSS y PHP 3. En ese año salté a la blogocosa con este mismo blog y me hice con otros servicios 2.0 como mi cuenta en Menéame.

Del "Hay Linux, hay meneo" al 15M

Menéame es un agregador de noticias y artículos nacido en 2005 a imagen y semejanza de Reddit.com y Digg.com que inicialmente tuvo sus caladeros en sitios como la añorada Barrapunto.com y sus pobrecitos habladores (un agregador de noticias de perfiles informático y científico). Sin embargo el futuro terminó alcanzando los rincones más recónditos de la web, y donde antes había fríos editores de HTML ahora había una brillante web 2.0 de esquinas redondeadas en la que cualquier muggle podía publicar cosas. Si bien barrapunto.com nunca dejó de ser un lugar inhóspito para los no iniciados, Menéame se llenó de gente que subía alegremente todo tipo de contenido. Y eso fue bueno.

Con los años, según los periódicos iban integrándose más y mejor en internet, fueron entrando en las portadas de Menéame. Poco a poco, sin prisa pero sin pausa, iban copándolo todo. En aquellos tiempos la web había pasado de ser un filtro de cosas curiosas a un filtro de noticias de actualidad. Eso no era tan bueno ya, pero probablemente casi nadie se dio cuenta. En parte supongo que porque el usuario medio o era apolítico o estaba más o menos de acuerdo con la línea de pensamiento de la mayoría.

Me cuesta precisar fechas, pero atendiendo a mis registros, en 2009 empecé a pasar de Menéame como principal filtro de noticias. En los tiempos de la desaceleración, el crecimiento negativo de ZP yo usaba el tamiz de Burbuja.info, un foro de economía fundado al albur de aquella burbuja que todo el mundo decía que no existía.

Se dice por los mentideros de internet que durante el auge del 15M, en 2011, Menéame pasó a crecer con una cantidad importante de usuarios afines a dicho movimiento. Otros sitios donde la gente del 15M se hicieron fuertes, por cierto, fueron Forocoches y Burbuja (existe la teoría de que una parte del discurso del 15M y de Podemos, todo aquello referente a "la casta", salió de Burbuja. No sé si eso es cierto, pero desde luego nosotros en Burbuja ya hablábamos de la casta antes del 15M). Aquí es cuando se empieza a hablar abiertamente de la Mafia de Menéame, un grupo de usuarios que establecen una línea editorial en función de una oscura agenda política.

La Mafia de Menéame

A medio camino entre el Ratoncito Pérez y la Mano Negra, la Mafia de Menéame fue durante mucho años más un concepto que una realidad. No digo que no exista, digo que no siempre existió como tal. Sin embargo, antes de hablar de mafias hay que explicar cómo funciona el agregador.

Menéame cuenta con un sistema de votos positivos y negativos para determinar qué debe llegar a la portada y que debe languidecer en la cola de pendientes. El peso de los votos es relativo al tiempo que pasa entre que la noticia entra en la cola de pendientes y se emite cada voto, de este modo, los primeros votos tienen mucha más relevancia que los siguientes. Además, los votos negativos tienen más peso que los positivos, de esta forma se crea una especie de efecto de "mayoría reforzada": sólo las cosas que gustan a una amplia mayoría sobreviven al filtro de los votos negativos. Por si el sistema fuese poco complejo, además, cada usuario tiene una puntuación de karma que también añade peso al voto.

El resultado de esto es que si una noticia que acaba de entrar unos segundos antes en la cola recibe un voto negativo de alguien con mucho karma, esa noticia es casi imposible que vaya ya a ninguna parte. Más aún, si te tumban una noticia pierdes karma, con lo que tu peso en la plataforma será menor (¡incluso puede que temporalmente dejes de poner enviar noticias a la cola de pendientes!).

¿Y qué pasa si sumamos este sistema de votos negativos con el hecho de que haya viejos usuarios del mundillo técnico? Pues que efectivamente los RTFM se convierten en losas que tumban noticias. En realidad no es que al principio hubiese una mafia organizada, es sólo que los grognards de Menéame atizaban tanto a los muggles que parecía que habia un muro de cristal.

Según Menéame iba ganando usuarios menos técnicos y el contenido iba siendo más generalista (o sea, envíos de prensa generalista) muchos de esos viejos usuarios iban dejando Menéame. Esto se fue retroalimentando hasta el punto que para la época del 15M el contenido de la plataforma era mayoritariamente político y los usuarios con conocimiento y manejo de la plataforma estaban también politizado, tumbando noticias en pos de una agenda política. No sé si si fue espontáneo.o dirigido desde arriba (y si arriba es la dirección de Menéame u otra entidad), pero tanto da: ahí es donde nace la Mafia de Menéame realmente.

El boicot a AEDE

Estamos en un fatídico 2014 donde un grupo de períodicos agrupados bajo el acrónimo AEDE presionan para crear una ley que obligue a los agregadores de contenido a pagar a los generadores de contenido. Aunque ley estaba tan hecha a medida para cobrarle a Google por su plataforma de noticias Google News (de hecho se le dio el sobrenombre de "Tasa Google") la ley afectaba a todos los agregadores, incluyendo Menéame.

Este tema mosqueó tanto a los meneantes que estos se organizaron para hacer boicot a los medios de AEDE y darles votos negativos a todos los envíos que se hicieran para que nunca salieran en la portada. Hay que decir que los jefes de Menéame de ese momento no estaban de acuerdo, pero dejaron que la comunidad decidiese qué hacía.

Durante todos estos años el bloqueo ha funcionado a la perfección, hasta el punto que tras la confusión de los primeros días, la mayoría de los meneantes dejó de mandar noticias AEDE. Esto podría verse como un acto de censura y la imposición de una minoría sobre una mayoría, pero en realidad no es así: es la voluntad de la mayoría (otra cosa es que no haga falta que la mayoría actúe de forme activa). De hecho estos tristes días hemos sido testigos de que cuando la gran mayoría quiere anular el boicot lo ha hecho.

Menéame, del bazar a la catedral

En 2016 la propiedad de Menéame cambia de manos y los nuevos jefes buscan rentabilizar la plataforma. Desde entonces han añadido algunas features (principalmente los artículos) y dado un poco de chapa y pintura al front-end, pero tampoco es que se hayan vuelto locos innovando precisamente.

Por otro lado, si el sistema de votos negativos se ha mantenido es porque es precisamente eso lo que permite actuar a la Mafia de Menéame y fijar una línea editorial. Lejos de pensar en que el baneo constante de noticias con el fin de marcar esa línea editorial o la falta de mejoras reales pueda estar detrás de la pérdida de usuarios, le echan la culpa al boicot.

Podríamos decir que el voto negativo es un arma de doble filo, y si bien les permite a ellos manejar muchas cosas, nos permite a nosotros -la comunidad- manejar otras. Pero eso no gusta. Es su cortijo y quieren ser los únicos que lo manejen por mucho que luego nos vendan Menéame como una plataforma democrática.

Usando la anología del bazar y la catedral de Eric S. Raymond, Menéame se creó como un bazar, pero desde hace bastantes años quieren convertirlo en una catedral, jerarquizada y al servicio de los intereses de sus dueños.

Bien, es totalmente legítimo y razonable que lo hagan, que para eso son ellos los que pagan los servidores, pero siendo así yo no quiero participar en ese proyecto. La grandeza de Menéame nunca estuvo en su desarrollo tecnológico, sino en la libertad de la comunidad y ahora nos la han quitado.

El sentido del boicot no era sólo castigar a los medios AEDE a perder el importante tráfico que les generaba Menéame, sino que también tenía implícito el "ni olvidamos, ni perdonamos" tan necesario en el hacktivismo y, puede que más importante todavía, era el símbolo de que Menéame era una plataforma realmente libre.

Lo peor de todo es que sólo han bastado un par de días de chantaje emocional por parte de los mandamases para tumbar el boicot. Todo el mundo dice que ya no tiene sentido o directamente no sabe qué es el boicot. Es casi tan desolador como aquella universitaria que se preguntaba -indignada por no poder coger el metro- que qué era eso de un piquete. No podemos permitirnos ser unos desmemoriados y sin embargo nos esforzamos en ello.

Aquí dejo algunos artículos compartidos en Menéame estos días sobre un problema que tiene 2 vertientes, el boicot y la creación de la línea editorial a base de negativos:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...