3 de diciembre de 2019

Las pifias en el Sistema Narrativo tradicional

Esta mañana, mientras escuchaba un estupendo podcast de Milanosfera sobre Vampiro 5ª volvió a salir el manido tema de las pifias del Sistema Narrativo tradicional (el de la dificultad variable).
Creo que he escrito esto tantas veces en foros y redes sociales que no estoy seguro de si ya habré escrito aquí también, pero allá vamos otra vez.

Antes de meternos en harina, repasemos como funciona el sistema. El Narrador pone una dificultad y el jugador tira los dados que le correspondan. Cada resultado igual o superior a la dificultad es un éxito y cada 1 resta un éxito, los 10 según las ediciones se repite, cuenta como 2 éxitos o no hace nada especial. Si al final hay más unos que éxitos, la tirada es una pifia.

Es muy típico pensar, decir y acusar al sistema de arbitrario y de que cuantos más dados tiras más probable es que pifies y eso es falso de todo punto.

Si observamos con un poco de detenimiento el sistema podemos ver que cuantos más dados tiremos más posibilidades hay de acumular unos... ¡Pero la cantidad de éxitos también crece en la misma proporción relativa!

Hagamos un poco más de foco en las probabilidades. Con una dificultad de 6:
  • Probabilidad de sacar 1: 10%
  • Probabilidad de fallo (2 a 5): 40%
  • Probabilidad de éxito (6 a 10): 50%
  • Una tirada de 10 dados a dificultad 6 obtendría, de media, 4 éxitos.

Con una dificultad de 9:
  • Probabilidad de sacar 1: 10%
  • Probabilidad de fallo (2 a 8): 70%
  • Probabilidad de éxito (9 a 10): 20%
  • Una tirada de 10 dados de dificultad 9 obtendría, de media, 1 éxito.

Estas probabilidades se dan para cada dado que se tira, sin importar la cantidad de ellos. Evidentemente, cuando más alta sea la dificultad, más difícil es acumular éxitos, pero siempre va a ser más fácil obtener éxitos que pifias (excepto en el caso de la dificultad 10, donde se rompe el sistema).

Es buena idea tener en mente las matemáticas del sistema cuando juguemos con el Sistema Narrativo tradicional (1ª, 2ª, 3ª y V20) porque una dificultad de 7 u 8 va a ser bastante desafiante para la mayoría de los personajes a no ser que estén muy especializados en eso en concreto. De hecho me gusta bastante aplicar la regla de éxito automático si la reserva de dados iguala la dificultad, los personajes realmente buenos no tienen nada que demostrar.

Del mismo modo es un poco confuso el como variar la dificultad, si subiendo y bajando el número a alcanzar o si añadiendo y restando dados a los dados que se tiran. De hecho en los propios manuales parece que usan una y otra opción indistintamente y no creo que sea muy buena idea.

La dificultad a obtener marca lo duro que es hacer algo, mientras que la cantidad de éxitos necesarios marcan el grado necesario de éxito. Es parecido, pero no es lo mismo. Así, un personaje con una reserva de dados pequeña podría fallar al hacer algo fácil pero laborioso (dificultad 4, pero requiere 5 éxitos), no porque no sea capaz, sino porque es demasiado lento o no consigue profundizar suficiente en el éxito.

Y hasta aquí mi perorata defendiendo el incomprendido Sistema Narrativo y sus matemáticas, un gran sistema que se pone al servicio de la narración, no de cuestiones tácticas y que tiene su fuerte en la construcción del personaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...