8 de mayo de 2020

Trump y el fin del mundo

 

Esta noche tuve un sueño cuanto menos curioso. Me desperté a las 4.30 y tras fijar en mi mente qué demonios había soñado, decidí escribirlo en mi móvil antes de que se desvaneciese de mi memoria. A juzgar por los erráticos fallos orto-tipográficos y el hecho de que no me acordase hasta bien entrada la mañana son buena muestra tanto del sueño que tenía entonces como de que fue una buena idea.

El sueño empieza en un sitio con arena, algo así como una duna gigante (no recuerdo si había costa o era un desierto). Algo que tengo claro desde el inicio es que la escena comienza justo cuando va a pasar algún tipo de cataclismo o catástrofe de alcance planetario y ya no hay tiempo para hacer nada. Es casi como la penúltima escena de Deep Impact (una peli de esas catastrofistas que salieron cuando la moda de los meteoritos que iban a destruir la Tierra).

El caso es que estoy en mitad de esa duna con alguien que no logro identificar y ni más ni menos que con el actual POTUS*, Donald Trump, que arrodillado y jugando tontamente con la arena entre las manos, se resigna a morir.
 
Yo me dirijo a él, como si hubiésemos acabado de pasar por toda una epopeya intentando salvar el mundo pero hubiésemos fracaso al final, y le pregunto si esto es todo. ¿No hay ningún plan B? ¿Ningún arca blindada bajo la Antártida donde la vida pueda comenzar de nuevo tras este reset planetario? Trump dice que no, que esto es todo: el fin del mundo.

Pienso que vaya jodienda, que tanto pelear para nada. Dejando al tipo desconocido y al POTUS atrás, comiendo a caminar hacia la puesta del sol. Es una mierda que no vaya a haber vida después de nosotros, pienso.

Y justo en ese momento, despierto.

---
* POTUS es el acrónimo de President Of The United States

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Printfriendly