1 de enero de 2021

Una opinión diferente sobre Cyberpunk 2077

Antes de empezar aviso que puede haber SPOILERS de la historia, porque no sé hasta qué punto se ha desvelado a través de trailers y filtraciones desde 2012 hasta su lanzamiento el mes pasado.

Cyberpunk 2077 estaba llamada a ser uno de los lanzamientos de 2020 y al final lo ha sido, aunque no por motivos que esperaba CDPR. No es difícil ver que el juego falla no solo por sus innumerables bugs (que se solucionarán con el tiempo), sino porque no parece tener un buen diseño en cuanto a las mecánicas. Dicen los que saben que no es un buen juego de acción, ni de sigilo, ni de hacking. El mundo abierto no es particularmente abierto y la mayoría de las decisiones que tomas son irrelevantes para la historia. Bien, todo esto ya se ha explicado extensamente en los ríos de tinta digital que se ha vertido en estas últimas 3 semanas.

Yo, para que os pongáis en antecedentes, soy un jugador de videojuegos totalmente casual que he acumulado horas principalmente en los Civilization 2, 3 y 4 de Sid Meier. Las cosas que para muchos son muy de 2015 en esto de los videojuegos para mí son totalmente nuevas, así que parto con la ventaja de que soy fácil de sorprender en los aspectos técnicos.

Judy, una PNJ recurrente

Donde no soy fácil de sorprender es en los aspectos más roleros. Siempre he tenido un fuerte prejuicio a aceptar un género de videojuegos supuestamente de rol y, tras terminarme este juego, puedo decir que sigo en mis 13. A día de hoy no creo que pueda generarse por ordenador la experiencia de un juego de rol "de los de mesa".

Ahora bien, a mí este Cyberpunk 2077 me ha flipado por varias cosas. Sabiendo que no es realmente un juego de rol, tanto la historia principal como esos pequeños detalles que ayudan a la inmersión en un mundo muy particular me han parecido muy buenos.

Hay que tener en cuenta que no es otro juego cyberpunk genérico más, sino que toma como base el trasfondo del propio Cyberpunk 2020 y lo evoluciona. La historia central está íntimamente ligada con Never Fade Away (la aventura de ejemplo del juego de rol) y sus protagonistas, hasta el punto en el que reconoces cada una de las escenas y escenarios que te presentan mediante flashbacks.

Pandilleros de Maelstorm

No sólo la historia es buena, sino que la sensación de moverte por una ciudad tan detallada y llena de guiños a cosas que conoces desde hace tanto ayuda a crear un efecto inmersivo muy bueno.

Silverhand, Rogue, Santiago, Alt, Bartmos, Eurodyne, Bes Isis, los Aldecaldo, Petrochem, Biotechnica, Arasaka, Militech, Netwatch, N54, el Atlantis y el Afterlife, Pacífica y los Hijos del Vudú... Son personajes, organizaciones y lugares que tenemos interiorizados desde hace muchos años.

Pero esa era la parte fácil y vistosa, el tema es que está lleno de pequeños detalles como la publicidad de productos clásicos del juego (como los polímeros de un sólo disparo o el Mr. Stud) y las referencias al virus de Bartmos y Spider en los pinchos que te encuentras por ahí.

Además se nota que los guionistas son fans del género y no sólo del juego de rol, con detalles como el de la revisión que le hacen a los Hijos del Vudú o la inclusión de un tal Swedenborg-Riviera en una misión secundaria (que todavía no hice).

Una vista de la calle

En conjunto, y a pesar de los fallos técnicos del juego, Cyberpunk 2077 ofrece una gran historia arquetípica del cyberpunk y una muy buena muestra de la ambientación específica de Night City, lo que junto con el libro The World of Cyberpunk 2077, seguramente sean más que suficientes para sembrar de campañas las mesas de los aficionados al género.

Mi consejo es que si sois fans del Cyberpunk 2020, os hagáis con una copia del videojuego si podéis, a ser posible dentro de unos meses cuando esté más consolidado en el apartado técnico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Printfriendly